Rankia México Rankia Alemania Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Colombia Rankia España Rankia Italia Rankia Perú Rankia Polonia Rankia Portugal Rankia USA
Acceder

Los tres ganadores

EDITOR's CHOICE
El índice S&P 500, durante la sesión bursátil del 13 de junio, oficialmente cayó en bear market, cerrando la semana con una minusvalía acumulada desde su máximo histórico del orden de -23.39%.  

Si bien este hecho no debería sorprenderle a nadie (pues era inminente), a la gran mayoría lo tomó desprevenido, sobre todo por la experiencia vivida hace un par de años, ocasionando una fuerte aversión al riesgo, lo cual deja entrever la pérdida de esperanza en torno a la inversión en Bolsa, y con justa razón, pues ese par de años no fue otra cosa que una situación extraordinaria; basta con ver cómo ha sido el proceso de recuperación económica y la comandancia de la política monetaria, así como sus respectivos efectos.

Dicho lo anterior y en buena hora para su próxima reconciliación con la Bolsa, en medio de este mercado bajista, permítame decirle que sí es posible sortear a la renta variable, pero ¿de qué manera?


Comencemos analizando los principales riesgos que acogen a los mercados financieros en la actualidad, escalonadamente (Tabla 1):

  • I. La Invasión rusa a Ucrania representa el peor conflicto armado que se haya desatado en el Viejo Continente desde hace casi ocho décadas, dejando a su paso un elevado costo humanitario y económico. En lo que concierne a este último, ha sido el principal catalizador del incremento del precio de los energéticos a nivel internacional, y, con ello, el desenfrenado impulso al alza de la inflación no subyacente.

  • II. A poco más de dos años de haber comenzado una pandemia, el COVID-19 está pasando de ser una pandemia a una endemia; sin embargo, las secuelas operativas de ésta sobre las cadenas de suministro persisten, siendo el continente asiático un gran ejemplo, lugar donde sigue habiendo importantes limitantes en el comercio, principalmente en el transporte marítimo.

  • III. Al cierre del 17 de junio de 2022, los casos mundiales de viruela del mono suman más de 2 mil en 36 países, de acuerdo con un informe publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la cual mantiene al brote con una clasificación de riesgo moderado. No obstante, hace casi un mes, Bélgica fue el primer país en implementar cuarentena obligatoria de 21 días a sus ciudadanos que diesen positivo a la enfermedad, cuestión que, de una u otra manera y al igual que los dos riesgos anteriores, presiona los precios al alza, a la vez que merma la recuperación económica.

  • IV. El creciente e incesante avance de los niveles generales de precios mengua el ahorro disponible de los consumidores, las utilidades y valuaciones de las empresas, y los intereses de los inversionistas.

En conclusión, la inflación es el riesgo primario al que se están enfrentando los inversionistas.

Teniendo esto en mente, prosigamos a revisar tres estrategias que han funcionado de manera óptima a lo largo de este mercado bajista.


Como se mencionó anteriormente, el costo de las materias primas ha tenido una fuerte incidencia en el incremento inflacionario, por lo tanto, todo aquel que esté invertido en ellas no sólo le ha ganado al mercado, sino que también ha creado una cobertura sólida frente a la inflación. En lo que va del año, el Bloomberg Commodity Index (BCOM) acumula un retorno acumulado anual de 27.84% (Gráfica 1).


Como seguramente intuyó, inflación, es la respuesta del porqué está cayendo la Bolsa. 

La política monetaria restrictiva es, por excelencia, el mejor antídoto para controlar la inflación, a través de la generación de diversos efectos en los llamados canales de transmisión. Lo cierto es que durante ese proceso, como en cualquier otro, surten diversos «efectos secundarios», que, en este caso, recaen principalmente en las valuaciones empresariales.

Recordemos que la base para valuar un activo son los flujos descontados a una tasa, por tanto, cuando se incrementa esta última, los flujos esperados se contraen, resultando en la disminución del valor presente de la compañía.

Comprendiendo esto, es lógico que el interés por invertir en acciones se diluya, manifestándose mediante la venta masiva de títulos accionarios. En ese sentido, quien actualmente posee una estrategia en contra del mercado, a través de Fondos Cotizados en Bolsa inversos, por ejemplo, ha estado generando muy buenos retornos, incluso de triple dígito (Gráfica 2).


Así como los bull markets no suben en línea recta, los bear markets no descienden en caída libre; registrando rebotes conforme se desenvuelven.

Justamente, esos rebotes son la razón de ser para quien especula en la Bolsa.

Si bien resulta extremadamente difícil precisar en qué momento el mercado subirá o bajará, quien lo haya estado haciendo durante todo este tiempo puede jactarse de un retorno aproximado de 80% (Gráfica 3).


Como reflexión, en este bear market, el mercado de valores (bonos y acciones) ha perdido alrededor de US$ 16T, ¿Esto es mucho o poco? Si lo expresamos en términos comparables, sería equivalente al 60% del Producto Interno Bruto (PIB) de Estados Unidos de América (Gráfica 4).  

Es un hecho que estamos siendo testigos de la peor pérdida de riqueza en la historia moderna del mercado de valores. Dicho esto, en este punto, usted, mejor que nadie, es sabedor de qué estrategias ha implementado a lo largo de este mercado bajista, pero como pudo darse cuenta, hay formas de tomar al oso por los cuernos.

¿Te ha gustado mi artículo?
Si quieres saber más y estar al día de mis reflexiones, suscríbete a mi blog y sé el primero en recibir las nuevas publicaciones en tu correo electrónico
  • Bolsa
  • inversión
  • riesgo
Lecturas relacionadas
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!