Rankia México Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia España Rankia España Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder

Semanas atrás pregunte a un grupo de amigos si era posible que la tasa de interés y la masa monetaria como principal fuente de inflación en México, uno de ellos me respondió que quien defendiera ese punto no tenía idea de economía, sin embargo me invadió la duda de conocer si tenía sentido argumento.

Antes de dar inicio, revisemos un momento el alter ego de este pensamiento, la teoría monetarista, la cual dominó el pensamiento económico en la década de 1980 y las subsecuentes, sostiene que un crecimiento rápido de la oferta monetaria es la cauda de la inflación. Sin embargo para los nuevos pensadores económicos, la teoría no funciona, ya que esta se basa en la idea de que la inflación no son cambios en los precios sino en cambios en la oferta monetaria.

Por la razón de definir la inflación, para saber si es oferta monetaria o aumento en precios, la definición del Banco de México es en la que acudiremos y además es con la que tendremos en mente al dar mencionarla “el aumento desordenado de los precios de la mayor parte de los bienes y servicios, por un periodo de tiempo prolongado”.

Iniciare con un académico que defiende este punto, Richard Vague miembro del Instituto del Nuevo Pensamiento Económico de Nueva York, argumento con evidencia empírica, que los aumentos en la oferta monetaria no tiene relación con la inflación. Vague realizo una revisión en la cual 47 países, en general de 1960 en adelante, manifestaron una alta inflación que no sigue a un crecimiento rápido de la oferta monetaria, al contrario a esto, se ha producido frecuentemente una alta inflación cuando no se ha visto precedida por un crecimiento rápido de la oferta monetaria.

Muy bien, Vague en su análisis expone hechos empíricos que le darían razón, y se demuestra con un periodo de análisis de Estados Unidos y Europa en cierto periodo que abordare después. Vague no fue la única tesis que acompaña este pensamiento que algunos le señalan de carecimiento de sentido común económico, autores como Frank Shostak, Richard Vague, David Hume y Richard Chantillón, son sus acompañantes.

Frank Shostak, evidencio que los aumentos de la oferta monetaria no tienen que generar aumentos generales en precios, Richard Vague los aumentos en la inflación, no van acompañados de aumentos en la oferta monetaria, David Hume, en su obra Of Money de 1752 señala que el que haya abundancia de moneda metálica no puede tener ningún efecto, ni favorable ni desfavorable, dentro de la nación, y Ricardo Chantillón quien para él un aumento en la oferta monetaria no siempre se traduce en un aumento proporcional en el precio de los productos, mismo autor que menciono en otro argumento “El aumento del dinero provocara un aumento en los gastos, lo que traerá un aumento considerable en los precios de mercado”.

Autores como Frank Shostak y Richard Vague introducen ideas e innovaciones en una nueva generación de economistas, es claro que estos argumentos van en contra del denominado “sentido común económico”, sin embargo es interesante conocer más sobre esta teoría.

Debo confesar que no comparto estas ideas sobre la inflación y sus factores, en mi preparación académica y con la oportunidad de conocer las tesis de los economistas monetaristas y keynesianos (que abordaremos más adelante) su pensamiento económico tiene sentido para mí. Más adelante conoceremos datos sobre la relación de la inflación con factores como la masa monetaria, el condicionamiento para que la masa monetaria genere inflación, etc.

Prepárate que esta será una serie pequeña de artículos sobre lo que es para mí un pensamiento muy (o bastante) interesante, pero que carece de sentido económico. Como siempre es solo mi opinión.

Estudiante de economía.

¡Sé el primero en comentar!