El petróleo sigue estando bajo los reflectores de los mercados. El precio internacional del petróleo sigue con su racha alcista y la referencia WTI se mantiene en máximos de siete años (¿Recuerdan que al principio de la pandemia los futuros estaban en negativo?). El último revulsivo en el precio del hidrocarburo es el resultado del discurso que manda Rusia de que no proveerá de gas natural adicional a Europa a menos que aprueben el gasoducto Nord Stream 2, (Me da la impresión de que Putin le busca un problema a cada solución) que va de Rusia a Alemania por debajo del mar Báltico. Solo falta la aprobación del regulador alemán, pero no parece sencillo ni tampoco rápido que esto suceda. El alza en el precio de este commoditie es vista con preocupación por los inversores. A esto hay que sumarle que se acentuará la crisis energética de los últimos meses y contribuirá a especular sobre presiones inflacionistas (más inflación) y todo lo anterior dentro de un panorama en el que algunos indicadores económicos a nivel global ya muestran síntomas de una desaceleración económica.

 

Inflación y China. Lo que le produce migraña a los mercados.

 

Para ser sincero, yo pensaba que los temores que despierta la inflación era algo muy identificado con las espirales inflacionarias que vivimos en México durante los ochentas y la primera década de los noventas, pero no, en todo el mundo la palabra atemoriza, en Estados Unidos el temor que despierta la inflación siguen produciendo incrementos en las rentabilidades de los bonos soberanos. La tasa del bono del tesoro estadounidense de 10 años se empareja por momentos a 1.68%, un nuevo máximo desde mayo del 2020.

 

Evergrande sigue siendo noticia. El exgigante inmobiliario ha evitado el impago, como decíamos en mi barrio: safe en home. Ha cumplido con los intereses de un bono 'offshore' antes de la fecha límite de este fin de semana. La inmobiliaria envió el pago de 83.5 millones de dólares y los tenedores de bonos recibieron los fondos antes de que expirara el período de gracia de 30 días para satisfacer estas obligaciones después de que la firma no cumpliera con la fecha de pago original que era el 23 de septiembre. El mundo entero se ha estado comiendo las uñas por su enorme deuda, en medio de la inquietud por que esto genere un posible contagio al resto de la industria inmobiliaria o la economía china. Este pago debería dar una bocanada de aire ante los temores de contagio. En general, todos esperábamos que Evergrande incumpliera el pago de los intereses, ya que se pensaba que les darían prioridad a los inversionistas nacionales sobre los foráneos.

 

En el mismo contexto geográfico, en la semana destacó el dato del PIB de China del tercer trimestre del año. El gigante de los 1,400 millones de cabezas sigue dando señales de ralentización económica. En este caso, se esperaba una disminución en el ritmo de recuperación en el tercer trimestre del año y así fue.  Con la coyuntura actual, las autoridades de Beijing tienen muchos frentes que atender en los meses recientes, con sus medidas regulatorias cada vez más estrictas que afectan a diferentes sectores, estas preocupaciones se han intensificado y tiene potencial para convertirse en un lastre para los mercados financieros en la última parte del año. Es muy probable que el crecimiento del PIB de China concluya el 2021 en cerca del 8.0%.

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!