El mercado y las emociones personales

 

Mientras más pasa el tiempo, mientras más aprendo del mercado y de la vida puedo ver lo mucho que se parecen, lo muy relacionado que están. Pero, ¿cómo es posible que unas cuantas gráficas puedan ayudarme a entenderme a mí mismo o a entender más la vida? ¿por qué se menciona tanto la Psicología en el trading? ¿Por dónde empezar? Quizá por el aspecto psicológico y el “cómo” influye en el mercado.

Antes que nada, quiero comentar que esto es un punto de vista muy personal, del que he aprendido con la experiencia de estos años y con la experiencia de un grupo de amigos con los que he llegado, después de haber pasado por casi los mismos errores, prácticamente a la misma conclusión.  

Emociones

Es prácticamente aquí donde se relaciona todo y en donde parten los demás puntos: la psicología del trading, la psicología en la inversión, la psicología humana. Al fin de cuentas, podríamos decir que el mercado no es más que eso; cientos y cientos de transacciones realizadas por cientos y cientos de personas, que piensan que la situación económica está en perfecto estado y que se harán de mucho dinero con esas inversiones. Un organismo con vida, creado por las decisiones que toman cientos de miles de personas en un pequeño instante, decisiones que pueden ocasionar la mayor recesión de toda una historia o un crecimiento tan gigantesco como en E.U. después de la segunda guerra mundial (30 años al alza). Es un organismo en donde, si reina el miedo, se ocasionan grandes tragedias y repercusiones para muchos. Pero igualmente puede hacer surgir un sentimiento de confianza, en donde todo crece con fuerza y con el que se llegan a vivir años grandiosos.

Ahora, ¿cómo se va relacionando esto con la vida diaria? Hazte estas preguntas: ¿cómo te sientes cuando las cosas van mal en casa?, ¿cuándo has cometido un error en el trabajo que puede costarte el empleo?, ¿cuándo una relación familiar, de amistad o amorosa se acaba? Muy probablemente te hundes en esas emociones de dolor, tristeza, temor, enojo, y muy probablemente pensarás que nunca saldrás de ahí. Pero conforme pasa el tiempo, ese dolor que sentías se va curando, se va superando. Lo mismo pasa con el mercado. Cuando empiezan las inversiones reales con dinero real, cuando ves que tu capital poco a poco se está perdiendo piensas que es el fin de todo y que no hay solución, mires por donde mires (ese dinero se ha perdido). Días después ves que el mercado únicamente entró en una corrección y siguió su trayecto, que ahora no vas perdiendo, sino que llevas un beneficio de un enorme 10%. Ahora pregúntate,  ¿cómo te sentirías si te dicen que te ganaste un bono de 20, 000.00 pesos este mes? ¿cómo te sentirías si la muchacha que tanto te gusta al fin te hace caso? Ahora vemos el otro lado de la moneda, pensamos en felicidad, emoción, dicha. Todo lo podemos resumir en emociones. Las emociones que causa el mercado, lo fuerte y seguro que debes de ser en cada operación sin llegar al exceso segador de confianza.

 

Emoción y reacción de los inversores en los mercados

Un ejemplo muy claro es en estos momentos de crisis (quizá no tanto con las políticas de los bancos centrales) en donde la mayoría de los inversores que están a la expectativa de las bolsas, de los índices bursátiles. Creo que muy pocos inversores son los que se creen todo el cuento que está pasando ahora, las bolsas suben a nuevos máximos y cada vez con menos sentido, ya que desde hace muchos años la bolsa se encuentra “cara” o sobrevalorada en relación precio-beneficio en los resultados y en sus balances, en su mayoría de las empresas que cotizan en esos índices. 

En el siguiente ejemplo se ve la relación del precio junto con los resultados de las empresas que cotizan en el índice del S&P 500. La última vez que la bolsa estuvo “barata” fue en el último periodo del año 2013.

(Análisis completo por John Butters, enlace del análisis: https://www.factset.com/hubfs/Resources%20Section/Research%20Desk/Earnings%20Insight/EarningsInsight_070220.pdf)

La bolsa está cotizando muy lejos de un valor real. Esto ocasiona dudas en los inversores de renta variable y es cuando empieza la incertidumbre. Esto pasó en el 2017 con el Bitcoin, muchas personas invirtieron en un activo que no dejaba de subir, donde la avaricia y el exceso de confianza estaban en donde el precio, en las nubes. Hasta que el mercado hace lo suyo. Muchos tienen atrapado su capital en bitcoin en precios de 20 mil dólares, muchos otros ya lo perdieron al salirse. Este ejemplo lo relaciono con el sentimiento de pertenencia. Es como cuando no quieres quedarte fuera de la fiesta del momento, pero llegas y te das cuenta de que llegaste al final, cuando ya no había nada más que gente inconsciente en el suelo por el abuso de alcohol. 

 

Errores en la estrategia de inversión

La estrategia viene siendo un ejemplo muy personal, más enfocado y más consciente de lo que es el mercado. Al encontrar tu estrategia con un análisis en específico, con ciertos indicadores, empieza ese juego psicológico. Algo que me pasaba mucho era el clásico no aceptar la pérdida, no aceptar que había cometido un error y que debía aprender de él. Pero esto está en el día a día, no solo en el trading.  Aceptar que regañaste a tu hijo porque pensaste que tomó tus llaves cuando realmente tú no las dejaste en su lugar; aceptar que la decisión que tomaste en el trabajo no fue la mejor; aceptar que erraste el tiro de la victoria en tu partido; aceptar tu error. Si no reconoces tus errores, muy probablemente no podrás avanzar y muy probablemente (volviendo al trading) volarás tu cuenta. Recorrerás ese SL una y otra vez por no aceptar la pérdida, hasta consumir todo tu capital. Acepta la situación, toco tú SL y el mercado te sacó, está bien, hay muchas más oportunidades. Todos los días el mercado ofrece oportunidades, en diferentes temporalidades, en diferentes activos. Al aceptarlo empieza el camino del aprendizaje, el camino del entendimiento y un paso más a la conciencia.  

A mí me costó 5 mil dólares entender esto. El deseo de hacer millones en tan poco tiempo y unas coberturas de compra en un mercado bajista que se comió todo mi capital, por no conocer a lo que me estaba metiendo.  Hace unos meses le pasó a un amigo mío, perdió más de 25 mil usd en las mismas coberturas sin sentido en el NASDAQ, donde sí, el análisis y lo fundamental indicaban un desplome (pero no pasó). Fue el mismo error que cometí con bitcoin hace unos años por no aceptar que perdí. Al final, el mercado es el resultado de nuestras acciones incitadas por nuestras emociones, si conoces el mercado puedes empezar a conocerte y si te conoces muy probablemente ya conozcas el mercado.

Me quedo con una frase, creo que expresa muy bien la situación actual y dice: “El mercado puede permanecer irracional más tiempo del que usted puede permanecer solvente.”- Jhon Maynard Keynes

 

¡Sé el primero en comentar!
Sitios que sigo