Banxico, el Banco Central de México se viste de rojo. Tras ser conocido los resultados de su Balance General en el año 2013, se puede observar cómo ha el Capital Contable vuelve a ser negativo con un valor de 175.200 millones de pesos.

Banxico se caracteriza por ser el único banco de México que cuenta con la autoridad de poder emitir moneda y acuñarlas, si no fuera por estas capacidades, hace tiempo que Banxico hubiera quebrado.

Según Carlos Pérez Gaytán, Socio de la Industria de Servicios Financieros de Deloitte México, nunca ha habido un banco (comercial) que de capital contable negativo pase a positivo. En cuanto un banco empieza a perder su capital, o tiene temas de rescates o lo intervienen.

Aunque parezca un caso peculiar, en realidad otras instituciones de Chile, Israel o la República Checa, han mostrado resultados parecidos en los últimos años.

Banxico, consiguió su autonomía en el año 1994, y desde ese momento, ha presentado resultados negativos en los años 2001, 2004, 2005, 2006, 2007, 2009, 2010, 2012 y 2013. El problema radica en que en los dos últimos años Banxico ha mostrado un resultado negativo ha pasado de ser de 78712 millones de pesos a ser de 175200 millones de pesos en el 2013, un máximo histórico. Cabe destacar que en el mes de mayo, Banxico registró un aumento negativo del 32.7% en su capital contable, alcanzando los 232447 millones de pesos.

estado cuenta banxico

 

Como bien dijo la Dra. Lorenza Martínez Trigueros, la Directora General de Sistemas de Pagos y Servicios Corporativos de Banxico, este año se empezarán a aplicar las Normas de Información Financiera del Instituto Central (NIFBdM).

 A través de las normas, Banxico convergerá hacia los estándares nacionales e internacionales en términos contables, y es el único que tiene un marco contable el cual es avalado por un tercero independiente (el CINIF).

Estamos ante un gran paso por parte de Banxico puesto que se espera un aumento de la transparencia en su financiación, aunque eso no implica una mejora inmediata de sus resultados. Aún así, según aseguró la Dra. Martínez Trigueros, mientras existan suficientes reservas internacionales, los resultados negativos de sus cuentas no son preocupantes. En realidad, hay que tener en cuenta que el valor de las reservas sólo ayuda a cubrir el 82.15% de los pasivos con los que contaba Banxico en el mes de mayo en su Balance General.

Por otro lado, los Depósitos de Regulación Monetaria (DRM), desde el año 2011 en el cual obtuvo su último resultado positivo contable, se ha incrementado en un 41%. Esto implica, el segundo pasivo más grande puesto que la base monetaria aumentó a su vez un 14.7%. En cambio, las reservas en dólares aumentaron en un 27.7%  y los pesos en tan sólo un 22%.

Según Banxico, su capital contable negativo es causado por un cambio en la valuación de la Reserva Internacional en pesos, como consecuencia de una apreciación del tipo de cambio

En realidad, son los DRM y los costes los que han crecido en una proporción superior a la acumulación de activos, en contra de lo que aseguraba la Dra. Martínez de que los DRM exterilizan sólo la acumulación de reservas  con el fin de que no provoque una expansión monetaria. Cuando Banxico compra a Pemex y al Gobierno Federal dólares a cambio de pesos, expulsa liquidez con los DRM.

En realidad, Banxico se expande a una tasa promedio anual del 9.7% desde el 2008, cuando se inició la crisis financiera global. Se trata de un crecimiento cinco veces superior a lo que crece la economía de México (1.8%). Por ello, el Instituto Central debería explicar el método por el cual calcula la liquidez inyectada en la economía porque parece lineal a pesar de las variaciones en la demanda de pesos.

Cabe recordar que los DRM son obligaciones y cuentan con gastos adicionales para Banxico en concepto de intereses a favor de los beneficiarios de tasas de mercado. Estas tasas son más elevadas que las de las reservas internacionales en el extranjero y como consecuencia, cada vez que se incrementan las reservas internacionales, Banxico aumenta sus pérdidas.

Debido a la labor de Banxico como Banco Central de México, no puede quebrar, pero no por ello debe tener esos resultados negativos.

Según David Archer y Paul Moser-Boehm en su publicación "Central Bank Finances", la teoría sugiere que los bancos centrales pueden entrar en problemas financieros a pesar de las claras ventajas financieras que vienen de su monopolio de creación de la base monetaria, de protección de procesos de bancarrota y el respaldo de un propietario con bolsillos extremadamente profundos (el contribuyente). Esos problemas vienen de su incapacidad para compensar sus déficits en el futuro, por lo que, hay solo dos graves rutas de escape: relajar los controles inflacionarios o transferir recursos frescos de los contribuyentes. 

Según José Antonio Quesada (PwC y auditor externo del Banxico) y Pérez Gaytán (Deloitte), en última instancia el banco central tendría que estar sujeto a los apoyos de la Secretaría de Hacienda para su operación. Eso claro, compromete su autonomía.

A pesar de las dos posibles rutas de escape, los riesgos y costes futuros son elevados. En cuanto al rescate, supondría elevados costes políticos y por ello se puede descartar. Además, ¿para qué rescatar mientras se pueda devaluar la moneda consiguiendo inflación?

Esta es la razón por la cual Banxico siempre emplea el mismo método para estabilizar sus estados financieros. De hecho, respecto a la pregunta realizada a la Dra. Lorenza Martínez en la entrevista sobre la ventaja de contar con divisa extranjera en nuestro activo y pesos en el pasivo, respondió que se trataba de una manera de aumentar la credibilidad del peso.

En realidad lo que se está realizando es una traición al objetivo prioritario de Banxico, el cual es mantener la estabilidad del poder adquisitivo del peso mexicano. Está tratando de tapar sus deudas y los DRM a través de un aumento del nivel general de precios y de esta manera, incrementar el número de activos internacionales en pesos a través de la devaluación del peso. En definitiva, un maquillaje en el Balance General.

Según la Junta de Gobierno, su postura es apoyar a la actividad económica mediante el descenso de los tipos de interés, los cuales se encuentran en mínimos históricos. Para ello, no se tiene en cuenta a los ahorradores, el objetivo es aumentar el consumo y el endeudamiento.

En realidad la inflación se encuentra controlada, es decir, alrededor del 3%, pero, es una forma de preparar el terreno para las devaluaciones e inflación futura.

En definitiva, el peso es una moneda que se debería evitar tener tanto a medio como a largo plazo al igual que el dólar. El peso mexicano es obtener una gran liquidez a través de la Reserva Federal de EEUU. De hecho, desde el año 2011, Banxico ha aumentado en un 104.5% los valores gubernamentales que se encuentran en manos de residentes en el extranjeros.

Como conclusión, hay que tener en cuenta que el hecho de que Banxico se vista de rojo importa, y por ello, debe corregir sus balances en el menos tiempo posible y no querer tener una elevada inflación para corregirlo. Los mexicanos se merecen dejar de tener constantes devaluaciones de la moneda y elevada inflación.

 

¡Sé el primero en comentar!
Comentar