Rankia México Rankia Alemania Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Colombia Rankia España Rankia Italia Rankia Perú Rankia Polonia Rankia Portugal Rankia USA
Acceder
¡Bienvenido a Rankia México! Volver a Rankia México
¿Cómo administrar un portafolio?

¿Cómo administrar un portafolio?

EDITOR's CHOICE

A continuación vamos a conocer cómo administrar una cartera o portafolio de inversión, para ello, explicaremos qué son los portafolios, los diferentes mercados, la composición de los portafolios, así como las diferentes estrategias para administrar los portafolios inversión y los diferentes tipos de portafolios.

¿Cómo administrar un portafolio?


¿Qué son los portafolios?

Las carteras de inversión o portafolios de inversión son patrimonios constituidos por las aportaciones de dinero de los inversionistas, que se invierten en un conjunto de instrumentos tanto de renta fija como de renta variable. Los portafolios se crean con la finalidad de diversificar los riesgos de nuestras inversiones. Pero esto conlleva una disminución en la rentabilidad de nuestra inversión.

A continuación enumeramos los mercados donde podemos acceder a dichos instrumentos:

  • Mercado de dinero: en este mercado se llevan a cabo operaciones o transacciones con activos financieros emitidos a corto plazo.
  • Mercado de capitales: en este mercado se comercializa activos financieros con vencimientos superiores a un año.
  • Mercado mexicano de derivados: este mercado se especializa en cubrir los probables cambios del valor.
  • Mercado de divisas: este mercado es donde los bancos, individuos o empresas compran y venden monedas extranjeras.
  • Mercado de commodities: son las materias primas brutas que sufren procesos de transformación como los metales: oro, plata y cobre.

Si queremos obtener un portafolio equilibrado será necesario encontrar la composición óptima de títulos que ofrezcan el máximo retorno con el menor riesgo.

La composición de un portafolio puede contener inversiones en los siguientes instrumentos:

  • Acciones: son las partes iguales entre las que se divide el capital social dentro de una sociedad anónima. La persona que posee estas acciones, recibe el nombre de accionista.
  • Bonos: son títulos de deuda que pueden emitir los estados o las empresas. Los bonos son obligaciones financieras que responden a una promesa de pago que se realizará en el futuro. En el documento se fija el monto, la cantidad de tiempo y la forma en la que será dicha devolución.
  • Opciones: contrato entre dos partes, donde una tiene el derecho pero no la obligación, de efectuar una operación de compra o de venta según las condiciones previamente convenidas.
  • Forex: el mercado de forex es el mercado internacional de divisas.
  • Futuros: es una operación que consiste en fijar las condiciones hoy pero posponer la ejecución real de la operación a otro momento en el futuro.


¿Cuáles son las estrategias para administrar un portafolio?

  • Diversificación: esta estrategia tiene como objetivo reducir el riesgo combinando diversas inversiones. Porque tener diferentes inversiones reduce la probabilidad de que todas ellas suban o bajen al mismo tiempo.
  • Asignación de activos: esta estrategia supone invertir en diferentes categorías de inversiones. Las tres principales son: acciones, bonos y dinero en efectivo. Según los expertos, la asignación de activos puede corresponder a un 90% de la variabilidad de los resultados de una cartera de inversiones. Para determinar cuál es la mejor asignación de activos para nosotros, tenemos que considerar factores como nuestras metas financieras, nuestra tolerancia a los riesgos y el plazo de inversión para el futuro.
  • Rebalancear: como los valores de las inversiones tienden a subir y bajar, los porcentajes que hemos asignado a cada clase de activos podrían no seguir siendo consistentes con las intenciones originales. Por eso, es importante revisar una vez al año, para poder comprarlas con la asignación de activos que tenía programada.
  • Inversión constante: esta estrategia puede ayudar a disminuir los efectos de las subidas y las bajadas del mercado en nuestra cartera de inversiones. Con esta estrategia, hay que invertir una cantidad fija de dinero de forma regular durante un período largo, independientemente del precio de la inversión. Si el precio de la inversión sube, puedes comprar menos acciones. Y si el valor de la inversión baja, puedes comprar más acciones. Como resultado, compras gran parte de las acciones a un precio inferior que el promedio.


¿Cómo podemos adaptar las inversiones a nuestra situación?

A continuación vamos a conocer cuando debemos considerar tener una parte más grande de nuestro portafolio en acciones, bonos o dinero en efectivo.

