Sabemos que la definición básica de economía es que es la ciencia que estudia cómo se administran los recursos escasos y cómo los agentes económicos satisfacen sus necesidades.

Hace días leí sobre la economía social y la definen como las acciones que llevan a cabo diferentes organizaciones cuyos principios son: la democracia, beneficios equitativos, compromiso social y responsable, entre otros. 

Es decir, que cualquiera que adopte medidas con un enfoque más “solidario” y con la finalidad de llevar a cabo una distribución de los bienes y servicios más equitativa, estará poniendo en práctica este tipo de economía.

Ejemplos de lo anterior podría ser la ayuda a las personas sin empleo, a una mayor participación de todas las personas que conforman una sociedad, el consumo local y actividades relacionadas con la mejora y cuidado del medio ambiente.

El término “economía social” no es nuevo, pero me llamó la atención cuando escuché que lo referían como otro tipo de economía, en lo personal desde que empecé a estudiar consideré que la economía es social por naturaleza, pues su objeto de estudio es el humano y sus acciones, los recursos y la escasez. Pero gran parte del enfoque social se ha perdido dentro de las corporaciones.

Actualmente se ha popularizado la “Responsabilidad Social Corporativa”, un esquema empresarial basado en realizar actividades que prioricen el bienestar social, la rentabilidad de las empresas y la protección al medio ambiente. Algo que muchos han adoptado y que suma al prestigio y a la mejora interna de las organizaciones. 

Este esquema es una estrategia, a mí parecer, acertada; debido a que comprende un progreso integral dentro de las empresas, cuidando a todos los seres vivos. Claro que será válido cuando la reestructuración sea genuina y no motivada por un reconocimiento.

¿Qué opinas? 
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!