Milagro mexicano: historia y crecimiento económico

El comúnmente llamado “milagro mexicano” se refiere a lo que en economía se llama “el desarrollo estabilizador”, mismo que abarcó de 1946 a 1970. Durante esos 24 años México vivió un gran crecimiento social y económico. Se trató de un modelo económico que buscaba un constante desarrollo, con una economía libre de inflación, déficits y devaluaciones, todo ello para lograr estabilidad macroeconómica. Hasta hoy en día, esa ha sido la época de mayor crecimiento económico en nuestro país, por ello se le conoce mejor como “milagro mexicano”.

Milagro Mexicano Historia

 

¿Qué fue el Milagro Mexicano?

El milagro mexicano fue en su tiempo catalogado a la misma distancia del "milagro alemán". se ha definido como el tópico de la burguesía mexicana y a su vez, el ejemplar para exhibición de mercancías sociales, políticas y culturales del imperialismo norteamericano en Latinoamérica.

 

La estabilidad económica, política, la paz u el incesante progreso, el orden y la tranquilidad social; fueron los elementos de ese momento mítico sobre un México desengarzado del mundo y de las leyes históricas del desarrollo de las sociedades.

 

La guerra le ayudó al milagro mexicano

La Segunda Guerra Mundial sucedió entre 1939 y 1945 y durante ese periodo, hubo gran demanda de diversas materias primas y de petróleo en el mercado internacional. Ante ello, las exportaciones de México a Estados Unidos se incrementaron, además ambos países llegaron a Importantes acuerdos comerciales, esto impactó de forma positiva el periodo posterior al conflicto armado, que fue precisamente la época del Milagro Mexicano: 1946-1970.
 
Durante este periodo de prosperidad, los sectores campesino y obrero vieron mejorar sus condiciones de vida, además las clases medias que estaban formadas por profesionales y funcionarios también vieron que mejoraba su economía, es por ello que estas clases se unieron fuertemente al Partido Revolucionario Institucional (PRI), pues con él vivieron una bonanza económica.
 

Los errores del milagro económico mexicano

Todo lo que empieza termina y la manera en la cual nació El Milagro mexicano, así como sus métodos y prácticas para realizarlo fueron las mismas que propiciaron su caída. Aquí mencionamos las más importantes:
 
  • El milagro mexicano buscó a toda costa tener una economía libre de inflación, libre de déficits y de devaluaciones, para lograrlo se convirtió en un modelo económico de puertas cerradas y muy proteccionista, lo cual hizo que las empresas crecieran sin capacidad de ver lo que pasaba fuera de México, ello propició que las empresas de esos años no pudieron competir en el exterior, lo cual les impidió exportar productos con la calidad que exigían los mercados extranjeros de la época.
  • Ante ello, México importaba más de lo que exportaba, lo cual le trajo un déficit de más de 400 millones de dólares.
  • El alto grado de proteccionismo que las empresas tuvieron en México hizo que perdieran la carrera para industrializarse y modernizarse a la par con otras empresas del mundo.
  • La clase media creció de manera importante durante el Milagro Mexicano, ya que en 1940 era el 12.6% de la población, para 1960 ya era el 30%, es decir creció en poco más de 100%.
  • Cuando el desarrollo estabilizador terminó (1970) los siguientes tres años (hasta 1973) el crecimiento económico fue constante, pero menor a los años anteriores.
  • Luego se vino una crisis económica de 1973 y a partir de ese año todo cambió, pues se elevaron los precios, hubo escasez de dinero, creció el desempleo y bajó la inversión privada; bajaron las exportaciones y subieron de empresas mexicanas que compraban afuera las máquinas y equipos que necesitaban para seguir trabajando.
  • Ante este panorama fue cuando se aceleró el endeudamiento externo, pues se requería dinero para modernizar a las industrias de nuestro país.

 

Conclusión

Para concluir, la filosofía o el modo ideológico de pensar del "milagro mexicano" se refirió a la total depuración de los topes económicos que a nadie quería interesarle en ese tiempo: La inflación, la devaluación o el defecto de la balanza de pagos. Esto solo trajo repercusiones a largo plazo, pero en ese tiempo, la estabilidad en términos de macro economía era estable y prometedora, con un crecimiento continuo con base en la inversión de la mejora de la calidad de vida y bienestar social.

Algunos analistas coinciden en que hubo dos etapas primordiales en esta era, uno de las cuales se destaca en un crecimiento hacia afuera, marcado por la exportación de bienes solicitados en la demanda ocasionada por la guerra; la otra fue la opuesta y no solo en su denominación, el crecimiento hacia dentro, el cual dio un hito en el rezago tecnológico culpando la impermeabilidad del segundo ciclo.

El mundo no es estático, ni la vida misma, por ende, las acciones deben optimizarse para seguir a la vanguardia y mantener buenos resultados, no siempre nos sirve caminar por un mismo camino si este se deteriora, el objetivo es el mismo, pero sin olvidar que hay que ir adecuando el camino. Hay que saber cambiar a tiempo, y adaptarse a los nuevos vientos. Quien no lo hace, se estanca. Y algo de eso le ha sucedido a México.

 

¡Sé el primero en comentar!
Comentar