Acciones

  • Plazo de inversión largo (5 a 10 años)
  • Si tienes potencial de obtener rendimientos sustanciales sobre tus inversiones, para poder alcanzar tus metas
  • Si tienes tolerancia al riesgo para afrontar subidas y bajadas importantes en el mercado. Si no sabes cuál es tu perfil de inversionista no te pierdas el citado artículo.


Bonos

  • Si tienes como objetivo preservar tus activos
  • Plazo de inversión de mediano a largo plazo
  • Si puedes tolerar cierta fluctuación en los valores de tus activos para lograr tus objetivos
  • Si necesitas obtener ingresos constantes de tus inversiones


Dinero en efectivo

  • Si no te importa obtener un mínimo rendimiento por tu dinero
  • Si necesitas tener acceso a una parte significativa de tu dinero a corto plazo


¿Qué tipo de portafolio tienes?

La mayoría de los inversionistas, están de acuerdo en que un portafolio que tenga un mayor parte de sus inversiones en acciones es más “agresivo” y un portafolio que esté invertido más en bonos es más “conservador”.


Tipos de portafolio de inversión


Antes de empezar a invertir, lo recomendable es que estés preparado para cubrir tus gastos en caso de que ocurra una emergencia, una enfermedad o te quedes sin trabajo. Para empezar a invertir, puede ser mejor pedir ayuda a profesionales, que puedan asesorarte.

Una vez sepas qué perfil de inversionista eres y el tipo de portafolio de inversiones que quieres crear, para empezar a invertir deberás hacerlo a través de un bróker.

Pasos para crear un portafolio de inversiones

Lo primero que se debe hacer para crear un portafolio de inversión es abrir una cuenta de inversión en algún broker o plataforma de inversión. Es preferible elegir alguna con buena reputación, y siempre se puede validar que esté inscripta como Agente de Liquidación y Compensación (ALyC) en la web de la Comisión Nacional de Valores (CNV).

Para empezar a diagramar el portafolio, se debe tener claridad sobre cuál es el objetivo de la inversión, en qué horizonte de tiempo se busca alcanzarlo, cuál es la capacidad de ahorro que se tiene en este momento y cuánto riesgo se está dispuesto a asumir. 

Con estas consideraciones, se puede empezar a pensar en la composición del portafolio entre activos de Renta variable y Renta fija. Adicionalmente, siempre es importante mantener una porción en efectivo, por si se detectan oportunidades de inversión. 

1. Determinar tus objetivos como inversor

En un país de alta inflación, como está ocurriendo ahora de forma global, ahorrar para cumplir ciertas metas no es suficiente. Incluso, con la suba de precios que está registrando Estados Unidos, reunir dólares tampoco es una alternativa viable a largo plazo. Por este motivo, invertir es un paso necesario para proyectar un futuro financiero relativamente estable. 

Los objetivos pueden ser múltiples y variados, desde algo tan concreto como irse de vacaciones o comprar un auto, hasta algo tan simple cómo generar un resguardo para el futuro. Es importante que estas metas estén alineadas con un horizonte temporal y una capacidad de ahorro realistas. 

2. Detectar tu perfil de riesgo

Al abrir una cuenta de inversión, automáticamente se debe realizar lo que se denomina como perfil de inversor, que determina el perfil de riesgo. Esto es muy importante, ya que arroja cuánta volatilidad se está dispuesto a asumir en las inversiones. 

Los perfiles de riesgo son Conservador, Moderado y Agresivo, y generalmente el principal cambio que se ve en ellos es que va en aumento la cantidad de porcentaje invertido en activos de Renta variable, mientras que disminuye la Renta fija. 

Generalmente, una persona joven con capacidad de ahorro que busca generar un resguardo para el futuro puede adoptar un perfil más agresivo, ya que tiene más tiempo para recuperarse ante potenciales pérdidas, mientras que una persona mayor con las mismas características debería ser más conservadora, ya que se estima que su tiempo productivo es menor y por ende, también su capacidad de seguir generando ahorros. 

3. Seleccionar los Instrumentos Financieros o Proyectos de Inversión

El portafolio de inversión podría dividirse en tres segmentos: Renta fija, Renta variable y efectivo. Los activos dentro del primer grupo tienden a ser más conservadores, mientras que los del segundo aportan volatilidad. 

A grandes rasgos, podemos encontrar:

Renta fija: 

  • Títulos públicos: bonos o letras. 

  • Obligaciones Negociables o bonos corporativos.

  • Fondos Comunes de Inversión con este tipo de instrumentos. 

Renta variable

  • Acciones

  • Fondos de Inversión con este tipo de instrumentos. 

Si bien existen otros activos tales como futuros u opciones, por su riesgo y complejidad serían para inversores con mayor experiencia en el mercado. 

