Por qué las pequeñas y medianas empresas NO se preocupan por el medio ambiente

México tiene un enorme potencial en energía renovable, pero primero, tiene muchos retos más urgentes que atender como el desempleo, la economía informal, el exiguo éxito de las pequeñas y medianas empresas (PYMES), mejorar la administración de sus recursos y desarrollar reformas fiscales.

 

Alexander Schmidbauer, experto en México y América Latina de Lateinamerikaverein e.V, Asociación Empresarial para América Latina; destacó que existen diversas barreras para invertir en el sector de las renovables. Entre ellas, se encuentran la escasez de incentivos, pues son sistemas muy complejos, procedimientos arduos y trabajosos y no existe la tecnología previa para el desarrollo de lo que se propone.

 

Asimismo, si nos enfocamos en esta minoría que puede preocuparse por el medio ambiente, nos topamos con un sector enorme en la población, en donde no solo carecen de las posibilidades de invertir en energías renovables, sino que presentan déficits mucho más alarmantes.

 

                                                                       Expok

 

Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en México existen 4 millones 15 mil unidades empresariales de las cuales el 99.8% son PYMES que se encargan de generar el 52% del Producto Interno Bruto (PIB) y el 72% de los empleos.

 

Como podemos observar, el aporte económico de este sector es mayúsculo y, aunado a esta estadística, nos encontramos con que el principal hándicap de la mayoría de las PYMES se centra en la obtención de financiación, ya sea para poder hacer frente a tiempo a los pagos y obligaciones fiscales, o bien, para poner en marcha estrategias de innovación, crecimiento o internacionalización.

 

No obstante, el reporte publicado por el Banco de México en septiembre del 2016, la cartera crediticia de las micro, pequeñas y medianas empresas (PYMES) mexicanas, en su mayoría de tipo startup, el 95% de estos recursos fueron destinados a costear los salarios, las compras de materias primas, insumos, etc. Esto, a su vez, quiere decir que solo el 5% pymes en México emplearon sus créditos para buscar oportunidades de inversión.

 

El dinero destinado por este sector no puede compaginarse con el auge de la tecnología renovable aun, pues, aunque ésta presenta precios competitivos, exige una vasta inversión inicial, lo cual, es sinónimo de solvencia y liquidez, dos conceptos que la mayoría de las empresas y familias carecen en las economías en vías de desarrollo.

 

Así lo confirma la escuela de negocios EAE: dentro los principales retos que enfrentan las PYMES, se encuentran las dificultades tecnológicas. El estrecho presupuesto para invertir en estos materiales, el desconocimiento y la penuria en personal con formación específica, son algunos de los motivos por los que estas empresas sufren un déficit tecnológico.

 

En conclusión, faltan recursos públicos y financieros que superan la voluntad e interés de los agentes económicos, congregado a que el 65% de los emprendimientos mexicanos no tienen la capacidad de generar ingresos suficientes para subsistir; puesto que los países que apenas buscan emerger, presentan otros retos con mayor relevancia, como la pobreza, la desigualdad, la falta de oportunidades equitativas, la impunidad y el bajo desarrollo económico.

 

Referencias:

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!