Reflexionado sobre el 2020 y preparando el 2021

"No es la voluntad de ganar lo que importa, todo el mundo la tiene. Es la voluntad de prepararse para ganar lo que importa" Pep 
 
A un día de Navidad es un buen momento para reflexionar sobre lo vivido en el 2020 y prepararnos para los retos del 2021. 
 
En 2020, la economía mundial sufrió su recesión más profunda en 74 años, ya que la pandemia del virus COVID-19 trastornó vidas y medios de subsistencia. La recesión no tuvo precedentes en cuanto a su alcance geográfico, el papel central de los servicios y la escala de las respuestas políticas. 
 
Si bien el virus COVID-19 permanecerá con nosotros a lo largo de 2021, el rápido desarrollo y despliegue de vacunas permitirá una transición a una nueva economía pospandémica, por lo tanto, nos acercamos al 2021 con una mezcla de cautela y esperanza. 
 
Analizando las variables de la “Nueva Normal” el tablero de ajedrez puede tener las siguientes jugadas que se deben aprovechar o cubrir.
 
Si bien el virus COVID-19 permanecerá con nosotros, los tratamientos y vacunas eficaces estarán ampliamente disponibles para grandes poblaciones a mediados de 2021, lo que facilitará una transición a la economía pospandémica, se llevará a cabo la campaña mundial de vacunación más ambiciosa jamás vista en el primer semestre de 2021 con alrededor de media docena de vacunas es muy poco probable que el virus en sí mismo desaparezca en 2021 y existe el riesgo de pequeños brotes periódicos.
 
La economía mundial entrará en 2021 con una tasa de crecimiento moderada y se acelerará a un ritmo rápido en la segunda mitad, los vientos en contra del sólido crecimiento a corto plazo incluyen bloqueos relacionados con COVID-19 a principios de 2021, la persistente cautela de los consumidores y las empresas, la disminución del apoyo fiscal y las tensiones de la creciente deuda pública y privada, sin embargo, la reapertura de las economías y la disponibilidad de vacunas desencadenará gradualmente una nueva ola de gasto en viajes y servicios. 
 
En 2021, el enfoque de los inversores y los legisladores cambiará de COVID-19 al medio ambiente, una tendencia importante en los mercados de deuda pública y privada es el aumento de las emisiones de ESG, Environmental Social & Corporate Governance, a menudo con rendimientos ligeramente inferiores a los equivalentes convencionales.

Las políticas monetarias seguirán siendo acomodaticias y más bancos centrales se inclinarán hacia la política de metas de inflación promedio flexible “FAIT” como la de la Reserva Federal de Estados Unidos, el nuevo enfoque de la Fed refuerza que su objetivo de inflación del 2% es un promedio, no un techo, el Banco Central Europeo, BCE, probablemente seguirá el ejemplo de la Fed en FAIT cuando concluya su revisión de estrategia a mediados de 2021, las tasas de política monetaria en los Estados Unidos, la eurozona, el Reino Unido y Japón permanecerán cerca de cero mucho más allá de 2021, mientras  en los mercados emergentes, donde la inflación es una preocupación más inmediata, la relajación monetaria está terminando, pero los aumentos de las tasas de política monetaria serán raros en 2021. 
 
El sector financiero mundial debería evitar crisis importantes en 2021, al menos en las economías avanzadas, pero los riesgos bancarios aumentarán, las reformas regulatorias que siguieron a la crisis financiera mundial han generado reservas de capital sustancialmente mayores y mejores condiciones de liquidez en los bancos mundiales, la falta de auges crediticios generalizados antes de la pandemia sugiere que los bancos están mejor preparados para enfrentar el desafío de las crecientes quiebras y las altas tasas de desempleo. 
 
Los precios de los productos terminados se acelerarán en 2021. los precios de las materias primas aumentaron bruscamente en la segunda mitad de 2020 a medida que la economía mundial se recuperaba, estos aumentos de costos se impulsarán hacia abajo en las cadenas de suministro durante los próximos seis a nueve meses, lo que presionará los márgenes y generará precios más altos para los productos terminados en 2021, las interrupciones de la cadena de suministro deben resolverse lentamente. 
 
La economía de EE. UU. comenzará 2021 lentamente y se acelerará en la segunda mitad, la economía de Estados Unidos se ha recuperado parcialmente de su peor recesión desde la Gran Depresión, sin embargo, una nueva ola de infecciones por COVID-19, la posible reimposición de bloqueos para contener el virus y el estímulo decreciente de las medidas de alivio de la pandemia promulgadas en 2020 amenazan con socavar el crecimiento hasta principios de 2021, el progreso inesperadamente rápido en las vacunas debería promover una aceleración del PIB durante la segunda mitad del año.
 
La economía de China continental se acelerará a la tasa de crecimiento más fuerte de los últimos años, pero la recuperación disminuirá, el lanzamiento esperado de vacunas COVID-19 efectivas, la demanda reprimida y un efecto de base bajo ayudarán a la economía china a crecer un 7.50% en 2021, su tasa más alta desde 2013. 
 
El dólar estadounidense se debilite en 2021 en una respuesta retardada al fuerte giro de la Fed hacia la acomodación monetaria a principios de 2020, un aumento en la tolerancia al riesgo de los inversores y un déficit comercial cada vez mayor.
 
Ing. José Antonio Palomo Miranda.
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!