La Comisión de Cambios intervendrá en el mercado de divisas, esta medida consistirá en subastar 200 millones de dólares diarios si el peso cae al menos 1.5% entre sesiones, está intervención fue aceptada por senadores del PRD, PAN y PRI. La medida trata de defender al peso. Esta es un nueva tendencia de intervencionismo estatal, que están realizando muchos países.

intervención estatal

Esta enfermedad económica de intervenir en los mercados, es el verdadero cáncer económico que anula todas las políticas realizadas para sacar al país del atraso, México seguirá condenado de seguir así.

Hace unos meses el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, se comprometió a no tocar los impuestos, pensó que esta medida sería acogida con optimismo, pero todo lo contrario, pues empresarios creían que los bajarían. El secretario de Hacienda corrigió su discurso, aportando que en 2016 si “las condiciones lo permiten”, podrían bajarlos y con el rumbo que lleva el país no parece una medida realista, mala señal para los inversionistas.

Una muestra más de unas declaraciones más que improvisadas, fue el caso de las tres Zonas Económicas Especiales que como ya hablamos en otro artículo de este blog, el presidente quería establecer en el Sur del país.  Y es que nuestros funcionarios deberían de cuidar más sus declaraciones, pues reflejan su inseguridad y vacilación.

Sólo nos tenemos que remontar al pasado 1 de diciembre cuando decía que el mercado funcionaba con liquidez y orden, por ello no era necesario llevar a cabo una intervención. Fue una semana después cuando la Comisión de Cambios decidió hacer su anuncio, pues se había depreciado en un 3%  el peso. El problema es que cuando el peso se aprecia, el gobierno lo achaca a los “sólidos fundamentos de la economía mexicana”, mientras que cuando el peso se deprecia, en lugar de ser un signo de desconfianza, según dicen, es culpa de la “volatilidad” en los mercados financieros.

La realidad es que la “volatilidad” es la verdadera causante de todo esto, ya que la impresión masiva de billetes que están realizando los mayores bancos centrales del mundo, están inflando una burbuja financiera por doquier. Total, que mentían cuando atribuían el súper peso a nuestra solidez económica.

Hacienda debería dejar de influir en el mercado, la cura para un dólar caro, es un dólar caro. Si los inversionistas piensan que el peso está subvaluado, comenzarán a vender sus billetes verdes y a comprar pesos, por lo que el tipo de cambio bajaría. Esto es la ley de oferta y demanda. La manipulación en el mercado de divisas es tergiversar el mensaje que este debe mandar a los inversores. En 2015 se podría fortalecer el peso tal y como dice el gobernador del Banco de México, pero eso lo debe decidir el libre mercado.

El problema de tener un estado intervencionista es que éste quiere dirigir la economía, lo que sólo puede terminar en desastre. El tipo de cambio no se debe manipular por nadie, pues al final los mercados se acaban imponiendo ya sea por las buenas o por las malas.
 

¡Sé el primero en comentar!
Comentar