Fraude: ¿Cuánto cuesta comprar el voto?

Fraude: ¿Cuánto cuesta comprar el voto?

Primero que todo, para abordar este tema hay que comenzar por familiarizarse con un concepto muy usado a la hora de hablar de fraude y campañas electorales: el mapachismo. El mapachismo son una serie de prácticas muy diversas con el objetivo de sumarle votos a un candidato aspirante a un puesto público de elección popular, el problema es que le adicionan votos de una manera ilegal y penada por las leyes electorales ya sea prometiendo a los electores dinero o favores, de modo que aquí la pregunta central es ¿cuánto cuesta comprar el voto de los mexicanos?

Fraude Cuánto cuesta comprar el voto

Existen muchas formas de hacer mapachismo en una elección, y la gran mayoría se ejecutan el mismo día de las elecciones o bien horas antes, por ejemplo:

 

  1. Alguien que entra a una casilla electoral y en vez de depositar solamente su voto, introduce más en la urna a favor de un solo candidato (previo alguien “consiguió” las boletas electorales “extra”).
  2. Cuando alguien induce a otros a votar por un candidato en la fila donde la gente espera su turno, generalmente ofrecen dinero o favores.
  3. Colocar propaganda de un candidato cerca de la casilla electoral.
  4. Organizar una reunión para indicarle a los electores por quién votar.
  5. Organizar y rentar el transporte para llevar a la gente a votar y decirles por quién lo hacerlo.
  6. Pedir evidencia del voto por medio de la cámara del teléfono celular.
  7. Amenazar con quitar beneficios de programas sociales.
  8. Pedir el voto a favor de alguien a cambio de un pago o recompensa.
  9. Y una larga lista de etcéteras…

 

¿Y por qué se le llama a esto mapachismo?

Se trata de una analogía: el mapache es un animal que se mueve como roedor, que actúa de noche para entrar a los gallineros de las granjas y robarse alguna de esas aves. En la política se le dice así a quienes en la víspera o en el día de las elecciones, sin ser vistos (o sea actuando como mapaches) realizan varios actos ilegales para influir en los resultados de la elección.

 

No todo es responsabilidad de los mapaches. En los últimos años y con la utilización de redes sociales, se han encontrado mensajes en donde la misma gente pregunta “qué partido paga mejor por el voto”, lo cual presume que es una parte de la misma ciudadanía la que busca vender su voto al mejor postor, lo cual atenta contra la democracia de cualquier gobierno.

Fraude: ¿Cuánto cuesta comprar el voto?

Y ¿cuánto cuesta comprar el voto?

Luego de enlistar sólo algunas de las prácticas de mapachismo (existen al menos 70 previstas en la ley) especialistas aseguran que si un candidato quisiera invertir para ganar-comprar un voto literalmente estamos hablando de una fortuna.

 

Tan sólo en las elecciones intermedias de 2015 los inicios o cierres de campaña nos costaron por cada candidato a gobernador (recordar que es dinero público) hasta 10 millones de pesos para gastos en alimentos, transportación, artículos de promoción (camisetas, plumas, vasos, etc.), entretenimiento para los asistentes (generalmente se contratan a grupos musicales), cada miembro de las brigadas de apoyo recibe entre 200 y 800 pesos semanales, a renta de espectaculares (con un costo entre 2,500 y 40,000 pesos mensuales dependiendo su ubicación), contratación de consultorías (hasta 400 mil pesos), etcétera; y hasta aquí estamos hablando de gastos legales.

 

En cuanto a prácticas las ilegales que es necesario financiar para comprar los votos el día de la elección, estamos hablando de:

  1. El pago a operadores políticos que garanticen la compra del voto, algunos cobran desde 100 pesos por sufragio obtenido.
  2. Hacer despensas para el pago a quienes votaron por un candidato en particular, su costo depende del lugar donde se ubiquen los electores, ya que se sabe que en Chiapas o Oaxaca han entregado despensas con un valor de 100 pesos, mientras en zonas de la Ciudad de México han sido de hasta 800 pesos.
  3. El uso de vales o tarjetas de despensa (como las de la campaña de 2012 de Peña Nieto) que se “regalan” para influir en el voto, generalmente tienen un saldo de entre 500 y 600 pesos.
  4. Pagos a líderes de opinión locales como sacerdotes, periodistas, líderes sindicales, maestros etcétera,  para que “recomienden” a la población votar por un candidato en particular.
  5. Los llamados padrinazgos (que es cuando a nombre del candidato se pagan fiestas de quince años y bodas, fiestas de pueblos, etc. todo a cambio del voto),
  6. La entrega de apoyos sociales como becas, medicinas y materiales de construcción a cambio del voto.
  7. Pago de crédito al celular de cada operador político o mapache.
  8. Y una larguísima lista de prácticas que sumadas cuestan millones de pesos.

 

Como ejemplo, recordemos que un mes antes de las elecciones de 2012 que “ganó” Peña Nieto, la prensa mexicana publicó sobre un sofisticado operativo electoral llamado Ágora que se realizó en seis estados clave para ganar las elecciones. El dichoso plan involucraba al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE y dirigido en ese momento por Elba Esther Gordillo), el cual pretendía captar 5 millones de votos contactando a más de 6 millones 768 mil 250 personas; de ese número, 3 millones 434 mil 125 fueron llevados o “acarreados” a las urnas y para ello se les pagó a 27 mil 473 activistas que organizaron a esas personas. Tan solo esa operación costó 151 millones 277 mil 750 pesos.

Fraude Cuánto cuesta comprar el voto

Todas estas irregularidades como la triangulación de fondos vía Monex, la compra de votos usando las tarjetas de la cadena de tiendas Soriana, el rebase en tope de gastos, etc.  en la campaña del PRI de 2012 fueron llevadas a tribunales, pero como las prácticas no estaban contempladas en la ley, no se pudo hacer algo y solo quedó como antecedente para prevenir este mapachismo en próximas elecciones.

 

La conclusión es que resulta muy difícil (casi imposible) calcular cuánto cuesta comprar un voto en México. Actualmente hay investigaciones periodísticas que siguen recopilando datos del costo de la campaña que llevó a Peña Nieto al poder y en sus cortes de información sólo mencionan que es “incuantificable” saber cuánto dinero se gastó para llevar a Peña Nieto a la presidencia.

 

 

 

¡Sé el primero en comentar!