Dada la globalización del mundo actual, todo lo que ocurre en Europa acaba repercutiendo al resto del mundo. Por ello es tan importante seguir con detenimiento lo que ocurre con Ucrania puesto que nadie puede descartar la posibilidad de que se produzca una Tercera Guerra Mundial. Además, también destaca el hecho de que en Medio Oriente se estén produciendo acciones bélicas en Israel sobre la Franja de Gaza y en el lejano Oriente, disputas con el fin de lograr quedarse con el Mar de la China Meridional.

conflicto rusia ucrania

 

La posibilidad de que tanto Estados Unidos como Europa efectúen sanciones en contra de Rusia, ha provocado que el presidente ruso Putin haya respondido con cautela. Las principales sanciones ante Rusia han sido la prohibición a las aerolíneas europeas para volar a Asia a través de Siberia. En cuanto a las líneas que se verían afectadas por esta medida encontramos a lufthansa, British Airways y Air France. Cabe destacar que el costo que supondría el cambio de las rutas para las aerolíneas alcanzaría el 1.3 millones de dólares en tres meses. Dadas las elevadas posibilidades de que hayan repercusiones hacia Rusia, Putin trata de tener cautela a la hora de realizar contraataques políticos puesto que pueden volverse en su contra.

De todas formas, las principales autoridades tanto estadounidenses como europeas deben tener cautela con sus reacciones porque Rusia podría cerrar el gas a Europa en invierno y por tanto, se verían obligados a llegar a un acuerdo con Putin.

Según indica el periódico de Gran Bretaña The Independent, Alemania y Rusia han llegado a un acuerdo de manera secreta, mediante el cual a Rusia se le reconocería la anexión de Crimea, el cese del apoyo económico y militar ruso de los separatistas, se restablecería el suministro de gas en Ucrania y Kiev no podría ingresar en la OTAN entre otras cosas. De momento sólo Ángela Merkel y Putin conocen el acuerdo y la conversación que mantuvieron en Brasil en la final de la copa FIFA.

Por otro lado, Barack Obama y John Kerry han destacado por una mala política exterior que provoca que se encuentren desconformes con toda esta situación.

Si se observa la evolución de los principales mercados bursátiles del mundo, se puede observar cómo ha repercutido negativamente las noticias publicadas en Polonia acerca de que Moscú está aumentando sus tropas en Ucrania con el fin de invadirla. Este tipo de especulaciones aunque no suponen una gran sorpresa, provocan un aumento del precio del oro y un fortalecimiento del dólar frente al euro. Como se puede observar el miedo ante una posible guerra ya va teniendo efectos globales.

Según informa Ucrania, Rusia cuenta con 45 mil soldados en sus fronteras, En cambio, según la OTAN se trata de 20 mil soldados. A pesar de que se vaya a producir una invasión o no, Moscú en cinco días ya ha enviado a más de 100 aviones.

En cuanto a las declaraciones efectuadas por el ministro polaco, cada vez son más evidentes el sentimiento anti-ruso, pero el ejército de Kiev está perdiendo fuerza. La posibilidad de la invasión rusa provoca que los rebeldes del este se encuentren preparados y por tanto, no requieran de un apoyo armado total de Moscú para poder ganar. Ejemplo de ello, es el hecho de que 438 soldados ucranianos han decidido dejar su puesto y unirse a Rusia, y 195 soldados han preferido volver a casa.

Kiev con el fin de reforzar sus ejércitos, ha tratado de poner unos ciertos gravámenes de manera temporal en los gastos militares y además, ha ofrecido la venta de bonos con el fin de recaudar fondos, aunque no ha tenido éxito. A pesar del fracaso cuentan con el apoyo de Estados Unidos, pero con graves problemas económicos que cada vez les afectan más como son la inflación, la devaluación de la moneda, el desempleo y con ello la recesión.

A pesar de que el bloque occidental sigan incentivando el conflicto, esta vía acaba perjudicando a todos, por ello, esperemos que al final decidan dejar sus diferencias y lleguen a un acuerdo pacífico.

 

¡Sé el primero en comentar!