El 30 de noviembre autoridades federales advirtieron sobre una nueva modalidad de fraude que involucra los chips o SIM de los teléfonos celulares. Como sabemos, actualmente los teléfonos móviles constituyen no sólo una herramienta de trabajo, también tienen que ver con la organización y realización de nuestras tareas cotidianas, por ejemplo, nuestra actividad financiera y ahí es donde cada día los criminales encuentran nuevas formas para cometer fraudes.
 
La nueva forma de fraude se llama SIM Swapping y consiste en obtener el chip o SIM de alguien para luego tener acceso a sus claves bancarias e información personal. 

 

¿Cómo se lleva a cabo el fraude?

Alguien reporta el daño o pérdida de la tarjeta SIM (o chip) a la compañía de telefonía, luego acude a un centro de atención con una identificación falsa y así es como le validan los datos y obtiene la SIM.
 
Una vez que el delincuente tiene el nuevo chip ya puede iniciar sesión en la o las cuentas bancarias de la víctima, pues sólo necesita los mensajes de confirmación para acceder a ellas, y como posee el chip basta con instalarlo en cualquier celular para recibir los SMS de confirmación.
 

¿Cómo evitar este tipo de fraude?

No existe una manera real de frenar esta actividad, pero si cualquier persona nota que el chip de su celular deja de funcionar o lo hace mal hay que llamar a la compañía con la cual se tiene contratado el servicio para reportar la falla.
 
También es muy útil tener el servicio de aviso de los movimientos que se hacen en las cuentas bancarias, de esta forma se puede recibir un correo electrónico o mensaje informando cuando hay un cambio de contraseña, traspaso u otra operación bancaria y si eso ocurre se podrá levantar el reporte rápidamente.
 
 


Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!