¿Estamos en crisis, recesión o depresión económica?

Gracias a la pandemia que aún estamos viviendo es muy común escuchar a las personas hablar de crisis, pero quizá en las noticias podamos además escuchar que el mundo está pasando por una recesión y que es posible una depresión si las economías no logran salir a flote. Pero ¿qué es una crisis y cuál es la diferencia entre recesión y depresión? ¿qué es lo que estamos viviendo actualmente?

Para entender estos conceptos en primer lugar debemos tener claro qué es el PIB (Producto Interno Bruto), esta variable económica nos indica el crecimiento económico de una economía, en otras palabras, nos dirá en términos monetarios cuántos bienes y servicios se están produciendo en un determinado territorio. 

El término crisis es un concepto un poco más amplio que se utiliza en diferentes áreas del conocimiento, la RAE define crisis como “un cambio que genera consecuencias importantes en una situación o proceso”. En economía podemos definir una crisis como una etapa en la cual el crecimiento económico se desacelera y que tiene impacto negativo en otras variables como lo son aumento de desempleo, disminución ingreso y consumo, aumento de inflación, depreciación de la moneda, movimientos en las tasas de interés; elementos que pueden ocasionar alto nivel de endeudamiento de los gobiernos y además un alto índice de quiebras empresariales. 

El concepto de recesión y depresión se refieren más específicamente a un periodo determinado de tiempo de duración de la crisis en el cual el PIB tiene un decrecimiento acarreando todos los problemas que se comentaron anteriormente. La diferencia entre ambas radica en que usualmente cuando se habla de una recesión el tiempo de duración de la caída del PIB es de dos trimestres o más, sin embargo, si esta misma dura más de 2 años ahora es posible hablar de una depresión económica. 

Un ejemplo claro de una depresión es la Gran Depresión de 1929 originada en el mercado de valores de Estados Unidos, y que rápidamente se extendió a los demás países. Las economías más fuertes se comenzaron a recuperar a mediados de los años 30 pero en la mayoría de los países los efectos se extendieron hasta finales de dicha década. 

Por ahora se espera que las vacunas elaboradas por las diferentes farmacéuticas alrededor del mundo puedan frenar los efectos negativos de la recesión y que al mismo tiempo ayuden a que la recuperación sea más acelerada, sin embargo, es necesario esperar a ver la reacción de las diferentes economías ya que como recordaremos, el factor que dio inicio a esta crisis económica, no fue generado específicamente en el sistema financiero como las vividas algunos años atrás.

Por lo pronto y para que te des una idea, en octubre el FMI mejoró sus perspectivas del panorama mundial proyectando un decrecimiento de -5.8% para 2020 y un crecimiento de 3.9% para 2021. Se espera que América Latina, regrese en promedio a niveles previos a la pandemia hasta 2023 y en el caso específico de México hasta 2024.

¿Y tú… piensas que una crisis sanitaria puede llegar a ocasionar una depresión a escala mundial?
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!