Rankia México Rankia Alemania Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Colombia Rankia España Rankia Italia Rankia Perú Rankia Polonia Rankia Portugal Rankia USA
Acceder

Caso Oceanografía

13 respuestas
Caso Oceanografía
Caso Oceanografía
Página
2 / 2
#9

Re: Caso Oceanografía

El diario Reforma publica que la empresa propiedad de Amado Yáñez debe al segundo banco más grande de los Países Bajos, Rabobank Group, poco más de 4 mil millones de pesos.

Según Reforma, el último reporte financiero de Oceanografía informa que debía 220 millones de euros (unos 4 mil millones de pesos) a Rabobank Group, que, dice el diario, es casi 11 veces más grande que Banamex.

Así, este banco holandés ya forma parte de la lista de las empresas defraudadas por Oceanografía, entre las que se encuentran Banamex, Pemex, el IMSS y la compañía noruega Norsk Tillitsmann.

#10

Re: Caso Oceanografía

Otro más de los afectados por el caso Oceanografía...Rabobank es una institución bastante importante y no parece que vaya a recuperar la mayor parte de esos 220 millones de euros por lo que hay que estar atentos para ver como afecta este agujero en el banco holandés a los índices europeos.

#11

Re: Caso Oceanografía

The fallout from a fraud scandal involving a small Mexican oil services company is threatening to undo one of the most important things Mexico has attempted in decades: reforming the energy business.

The story of corruption at Oceanografia, a contractor for Mexico’s state oil giant Pemex, is not out of character in a billion-dollar industry such as energy, especially one accustomed to little oversight and treated as a national treasure, as it is in Mexico.

Oceanografia allegedly created as much as $400 million of phony bills for work it had not yet done and used those receipts to borrow money from Citibank's Mexican subsidiary, which was left holding the bag of useless paper. The company apparently has a history of booking phantom work and using political connections to obtain juicy contracts (including possibly the son of a former Mexican president).

And that’s not all. Oceanografia has defaulted on debt, has a chief financial officer allegedly under investigation for laundering money, and a chief executive officer, Amado Yanez, who has become famous for tweeting about nothing important while the company faced a crisis.

The government seized control of Oceanografia, but the deeper the mess goes, the uglier it looks for Mexico’s political establishment. It all came to a head on Tuesday when lawmakers for the opposition National Action Party threatened to hold up opening Mexico’s energy business to private investment unless the government comes clean about how bad the case is. Robert Gil, a PAN lawmaker, displayed legislative brio when he said: “We can’t assure Mexico that the law regulations will be comprehensive if we don’t know what problem we need to solve: What happened with Oceanografia?”

Such concern is understandable. After all, several PAN politicians have been linked to Oceanografia’s dealings. Worse, Mexico’s attorney general’s office has admitted delays in the investigation because it cannot yet say who’s responsible for what in this scandal.

But holding up energy reform laws is reckless. Oceanografia’s crony business, no matter how bad, is arguably the legacy of an inward-looking oil industry that was isolated for too long. Prolonging a status quo that breeds corruption on the grounds of investigating corruption is no solution. Mexico’s leaders need to find a better response to energy industry graft. To put it another way: Oceanografia won’t be the only rodent to come out of a cupboard that has been closed for more than 70 years.

The Oceanografia case is a test of how serious Mexicans are about revamping their energy industry. Mexico’s Federal Audit Office didn’t have the power to sanction a private company like Oceanografia when it investigated its dealings in 2006. For its part, Pemex needs to clean up its act in how it hires, pays and evaluates the work of its suppliers. In other words, Mexico needs tough regulations and a willingness to root out corruption if it wants to revolutionize energy.

Without reforms, Citigroup’s troubles will become a red flag for investors and financiers eager to do business in Mexico. And the economic boom that many expect to come from Mexico’s oil business could lead nowhere. If Mexicans need to be told about the disappointment that follows when an energy boom goes bust, they can ask Brazil.

#12

Re: Caso Oceanografía

La relación de Pemex con empresas en mal estado financiero es algo común en la paraestatal, Oceanografía es un caso más, expuso en entrevista Víctor Herrera, director general de Standard & Poor's México.

De acuerdo con las notas crediticias que las calificadoras les asignan, varios de los proveedores entran en el rango de especulativos, explicó.

"Hay algo muy importante que entender, los contratistas de Pemex no suelen tener las mejores calificaciones crediticias.

"Sobre todo en México tenemos compañías proveedoras del sector (energético) que han sido altamente apalancadas y que tienen un perfil financiero muy débil", detalló.

La relación contractual de Pemex con empresas con un mal historial crediticio y finanzas poco sanas no es nueva, dijo, pues desde los años setenta existen serios casos incumplimientos.

"Nada más ve el perfil de algunas de las empresas que recuerdo: Protexa, Empresa Petrolera Nacional y una filial que era Compañía Perforadora Latina, Lanzagorta, CCC Construcciones y Fabricaciones y, desde luego, Oceanografía.

"En 30 segundos te mencioné seis que en los últimos 30 años han estado dando dolores de cabeza, no sólo a Pemex, sino a los bancos y al mercado de valores", mencionó.

Herrera subrayó que algunas empresas que suelen tener reconocimiento a nivel mundial, como Halliburton y Weatherford, tienen calificaciones crediticias que apenas llegan a ser grado de inversión.

"Son empresas altamente riesgosas y de acuerdo con su calificación, si es que están calificadas, tratamos de mandar el mensaje de que sí, efectivamente, una de cada tres puede incumplir en sus obligaciones", comentó.

Tener una mala calificación crediticia significa que estas empresas pueden conseguir financiamiento aunque a mayores tasas, lo que puede traducirse en mayores costos para Pemex.

"El riesgo, dadas las calificaciones que tenemos de las empresas proveedoras de servicio de Pemex, es alto, porque tienen notas especulativas", agregó Fabiola Ortiz, directora de calificaciones corporativa de la calificadora.

El sistema de calificación es claro, explicó Herrera.

La última vez que fue evaluada Oceanografía, en 2010, recibió CCC.

Esto significa que en ese año tenía 28.85 por ciento de probabilidad de incumplir con sus pagos y si permanecía en esa calificación, en 2011 su probabilidad se elevó a 35.94 por ciento, en 2012 a 41.17 por ciento, en 2013 a 44.19 por ciento y para este año estaría en 46.64 por ciento

#13

Re: Caso Oceanografía

Actualizándonos un poco sobre le tema de Oceanografía, la CNBV ha intervenido 50 cuentas ligadas a Oceanografía. La Procaduría General de la República solicitó a este organismo la inmovilización de tales cuentas.

La investigación sigue en curso y el nombre de las personas físicas y jurídicas ligadas a estos estados financieros quedan reservados.

#14

Re: Caso Oceanografía

¿Cómo crees que puede ser evaluada Oceanografía y qué efectos tendría en los especuladores?
Un saludo arthur, espero leerte de nuevo