La selección de los activos va a depender completamente del objetivo que se persigue. Por ejemplo: Si se busca protección contra la inflación y generación de rentabilidad a largo plazo, en México probablemente se posicione una gran porción del portafolio en dos activos de Renta Fija: 

  • Bonos en pesos que ajusten por el índice CER (Coeficiente de Estabilidad de Referencia) que sigue a la inflación minorista oficial, y suelen pagar una tasa por encima de la misma. 

  • Otros que ajusten por Badlar (tasa de interés de los plazos fijos mayoristas), suponiendo que podría llegar a intereses reales positivos en el mediano/largo plazo.

  • Además, en el caso de preferir la administración de profesionales, existen Fondos Comunes de Inversión que pueden tener objetivos similares a los propios.

Adicionalmente, se podría complementar una pequeña porción en activos de Renta variable de gran capitalización bursátil y baja volatilidad. Aquí entran empresas Blue chip o incluso índices como el Dow Jones o el S&P 500. 

4. Elegir Sectores Económicos y/o Empresas que Conformarán tu Portafolio de Inversiones

Está claro que no todos los sectores y tipo de activos responden de igual manera ante los diferentes ciclos del mercado. Por eso es importante tener siempre diversificado el portafolio. Dejamos una guía simple para tener en cuenta, con sectores acorde a cada ciclo de la economía:

  • Recuperación: mejoran las condiciones de las familias, y retoma el crecimiento del sector Tecnológico y de Consumo Discrecional. 

  • Alto crecimiento: se destacan las empresas de Telecomunicaciones.

  • Desaceleración: pasan a primer plano los activos de renta fija, y se destacan los sectores de Salud y Consumo Masivo. 

  • Recesión: momento generalmente óptimo para metales preciosos y renta fija, con el segmento de Consumo masivo siendo el único que sigue bien posicionado. 

5. Medir la Rentabilidad de los Activos

Para medir las ganancias o pérdidas que está generando el portafolio de inversiones, sería importante dividir entre los activos de Renta variable y Renta fija. 

  • Rentabilidad Renta variable: viene principalmente de la diferencia entre los precios de compra y potencial venta de un activo, sumando además de los dividendos percibidos. 

  • Rentabilidad Renta fija: en el caso de haber invertido para mantener el activo hasta su vencimiento, se debe mirar la Tasa Interna de Retorno. Esto implica la rentabilidad anual esperada al vencimiento al precio promedio de compra, reinvirtiendo los cupones recibidos durante la vida del título. Igualmente, en caso de venderlo antes del vencimiento, el rendimiento viene de la diferencia entre el precio de compra y potencial venta, más los cupones recibidos que no se hayan reinvertido.

  • Bonus track: efectivo. En el caso del efectivo, la rentabilidad generada dependerá de si la cuenta de inversión remunera los saldos líquidos y a qué tasa, si se caucionó, e incluso si se posicionó este capital en un Fondo de alta liquidez.

6. Medir la Rentabilidad del Portafolio

Los brokers informan la rentabilidad del portafolio, calculando la diferencia entre los precios de compra y cotización actual de todos los activos del portafolio. Esto sirve como un panorama general de la rentabilidad que se está generando y que se podría capitalizar. Por supuesto, siempre se deben descontar las comisiones. 

7. Optimizar el Portafolio de Inversiones

Todo lo dicho puede sonar muy complejo para un inversor inicial, sin embargo prácticamente todos los brokers de inversiones comparten Portafolios Sugeridos por perfil de inversor entre sus clientes y cuentan con asesores especializados para armar una cartera acorde al perfil de cada uno. 

En efecto, es importante mantenerse informado sobre hacia dónde va el mercado y cuál es el panorama económico macro. De esta manera, se podrá evaluar si los activos que componen el portafolio están atravesando un buen momento o sería preferible cambiarlos por otros. 

Además, es muy importante cortar las pérdidas siguiendo el perfil de riesgo de cada uno. Esto, que se denomina como “Stop loss”, es fundamental para mantener un portafolio de inversiones sano. 

¿Buscas un bróker de Forex y Trading? Mira nuestras recomendaciones:

eToro

Depósito mínimo $200. App sencilla

Ver más
Interactive brokers

Broker con más de 1.5 millones de clientes

Ver más
Capital.com

Spreads muy bajos en divisas. Integración con TradingView

Ver más
XTB

Oficina en México. Academia de trading valorada en más de $200 mensuales

Ver más
  • Bolsa
  • Cartera de Inversión
  • Guía bolsa México
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!
Encuentra el mejor broker