Las relaciones tóxicas no sólo se dan con las personas; ¿te has preguntado cuál es la relación que llevas con el dinero?

A veces es muy frustrante ver que así como nos llega un ingreso, se esfuma en cuestión de segundos, es más, a veces aún ni lo tenemos y ya lo debemos.

Generamos un sentimiento de amor-odio y codependencia con nuestros dineros; amamos cuando llegan, pero no nos gusta cuando se van.

Estira y administra tus dineros con la técnica de los seis sobres

 

Podemos vivir angustiados y tenerle miedo al dinero, o les ofrezco algo mejor: cambiar el chip. Desintoxicar esta relación llevando un vínculo sano que nos direccione a la abundancia; porque antes de pensar en negocios, ahorro, inversiones y gastos, debemos entender las finanzas personales y llevar una asertiva planeación estratégica financiera.

Estirarás tu dinero como una liga, haciéndolo rendir tanto que parecerá magia, pero es tan sencillo como separar peras y manzanas con esta técnica.

 

Antes de dar los secretos no tan secretos, es importante que comprendamos que todo cambio comienza por la mente. Empieza por cambiar la percepción de “no tengo dinero” a “voy a ahorrar para que me alcance en ‘x’ no. de semanas”, de “con estos ingresos no me alcanza para nada” a “disfruto de lo que tengo y me administrare para crecer mi abundancia”, y más importante cambiar de “el dinero es el fin” a “el dinero es el medio, y el fin la prosperidad.”

Ya que comprendimos esta nueva visión, pasemos a descubrir el método de los 6 sobres, obra del escritor y empresario canadiense T. Harv Eker, autor del libro 'Los secretos de la mente millonaria'.

Consiste en dividir tu ingreso, sin importar el capital con el que empieces, (si cuentas con ingresos variables, toma un promedio y busca un ingreso lo más fijo posible con el cual trabajar) en 6 cuentas, sobres, apartados o como más te acomode, destinando:

  • 55% -  gastos fijos.

  • 10% - ahorro a plazo, por ejemplo, para comprar un auto, un viaje, un inmueble, etc.

  • 10% - placer y ocio.

  • 10% - educación, puede ser la entrada a alguna conferencia, cursos, diplomados, tu ahorro para alguna especialidad; ésta es la inversión más importante para potencializarnos; debemos alimentar nuestro conocimiento, capacidades y habilidades, convirtiéndonos en estudiantes para siempre, si es que queremos crecer.

  • 10% - inversión residual, donde tu dinero esté trabajando; puede ser un fondo de inversión, los cuales hay desde montos muy bajos hasta mayores capitales en otras divisas; o inclusive en un negocio propio, de amigos, socios, familiares, etc.

  • 5% - dar, un factor clave es que no prestes dinero, regálalo; si nosotros prestamos contemplando que nos lo devolverán pero ese día nunca llega, ya afectó nuestro presupuesto; en cambio, si lo damos sin esperar su retorno, el día que nos lo paguen será un ingreso adicional que en lugar de perjudicar nuestra planeación financiera, nos beneficiará. Además, puedes destinar este porcentaje a donación.

 

Dependiendo de tu capital serán los montos que obtengas en cada sobre, y contempla que el hecho de separar, no significa que es necesario usarlo en el momento; por ejemplo, en el caso del 5% para dar, puedes guardarlo y después de algunos meses que hayas acumulado un mayor capital, hacer una contribución mayor a la causa que deseas.

Cada porcentaje lo puedes ajustar según te convenga. Sugiero empezar por registrar todas nuestras salidas y entradas de dinero, sin pensar en ese momento en modificar tu rutina financiera, que sea lo más realista posible, y registres así sea el más mínimo monto (y ojo con estos, pues los gastos hormiga de poco en poco representan una cantidad significativa). 

Por ejemplo, empiezas a hacerlo en agosto; terminando el mes, observas tus registros, los clasificas bajo estas 6 categorías, sumas y sacas un prorrateo de cuánto porcentaje estás destinando a cada una. De esta manera, tendrás un panorama más claro de cómo funcionan tus dineros, pudiendo ajustar dichos porcentajes, y así puedas seguir más al pie de la letra tu propia estrategia de diversificación. A continuación, un breve caso práctico.

 

Contemplemos un ingreso de 20,000.

Con un desglose de:

-Gastos fijos: 8,500.

  • Renta y servicios: 5,500

  • Alimentos y bebidas: 2,000

  • Gasolina: 1,000

 

-Ahorro a plazo: 2,000

  • Viaje a Asia: 2,000

-Placer y ocio: 4,500

  • Diversión: 2,500

  • Compras: 2,000

 

-Educación: 2,000

  • Curso: 500

  • Maestría: 1,500

 

-Inversión Residual: 2,000

  • Fondo de inversión: 1,000

  • Negocio: 1,000

 

-Dar: 500

  • Ahorro para donaciones: 500

 

Con esto, tendríamos un prorrateo de la siguiente manera:

Gastos fijos

8,500

(8,500/20,000)*100 = 

42.5%

Ahorro a plazo

2,000

10%

Placer y ocio

4,500

22.5%

Educación

2,000

10%

Inversión Residual

2,000

10%

Dar

1,000

5%

Totales

20,000

100%

 

 

De esta manera podrás ver cuál ha sido tu movimiento financiero real y determinar en qué categorías puedes ahorrar más, para colocarlo en otras cuentas.

Esta técnica tan sencilla es muy popular por su gran efectividad, ya que al separar el dinero, estás haciendo un pequeño presupuesto de áreas, destinando un capital inicial a cada una de ellas, permitiendo un mayor control, administración y rendimiento del mismo.

Esto te brindará mayor paz, estabilidad, e inclusive, si no tenías contemplada alguna de estas categorías, ahora tendrás nuevas formas para contribuir a buenas causas y/o de incrementar tu capital intelectual. 

Recuerda siempre llevar registros de tus movimientos para que el método sea cada vez más efectivo, adecuándolo a tus expectativas, recursos, metas y aspiraciones.

¡Sé el primero en comentar!
Comentar