¿La economía Británica será una de las últimas en alcanzar su recuperación?

El actual optimismo de los británicos puede durar poco (si sus decisiones en materia fiscal y de comercio exterior acaban por cobrar factura del COVID-19 y del BREXIT) ya que todo esto se presenta en un ambiente en donde los presupuestos y las altas cargas tributarias amenazan con asociar la imagen del Reino Unido con un régimen de altas contribuciones y bajos rendimientos.

Contexto Actual

A partir del acuerdo conseguido entre Reino Unido y la Unión Europea tras el BREXIT (no imponer tarifas ni aranceles al flujo de bienes pero mantener un estricto orden y aumentar los controles fronterizos y trámites burocráticos relacionados con los mismos); las importaciones británicas procedentes de Alemania cayeron un 29%, las procedentes de Francia un 13% y las de Italia un 38%; mientras que las exportaciones británicas hacia esos países cayeron de forma aún más pronunciada: 56%, 20% y 70%, respectivamente.

Como consecuencia de ello; el Gobierno ha anunciado la mayor subida de impuestos (a partir de 2023) en el Reino Unido desde 1993 (“Proyecto de presupuestos a los Comunes”); esto como la consecuencia de que su gasto para el año fiscal 2021 haya aumentado a 65.000 millones de libras (casi 76.000 millones de euros) a raíz de la contingencia sanitaria derivada del COVID-19 y de la controversia diplomática con la Unión Europea.


Se espera que en el Reino Unido exista un crecimiento del 4% en 2021 y un espectacular 7.3% para 2022.
Se espera que en el Reino Unido exista un crecimiento del 4% en 2021 y un espectacular 7.3% para 2022.




Proyecciones Económicas en Reino Unido

De acuerdo con los pronósticos estimados por la Oficina de Responsabilidad Presupuestaria británica a principios de marzo (después de haberse presentado el “proyecto de presupuestos a los Comunes”), se espera que en el Reino Unido exista un crecimiento del 4% en 2021 y un espectacular 7.3% para 2022 (el dato de crecimiento más alto desde 1948); asimismo, teniendo en cuenta la sincronía en la recuperación económica global y a la espera de una reactivación en el consumo interno (a partir de lo propuesto por el canciller del Exchequer y ministro de Economía, Rishi Sunak), las previsiones de crecimiento giran en torno al 1,6% y 1,7% para 2023 y 2025, respectivamente.



REFERENCIAS:


Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!