¿Una “CriptoMoneda” lanzada por los Bancos Centrales?

Actualmente los “CriptoActivos” (sus procesos e infraestructuras) están recibiendo el apoyo de grandes instituciones financieras (como JP Morgan, CitiBank o Paypal) y de las generaciones más jóvenes, que comienzan a introducirlos en sus Portafolios con el fin de mantener una reserva de valor en sus inversiones; esto quiere decir que los usuarios de éstos servicios financieros empiezan a considerarlas como un “activo refugio” (similar a una versión digital del oro) en un mundo digitalizado. Y al igual que el oro; debe extraerse de la “tierra” (plataformas virtuales) y existe una cantidad limitada.


La aparición de los Activos Virtuales y el BlockChain (base de datos “pública”) está acelerando la transformación digital del sistema fiduciario en el mundo debido al creciente sentimiento (por parte de la población) de una posible devaluación en las monedas de curso legal actuales, impulsado de igual manera gracias a las perspectivas (por parte de algunos analistas) de un entorno inflacionario creciente; sin embargo,  y gracias a ello,  se ha abierto el debate internacional para evaluar las posibles funciones de una “CriptoDivisa” como reserva de valor y como unidad de referencia o medio de cambio aceptado.


Sin embargo, la preocupación del Banco Central se ha sustentado en la posibilidad del manejo indebido de la tecnología digital (que sostiene las operaciones de los “CriptoActivos”) en situaciones relativas a fraudes, desaparición de los TOKENS de los clientes y beneficios fiscales preferentes.


¿Lograrán los Bancos Centrales mantener la soberanía monetaria global?

Se piensa que introducir un Activo Digital en un sistema económico o de pagos de alguna nación (independiente al estipulado de manera general) es considerado como una amenaza para el propio control del sistema monetario (global y del territorio mismo); no obstante, implementar un Activo Digital general en el sistema monetario global ayudaría a mantener la estabilidad financiera en el mundo ya que mantiene bajo control la incertidumbre de los usuarios ante cualquier fallo de un sistema/proveedor privado (en los servicios de minería digital de un “CriptoActivo”); u otros fallos que puedan interrumpir el sistema de pagos y/o afectar diversos subyacentes (listados en el mercado bursátil) correlacionados con éstos Activos Digitales (crear inestabilidad financiera).


A consideración lo anterior mencionado; las “CriptoMonedas” se convertirían en una nueva forma de efectivo digital; que no deben confundirse con los “CriptoActivos”, que están respaldados por un activo subyacente (DogeCoin, Ethereum, Litecoin, Ripple…) o con los *“StableCoins”, que están respaldados por Blockchain (Bitcoin, Tether, EURO Stasis…). 

* Los “StableCoins” (monedas estables) son activos digitales ligados a valores como el dólar o el peso; y con ello buscan evitar amplias variaciones (volatilidad) en su precio.


REFERENCIAS:

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!