Índice de Competitividad Global, ¿qué dice de México?

La competitividad tiene muchas definiciones, sin embargo, siempre vendrá acompañada de la palabra “productividad” cuando la pretendamos medir en los países, en este caso por medio del Índice de Competitividad Global.

 

Este índice data de 1979 a la fecha y es realizado anualmente por la organización privada internacional mundialmente conocida como Foro Económico Mundial (WEF por sus siglas en inglés) y ha cobrado tanta importancia, que puede considerarse el más importante estudio comparativo de la productividad, crecimiento y desarrollo entre los países del mundo por los factores que considera en su estudio.

 

En el último año se incluyeron nuevos conceptos haciendo un total de 12 para dar una visión más novedosa y acertada de la realidad económica de los países enlistados a niveles micro y macro, divididos en 4 grupos:

 

Ambiente adecuado:

  1. Instituciones
  2. Infraestructura
  3. Adaptación a las ICT (Infraestructura Común de Telecomunicaciones)
  4. Estabilidad macroeconómica

 

Capital humano:

  1. Sistema de salud
  2. Capacitación laboral

 

Mercados:

  1. Mercado de bienes
  2. Mercado laboral
  3. Sistema financiero
  4. Tamaño de mercado

 

Ecosistema de innovación:

  1. Dinámica de los negocios
  2. Capacidad de innovación

 

La información recabada proviene de dos fuentes: de organismos internacionales e instituciones oficiales de cada país, y de encuestas de opinión ejecutiva (percepción de los empresarios). Los primeros representarán los datos duros del análisis.

 

En el último reporte publicado este 2019, el FEM determinó que México se encuentra en el lugar 48 de 141 economías estudiadas en el ranking general, bajando dos lugares con respecto al año pasado. Este retroceso se da principalmente por los factores que tiene peor calificados, que son sus instituciones y su capacidad de innovación, en la primera con respecto al año anterior, subió 7 lugares, sin embargo, falta mucho para realmente ver una mejora en ese aspecto, ya que lo que afecta principalmente a la evaluación de este factor son la corrupción y la seguridad; el segundo por el contrario, bajó del lugar 50 al 52 en este año, es bien sabido que en el país no se invierte lo suficiente en la parte de investigación y desarrollo, y los apoyos para las personas con ideas y proyectos nuevos son insuficientes, sumando los procesos burocráticos a los que son sometidos.

 

 

Por otra parte, los aspectos mejor calificados del país fueron su estabilidad macroeconómica a través de una evaluación del nivel de inflación y la sostenibilidad de la política fiscal, donde México se encuentra bastante arriba con un puntaje de 97.8/100 entre Qatar y Japón; y el tamaño del mercado mexicano, ocupando el lugar 11 con un puntaje de 80.8, en este se califica tanto mercado nacional como extranjero y se extrae de la suma del valor de consumo, la inversión y las exportaciones. Estos dos factores son los que mantienen al momento el lugar de México en el ranking de competitividad.

 

A pesar de los dos puntos anteriores, si lo vemos a nivel global, México no tiene punto de comparación con otras economías, pero si lo vemos desde otra perspectiva, por ejemplo, a nivel Latinoamérica y el Caribe, se encuentra en un segundo puesto después de Chile, que se ubica en el lugar 33 del ranking. México tiene el potencial para liderar esta región, pues a pesar de este pequeño retroceso de dos lugares, no se puede ignorar los avances que tuvo con respecto a otros años, 2010 por ejemplo, donde ocupaba el lugar 60 e iba detrás de países como Puerto Rico, Costa Rica, Brasil y Panamá a nivel regional.

 

Que esto último nos haga recordar que México tiene muchas oportunidades para destacar, pero hay que saber aprovecharlas cuando estas aparecen; también, procurar invertir en aspectos que traigan beneficios a largo plazo como lo es la educación, investigación y tecnología, para lograr hacer de nuestro país, un país competitivo, un país donde las personas aparte de querer invertir, quieran vivir.

 

¡Sé el primero en comentar!