Rankia México Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia España Rankia España Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder

El entorno financiero durante los últimos meses ha sido complicado y todavía podría durar más. En este contexto uno de los principales temas a priorizar es darle prioridad a los gastos que tenemos. No es sencillo, pero ningún cambio en los hábitos lo es, pero este es indispensable y realizar pequeños cambios podría traer consigo una nueva realidad en nuestras finanzas. Por todo lo anterior nos preguntamos ¿Cómo debo priorizar mis gastos?

 

¿Cómo debo priorizar mis gastos?

 

Tenemos que identificar nuestros gastos.

 

No hay gasto muy grande o pequeño que queden fuera de esta categoría. El realizar un mapa de cada uno de nuestros egresos nos permitirá saber dónde estamos parados. Cada cosa que hacemos tiene una huella financiera, desde estar leyendo este post (luz y wifi) pasando por nuestros desplazamientos y alimentación.

 

 

Realizar una clasificación por categorías.

 

Gastos básicos. Estos gastos los tienes que hacer sí o sí. Alimentación, impuestos (predial) y trasportación son algunos de ellos.

 

Gastos no esenciales. Estos tienen una relación con tu estilo de vida, muchos de ellos en realidad no te aportan nada más que la proyección de una imagen. Durante la pandemia mucha gente ha cambiado el gimnasio por hacer ejercicio en casa.

 

Deudas. Estos gastos son pasivos financieros, es decir, no son gastos porque forman parte de un activo adquirido pero que aún no terminamos de pagar. Tenemos la ventaja que la mayoría de estos pasivos conocemos los montos y los tiempos en los que se tienen que pagar con lo que podemos realizar una adecuada planeación financiera.

 

Debe haber una categoría llamada imprevistos. Muchas personas han perdido su ingreso durante los últimos meses, tener un porcentaje de nuestro ingreso destinado a cubrir la pérdida del empleo es una buena idea, lo ideal es tener ahorrado al menos 3 meses de suelo.

 

 

El presupuesto es indispensable.

 

Dependiendo de tus ingresos debes de elaborar un presupuesto y enmarcar dentro de él tus gastos. Apegarte a tu presupuesto es básico para tener unas finanzas saludables.

 

 

La honestidad es el mejor consejero de tus finanzas.

 

A todos nos ha pasado, entramos al centro comercial o al súper mercado y encontramos algo que nos encantó, ¿Pero realmente lo necesitamos? Un ejercicio de introspección nos arrojará la mejor respuesta a este simple debate interno. La mayoría de las cosas que adquirimos son superfluas y nuestra vida podría seguir sin problema a pesar de no comprarla.

 

 

Las rebajas no son dinero regalado.

 

Las temporadas de ofertas siempre son un guiño para nuestro dinero, pero recuerda que cuando no necesitamos algo, aunque pagues 1 centavo por ello, ya es caro. Y recuerda también que los meses con intereses son un gancho que busca atrapar nuestra debilidad como consumidor, plazos largos para pagar no significan que nos están regalando dinero

 

¡Sé el primero en comentar!