Este contenido tiene casi 7 años

En estos días atrás, los mercados de oro y plata han llamado mucho la atención de personas e inversores. La causa es que el oro se disparó un 10% durante las tres primeras semanas del mes de enero y posteriormente su precio empezó a caer otra vez. El pasado martes, el oro cayó en picado lo que le llevó a tocar un mínimo de cinco semanas.

El precio del oro

El precio de los metales tiene una gran importancia, pero hay otros dos indicadores que lo son en mayor proporción: la Base y la Cobase. Estos dos indicadores han sido creados por el profesor Antal Fékete, fundador de la Nueva Escuela Austríaca de Economía y su alumno Sandeep Jaitly.

La Base y la Cobase

Sandeep se encargó de refinar la definición de Base como la diferencia entre el precio “offer”, el más alto, para entrega al vencimiento del futuro próximo, y el precio “bid”, el más bajo, para entrega al contado (spot).

Hay que tener en cuenta que siempre hay una separación entre el precio al que se desea vender (offer) y al que finalmente se compra (bid). Eso es lo que se pretende estudiar.

En este sentido, la situación normal del mercado es en “contango”, es decir, cuando el precio de futuros supera al precio spot y hay una curva ascendente. Como consecuencia de ésto, la Base ha de ser siempre positiva. Lo contrario se aplica para la Cobase. Siendo ésta la diferencia entre el precio “offer” del oro para entrega al contado y el precio “bid” del contrato para entrega a futuro.

El oro es la materia prima con el ratio de existencias/flujo más alto de entre todas las “commodities”, ya que las personas lo acumulan gracias al valor subjetivo que le atribuyen. Gracias a esta importante diferencia del oro respecto a todas las demás mercancías, hizo que el metal fino se posicionara a lo largo de la historia como el dinero por excelencia. Por eso el oro es la materia prima más abundante sobre la Tierra en términos relativos.

El fundador original de la Escuela Austríaca, Carl Menger, explicó esto en sus libros "Dinero" y "Sobre el origen del dinero", de lectura obligada. Por lo tanto hay que saber que el oro ni se tira a la basura ni es quemado, como otras, éste es siempre atesorado.

Backwardation

Continuamente existe una cantidad abundante de oro físico en alguna parte. A pesar de eso, algunas veces sucede que el mercado muestra signos de "escasez", eso no es normal. Cuando se da esa situación, la condición de contango se pierde y algo llamado “Backwardation” entra en escena. Ésto se produce cuando el precio de contado es más alto que el de contrato de futuros más activo, la base se vuelve negativa y la cobase positiva.

La Backwardation muestra un claro síntoma de la anormal escasez, que solo puede aparecer cuando los propietarios de ese oro físico se resisten a venderlo, normalmente cuando los precios caen.

Se puede ver esta situación de infinitas maneras, una de ellas es que el oro se “esconde” de la circulación porque las llamadas “manos fuertes” no quieren venderlo porque el precio no refleja el valor que le dan. Es más, esta clase de inversores aprovecha las bajas cotizaciones para comprar todo el metal precioso que pueda, como una protección contra el colapso total del sistema monetario. Eso es lo que va a suceder.

Los principales Bancos Centrales se están dedicando a imprimir simultáneamente dinero como si no hubiera mañana, por primera vez en la historia del mundo. El sistema monetario se basa en fundamentos de papel dinero, creado a partir de la deuda. Pueden imprimirse billetes casi de manera infinita, pero no sin consecuencias catastróficas. A causa de ello el oro y la plata se están escondiendo de la circulación, sobre todo en manos privadas asiáticas.

Los dos metales preciosos monetarios durante estos últimos años han oscilado entre contango y backwardation, y con la reciente caída manipulada de sus precios ocurrida esta semana, su escasez se fue al cielo.

Gráficos

La conclusión de todo esto es la siguiente:

Cada inversionista debería asegurarse de tener oro y plata físicos en sus carteras.

Sí, los metales preciosos son la protección típica contra la inflación y es un error que algunas personas tengan el pensamiento de que si lo que viene es una gran deflación como aquí se ha advertido, significa que no se necesita oro y plata en absoluto. Hay que decir que son necesarios en épocas inflacionarias, pero indispensables en épocas de deflación.

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!