Cuidado con los créditos rápidos o exprés

Ante esta crisis económica derivada de la crisis sanitaria por Covid-19, hemos visto que las personas están sacando dinero de donde pueden para hacer frente a sus apuraciones económicas incluso sacar dinero de la Afore para liquidar créditos o cancelar tarjetas. Ante esta situación es muy común caer en la tentación de los llamados créditos rápidos o créditos exprés que supuestamente no piden muchos requisitos y principalmente no revisan buró de crédito pero cuidado porque puedes ser víctima de un fraude.
 

¿Cómo identificar los créditos rápidos o exprés?

Muy a menudo los ofrecen por las siguientes vías:
  • Por SMS a tu celular.
  • Por correo electrónico.
  • Por Facebook.
  • Por publicidad en la calle.
  • Los préstamos son por montos relativamente pequeños.
  • Supuestamente están preautorizados.
  • No revisan Buró de Crédito.
  • Bajas tasas de interés.
  • No piden tantos requisitos o los que piden son fáciles de cubrir.
 
Si te topas con algo como esto debes tener mucho cuidado y no dejarte engañar. La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Consudef) explica que, para empezar, muchos de estos productos son operados por empresas que no pertenecen ni están reguladas por el sistema financiero mexicano. Lo que ha observado esta comisión es que quienes han caído en estos engaños han sido víctimas de:
 
  • Fraude.
  • Robo de identidad.

 

Al promoverse como baratos, rápidos y sin requisitos complicados, lo que buscan estas empresas defraudadoras es “enganchar” a las personas para defraudarlos. Para “amarrar” a la gente tienen bien elaborado un discurso e imagen que busca establecer una relación de confianza, para ello usan y muestran supuesta papelería oficial con logos de bancos o instituciones financieras reconocidas.
 

¿En qué momento hay que encender las alertas?

El golpe final viene cuando te piden un “anticipo”, o “gastos de gestión” o dinero que “se irá como adelanto” al pago de tu supuesto crédito, te insistirán en que esto es necesario para poder “autorizar” u “otorgar” el préstamo, pero no caigas en la trampa.
 
Si de todos modos tienes curiosidad, consulta el Sistema de Registro de Prestadores de Servicios Financieros (SIPRES) de la  Condusef, sólo escribe el nombre de la empresa, razón social o número de registro, si la encuentras en el sistema sí está autorizada para ofrecer servicios financieros, pero si no aparece entonces o no está autorizada, o es  falsa, o no cumple con las Normas Oficiales Mexicanas para operar. 
 





Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!