El Reconocimiento de los Efectos del Cambio Climático como un Riesgo para la Estabilidad Financiera en México

Este contenido tiene cerca de 1 año

El Rol del Banco Central

Durante los últimos años, las bancas centrales del mundo han caído en cuenta de la necesidad y urgencia que representa considerar el cambio climático para procurar la estabilidad financiera y monetaria de sus países. El Banco de México (Banxico) ha mostrado una postura abierta y activa en la materia, y al día de hoy ha avanzado en ella gracias a las aportaciones de científicos, economistas, financieros, y académicos. En el siguiente ensayo promoveremos uno de los trabajos de investigación que han sido pioneros en la materia, mismo que nos permitirá entender la relación del riesgo medioambiental con la banca central a nivel global, identificar la importancia del papel de Banxico en México, y conocer la hipótesis que el autor propone para que mejore el funcionamiento del Sistema Financiero Mexicano.

The Recognition of Climate-Change Effects as a Risk to Financial Stability in Mexico: the Role of the Central Bank, artículo científico que hemos citado y traducido al español para intitular esta entrada, nos revela en su capítulo 2 Cambio Climático y el Rol de los Bancos Centrales (Climate Change and the Role of Central Banks) la importancia que tiene para las instituciones financieras acatarse a estándares que sean congruentes con la lucha contra el cambio climático. Ellas como proveedoras de productos y servicios financieros, juegan parte fundamental en el financiamiento de proyectos que propicien la descarbonización. Entre más acciones e incentivos existan por parte de reguladores y supervisores, más se encaminarán las finanzas a enverdecer las economías. Es entonces cuando cada banco central, desde su posición de apoyo en la regulación y su rol activo en la supervisión, debe actuar en pro de la estabilidad financiera. Para esto, debe reconocer los riesgos físicos y riesgos de transición a los que se enfrenta su respectivo sistema financiero, fomentar que el resto de jugadores los consideren, y sumar esfuerzos internacionalmente para implementar mejores prácticas.

El Banco de México es una de las instituciones más respetadas y con mayor credibilidad en el país y el extranjero, como nos lo recuerda el capítulo 3 El Rol del Banco Central Mexicano como Actor y Consultor del Gobierno Federal en Materia de Estabilidad Financiera (The Role of the Mexican Central Bank as an Actor and Consultant to the Federal Government on Financial Stability). Como parte de los esfuerzos que ha hecho, pertenece desde 2017 a una red internacional para enverdecer su sistema financiero, la llamada Network for Greening the Financial System (NGFS). Además, desde 2010 implementó el llamado Consejo de Estabilidad del Sistema Financiero (CESF) dentro de él para evaluar, analizar, y coordinar a las autoridades financieras en la persecución del fin. De acuerdo al artículo 28 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, tiene la facultad de actuar imponiendo medidas de cumplimiento en pro del sano desarrollo del Sistema Financiero Mexicano. Así mismo, dentro de su legislación secundaria, la Ley del Banco de México, se reconoce su autoridad para introducir regulaciones que fomenten su sanidad.

Tras el contexto anterior, podemos comprender con mayor claridad la propuesta que el autor hace para impulsar la acción climática a través de las instituciones financieras. Desde su figura de abogado, el primer componente que añade es el jurídico. Además de los dos riesgos mencionados, él subraya la necesidad de considerar una tercera categoría: la de riesgos de responsabilidad civil. Dicho en sus palabras, cualquier miembro del sistema financiero, -llámese banco, aseguradora, o unión de crédito, por mencionar algunos-, que esté financiando proyectos basados en combustibles fósiles o expuestos directa o indirectamente al cambio climático, sin ninguna mitigación al respecto, podrá ser demandado ante las cortes y ser responsable por la falta y omisión de políticas que permitan transitar a una economía baja en carbono. Por lo tanto, como él lo menciona, mientras el banco central mexicano reconozca y enfatice el impacto de la materialización que representa el cambio climático, cada una de las instituciones se acatará a ellas no sólo por recomendaciones o mejores prácticas, sino ya a través de la fuerza de la Ley.

Llevémonos un escenario que nos hará reflexionar sobre el potencial destructivo que implica no mejorar. El académico que escribe esta obra ilustra casi al final de su publicación un modelo llamado Non-Payment Chain Due to Climate-Change Effects. Esta Cadena de Impago Derivada del Cambio Climático dibuja perfectamente la serie de eventos desafortunados que podrían desencadenarse tras la realización de un evento catastrófico de idiosincrasia medioambiental. El ejemplo nos muestra un caso en el que un ciudadano común adquiere un inmueble mediante un crédito hipotecario otorgado por una institución bancaria, y lo protege a través de una póliza expedida por una institución aseguradora. En determinado momento sucede un evento de gran fuerza que acaba con la propiedad, y más pérdidas acompañan esta dificultad. Escaneemos algunas en el escenario a continuación:

  • El fortísimo evento (imaginemos un huracán, incendio, o inundación) se presenta
  • El ciudadano pierde parte de su patrimonio
  • El individuo sufre daño moral además de patrimonial
  • El afectado reporta el daño a la aseguradora
  • La firma no cubre el siniestro por considerarlo “de fuerza mayor”
  • No existe indemnización de la aseguradora al banco
  • Surge un conflicto entre quien emitió la póliza y quien autorizó el crédito
  • La persona física deja de pagar su crédito hipotecario
  • El acreedor bancario comienza a castigar la morosidad del deudor
  • El financiamiento se convierte en cuenta incobrable
  • El banco recupera lo que queda de la garantía dañada (el bien raíz)
  • Se escala el problema ante el regulador financiero
  • El sistema de pagos ve alterado su funcionamiento
  • Dadas las lagunas legales, todos los involucrados son lesionados

Concluyamos visualizando el alcance del escenario de forma masificada. Un evento de esta índole y magnitud afecta a grupos y regiones. La vulnerabilidad necesita ser mitigada, y el Banco de México con su personalidad de derecho público con carácter autónomo, y de agente económico y financiero, puede hacer la diferencia. Dada la posible masificación de los efectos del cambio climático en la sociedad mexicana, que es una de las diez más vulnerables a nivel global, existe la susceptibilidad de recaer la mitigación sobre los ciudadanos como carga fiscal. Un ganar más justo y mutuo para todos los integrantes de la economía puede derivarse de la implementación, la imposición, y el desarrollo de mejores prácticas y políticas que favorezcan la estabilidad financiera, macroeconómica, y del sistema de pagos en nuestro país.

 

Referencias:

1El Dr. Miguel Ángel Marmolejo, miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT), Profesor Investigador de la Universidad Panamericana campus Aguascalientes, y asesor y conocido cercano de Misión Financiera México, es el autor de esta obra intelectual. Trabajó en su investigación de principios de 2018 a principios de 2019 en Reino Unido, escribió su paper en la misma nación, y fue publicado en abril de 2019 en Noruega. Así mismo, fue considerado por la Senadora con licencia, Vanesa Rubio Márquez, en sus iniciativas legislativas de 2020. Te invitamos a conocer más sobre su historia de éxito internacional y la trascendencia de su trabajo en nuestro primer gran episodio de Misión Financiera | El Podcast.

 

Christian Fernández
Fundador y Manager
Misión Financiera México
www.misionfinanciera.com.mx

 

Te invitamos a contactarnos para conocer más sobre finanzas climáticas y sus disciplinas complementarias. Impulsamos la cultura, prosperidad, y sostenibilidad mediante contenido y servicios con valor agregado. ¡Acompáñanos en esta Misión!

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!