Los capitales se van de México

De enero a junio, residentes fuera de México retiraron casi 8,500 millones de dólares de capital que estaban depositados en valores gubernamentales de nuestro país (que son inversiones seguras de pago), esto sucedió a pesar del anuncio de la baja en la tasa de interés de referencia del Banco de México, la noticia no fue suficiente para los inversionistas y aun así decidieron llevarse su dinero, pero ¿por qué sucedió esto?

Capitales se van de México

Hay que entender varias cosas: a pesar que actualmente existe un mejor comportamiento del nivel de precios, números positivos en la deuda pública, inflación estable y valor del tipo de cambio controlado, esto no fue suficiente para los inversionistas, pues la incertidumbre en los grandes proyectos de infraestructura motivó el retiro del dinero, concretamente haber detenido el aeropuerto de Texcoco y que los proyectos como el tren maya, entre otros, no tengan certeza fue lo que detonó esta salida de capitales.

 

 

¿En México hay fuga de capitales?

Definitivamente no, ese es otro concepto. En economía una fuga de capitales ocurre cuando ya sea activos, dinero o ambos salen de un país de una forma muy rápida, lo cual no es nuestro caso, sin embargo lo que sí está ocurriendo es que creció el flujo de dinero desde México hacia otras naciones, a España por ejemplo, se sabe que el Instituto de Comercio Exterior de ese país tiene registros de que pequeñas y medianas empresas y algunos “importantes consorcios” transfirieron sus recursos a instituciones españolas para consolidar su capital y así prevenirse si es que hay mayor desestabilización económica en México.

 

Pero España no es el único que ha recibido flujos mexicanos: Alemania o Suiza también han visto llegar dinero procedente de nuestro país. Esto obedece a que se trata de una estrategia del capital donde la gente decide colocar su inversión en destinos que consideran más estables, esto es para blindar sus recursos porque consideran que la situación sociopolítica, económica y de inseguridad de nuestro país pone en riesgo sus intereses. En pocas palabras, la incertidumbre sobre México es la que ha generado que una parte de las inversiones salgan de nuestro país.

Los capitales se van de México

En el caso particular de España, muchas de sus empresas tenían contratos en lo que iba a ser el nuevo aeropuerto en Texcoco y el anunció de su cancelación provocó nerviosismo y desconfianza en las políticas del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, por ello muchos capitales regresaron a la península. Además, España es nuestro segundo inversionista (sólo debajo de Estados Unidos) y ante una situación de encontronazos entre México con los norteamericanos y que los capitales se van con los españoles, esto es una situación que no da habla bien de nosotros en el mundo financiero y de negocios.

 

Es por ello que aunque no podemos hablar de fuga de capitales, tampoco debemos minimizar que una cantidad importante de pequeñas y medianas empresas están buscando abrir filiales en España como una respuesta en el caso de que ellas consideren que se ha deteriorado la situación política y económica de nuestro país.

 

Por último: según el Instituto Internacional de Finanzas, tan sólo en junio salieron de México 1,300 millones de dólares, por si esto fuera poco la institución estima que en lo que resta de 2019 nuestro país captará 23 mil 100 millones de dólares en inversiones, lo mismo que estimaba en enero de este año; esto significa, cero crecimiento de inversiones, lo cual indicaría que lo que hay en materia económica sólo se mantiene y ello sugiere que no habrían condiciones para satisfacer las demandas de nuevos empleos por ejemplo.

 

 

 

¡Sé el primero en comentar!