Analizamos el comportamiento de dos indicadores de la Nueva Escuela Austríaca de Economía en los mercados de metales preciosos monetarios, oro y plata.
 
A diferencia de un análisis técnico tradicional, analizar el contango (la Base y la Cobase) nos permite anticipar tanto posibles movimientos de precio en el corto y mediano plazos: inferir el flujo de metal físico hacia el mercado o hacia fuera de la circulación. Esto es relevante porque la dirección de los flujos en el oro y la pata está siendo de Occidente a Oriente – China e India en primero y segundo lugar, como un síntoma más del cambio de poderes entre ambos hemisferios.
 
En el análisis del contango en julio, destaca el rally alcista que ha vivido el oro desde hace un mes a la fecha, hay una abundante oferta de metal que está entrando al mercado para ser vendido. Esto nos lo dice la situación de amplio Contango que vemos en sus gráficas de Base y Cobase. Esto contrasta con las lecturas observadas en la segunda mitad de mayo cuando las cotizaciones tendieron a la baja, y en consecuencia se disparó la Backwardation (situación opuesta al contango)
 
Las líneas azules representan la Base y las rojas la Cobase para los contratos de agosto (el activo) y diciembre (en líneas discontinuas).
contango oro

¿Qué es el contango?

 
  • La Base es el resultado de restar del precio del contrato de futuro activo (el próximo precio), el precio spot actual (al contado). Dado que la normalidad es que los futuros sean más caros que el precio al contado, la diferencia debe ser positiva. Esto es, hay Contango y la curva de los precios de futuros es ascendente. Pero si el resultado obtenido es negativo, muestra una inversión en dicha curva para el o los contratos de futuros más cercanos llamada Backwardation, o sea, hay una curva descendente.
  • A la inversa, la Cobase se calcula restando del precio spot (precio actual al contado) el del contrato de futuro más cercano. Por eso se está en Contango cuando el resultado es negativo, y en Backwardation cuando hay Cobase positiva. Esta última situación, reiteramos, se presentó recientemente en mayo/junio al caer los precios del oro.
 
La tendencia alcista en el oro que fue retomada a partir del 6 de junio, fue reduciendo la Cobase positiva, para salir disparada hacia terreno negativo y confirmar un amplio Contango. 
 
La Backwardation es un síntoma de escasez de oro físico en el mercado, y cuando este se dispara, los precios del oro caen.  Esto se debe a que los tenedores de oro se vuelven reticentes a ofrecerlo a la venta a bajas cotizaciones, y aquellos pocos que sí lo hacen, exigen que se les pague un “premio” adicional al contado sobre el precio de entrega a futuro, que de este modo se vuelve más barato. 
 
En estos momentos existe Contango y por tanto, hay una buena cantidad de oro entrando de nuevo a la circulación. Estoindica que las manos débiles y especuladores todavía son muchos con respecto a las manos fuertes. Este último tipo de inversor es el que atesora oro y plata de largo plazo, se protege así de un inevitable colapso económico-monetario y claro, no venderá sus tenencias ni siquiera a precios más altos
 
Es previsible que las presiones bajistas en los precios del oro y la plata continúen por ahora ante la abundancia de metal a la venta. No obstante, el continuo vaivén Contango/Backwardation propicia que en cada bajada de precios, los grandes inversores saquen el metal precioso de la circulación. 
 
 
¡Sé el primero en comentar!
Comentar