En el mundo de los seguros, podríamos decir que se puede asegurar cualquier cosa. Finalmente el seguro es un mecanismo financiero diseñado para trasladar el riesgo a alguien más, en este caso, a una compañía que acepte hacerse responsable económicamente.
Ejemplo: Cuando compro mi flamante y nuevo auto, sería impensable no tener un seguro que proteja el daño más mínimo a mi unidad, o el daño que yo pueda ocasionar a alguien más (conocido como responsabilidad civil -de lo que hablaremos en otro post-).
Y aún así, con el ejemplo mencionado anteriormente, en México de acuerdo a la AMIS (Asociación Mexicana de Instituciones de Seguro), nos enteramos que tan solo el 27% del parque vial está asegurado. Esto es: De cada 10 autos, menos de 3 tienen un seguro... fórmula para perder parte de tu patrimonio.
Entonces, ¿Qué tipo de seguros o cuántos seguros debo tener?
Entendamos: El seguro es traspasar el riesgo a alguien más y nos va a cobrar una prima (costo) mientras no pase nada. En el momento que ocurra el siniestro por el cual contrate el seguro, ahora esa compañía aseguradora nos pagará una indemnización o suma asegurada.
Por esto mismo, lo ideal es tener los siguientes seguros y su porqué:
1. Si tienes auto, asegúralo. Es parte de tu patrimonio y en muchos casos es una herramienta de trabajo, que en caso de perderla por algún accidente, podrás estar cubierto para recuperar una parte y poder seguir generando ingresos.
2. Si tienes un hogar, asegúralo. El hogar, para muchos mexicanos es su principal patrimonio. Vivimos en un país con alto índice de terremotos y estamos expuestos a muchos fenómenos hidrometeorológicos. Lamentablemente mucha gente pierde su casa y no estaba asegurada.
3. La salud, asegurémosla. Siempre decimos que a pesar de los problemas, gracias a Dios tenemos salud. ¿Pero si ésta falla? Mucha gente no tiene acceso a los servicios públicos y tendría que recurrir a los privados para contener un problema de salud grave como una enfermedad o accidente. Incluso gente que tiene servicios públicos, prefiere atenderse en hospitales privados. Eso cuesta y el seguro cubre esos gastos en participación con el o los asegurados.
4. Somos proveedores de un hogar, aseguremos esa capacidad productiva. Tan solo, de acuerdo al censo del 2020, el 16.5% de la población en México tiene algún tipo de discapacidad. En algunos casos, ésta condición es derivada de alguna enfermedad o accidente. Un seguro de invalidez y vida protege nuestra calidad de vida por algunos años, dependiendo de la suma asegurada y en caso de que faltemos, ayudaremos a nuestros dependientes a continuar con su vida.
5. Seguro de Retiro. ¿Sabes cuántas personas llegarán a su edad de retiro en el 2021? ¿Cuándo te tocará llegar a ti? Puedes asegurar el capital con el que podrás tener una buena calidad de vida en esa etapa de vida para muchos, dorada. No dejemos que se empañe por nuestra procrastinación.

Existen otros riesgos por asegurar, como seguro de viajes cuando vacacionamos o salimos de nuestra localidad por trabajo; los seguros de Responsabilidad Civil familiar que en muchos casos se incluyen en seguros como el de hogar; seguro para profesionistas que puedan caer en una omisión que ocasione un daño a sus clientes; seguro para nuestros gadgets; etc, etc.

Acércate a tu agente de seguros para que diseñen un plan de protección adecuado a tus necesidades. Recuerda que un seguro no es un gasto. Y mucha gente no dejará de comer por pagar un seguro, pero incontables familias caen en problemas financieros por no tenerlos.
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!