1

El peligro se mantiene en Ucrania. Especialmente el peligro ruso. El 2 de mayo en Odesa ocurrió una importante tragedia, donde 86 opositores al gobierno oficialista de Ucrania murieron quemados y ahogados por el humo debido a un incendio provocado en la Cada de Sindicatos. Esto y los constantes enfrentamientos con los ultranacionalistas ucranianos, hace a Rusia idear un nuevo plan para proteger a “sus ciudadanos” en Ucrania si la escalada de violencia continúa, algo más que probable.

Ucrania juega con fuego ruso

En los últimos días, tanto voces del Gobierno como de la Duma han sugerido la posibilidad de actuar “en caso de que fuese necesario”. El ministro de Exteriores Serguéi Lavrov, por ejemplo, exige ahora a Europa (Alemania) y a Estados Unidos que condenen contundentemente las acciones de los radicales ucranianos, pues aunque las han lamentado, el ministro les acusa de “pasar por alto las causas reales del problema”.

 

Neonazis ucranianos en el Ejército

En la práctica, los ultranacionalistas ucranianos se han convertido en un brazo armado del ejército ucraniano, razón por la que el gobierno de Vladimir Putin insiste en que se ha utilizado a esta especie de tropas militares  contra poblaciones civiles en diferentes regiones del país (concretamente en las regiones prorrusas del este), lo más grave del asunto. Para el ministro Lavrov, Occidente no ve (o no desea ver) que las Fuerzas Armadas ucranianas “luchan contra su propio pueblo, apoyado por filas neonazis en su interior”. No es casualidad ni mala suerte que el Gobierno de Kiev aún no haya encontrado y castigado a los responsables de la tragedia de Odesa.

Por este mismo camino, el portavoz de la Duma estatal rusa (cámara baja del parlamento), Serguéi Naryshkin, advierte que en Ucrania se está produciendo un genocidio tanto contra el pueblo ruso como el ucraniano, y los únicos culpables, el gobierno,

recibirán lo que merecen de su pueblo.

Estas duras palabras han sido acompañadas de nada menos que con un refuerzo en la flota rusa del Mar Negro, con submarinos y barcos de nueva generación., según informa RIA Novosti, como respuesta también al incremento de actividades de la marina estadounidense en este espacio. Hacemos énfasis en que el Pentágono de Estados Unidos envió dos importantes astilleros a la región, la fragata USS Taylor junto con la nave USS Mount Whitney.

Putin no dudará en actuar si fuese necesario

Vladimir Putin, que hasta ahora siempre ha ido un escalón por encima de Obama y sus contrapartes en Europa, continúa acumulando razones que justifiquen una eventual intervención (invasión) armada en el Este de Ucrania. Esto se parece cada vez más al proceso ya vivido en Crimea, con la diferencia de que la península de Crimea primero fue invadida y posteriormente anexada por un referéndum con una clara mayoría a unirse a la Federación Rusa. En las regiones de Donetsk y Lugansk el referéndum de “independencia” será el 11 de mayo, y la separación legal o de facto, vendrá más adelante. Por tanto, podríamos ver una separación formal antes contar con una invasión militar.

El Gobierno de Ucrania debe tener cuidado jugando con el fuego ruso, pues si la represión ultranacionalista continúa en territorios ya “autónomos e independientes”, Putin no dudará en apretar los dientes.

Obviamente, Estados Unidos y la Unión Europea descartan reconocer la legalidad de estos referéndums, aunque en la realidad eso tiene poca importancia. Una vez sean celebrados, y más aún si Rusia decide ocupar estas zonas para protegerlas, Ucrania las habrá perdido de su control para siempre. Las sanciones económicas con Rusia, otra vez, serán insignificantes ante el terror del gobierno de Barack Obama por un contrataque ruso contra el petrodólar.

La estrategia rusa está más que clara. Como comentamos en este espacio en artículos anteriores, las probabilidades de que Ucrania mantenga su integridad territorial son muy escasas. A estas alturas pare posible sólo dos opciones: o Ucrania se resigna a perder los territorios del este en paz, o se atreve a pelear una sangrienta guerra ya perdida.

  1. #1
    12/05/14 06:54

    La situación en Ucrania se mantiene mal. El sí a la independencia ha ganado y ahora estas dos regiones del este del país están a la espera, con o sin manipulación de los votos, de que Rusia juegue sus cartas y decida anexarlas al país. Ya conocemos al estratega Putin, así que una posible oleada de violencia aceleraría el proceso de anexión.