¿Cuáles son los tipos de garantía hipotecaria?

Al momento de solicitar un préstamo ante una entidad bancaria, te puedes encontrar que para ser aprobado debes contar con algún tipo de garantía hipotecaria. Esta modalidad suele ser también una alternativa para quienes necesitan un préstamo y no cuentan con ingresos suficientes para cumplir los requisitos del banco. A continuación en el artículo conoceremos cuáles son los tipos de garantía hipotecaria que exigen las Instituciones Bancarias.

¿Cuáles son los tipos de garantía hipotecaria?

 

 

¿Qué es una garantía hipotecaria?

Una garantía no es más que la forma que tiene el acreedor de asegurarse, que recibirá el pago de lo adeudado, más sus accesorios legales, como son los intereses, penas, comisiones, gastos notariales.

En otras palabras, una garantía hipotecaria es el derecho que se le concede al acreedor (Institución Bancaria) sobre un inmueble cuando se contrae una deuda o compromiso con él, para que en el caso de que dicha deuda no sea cancelada o el compromiso incumplido, tenga la posibilidad de convertirse en propietario y vender el inmueble para recuperar el dinero prestado. Esto significa que un inmueble se coloca como garantía de pago de deuda.

 

¿Cuáles son los tipos de garantía hipotecaria?

El Código Civil en México señala que existen varios tipos de garantías hipotecarias, a continuación conoceremos sobre cada una de ellas:

 

La Fianza

Es un contrato por el cual una persona o un tercero, se compromete con el acreedor a pagar por el deudor, si esté no cumple con sus obligaciones. El contrato de fianza es un contrato accesorio por el cual una persona se compromete con el acreedor a pagar por el deudor, la prestación o una equivalente o inferior, en igual  o distinta especie, si esté no lo hace.

La fianza es muy utilizada en contratos de arrendamientos para garantizar el pago de la renta por la vigencia del contrato, es decir, si un contrato tiene una vigencia de un año, entonces la renta estar garantizada por ese plazo.

Al momento de contratar una fianza, la afianzadora, instituciones de seguro y fianzas, les solicita un Aval con un inmueble que señalara como garantía del pago.

 

La Prenda

Es un derecho real constituido sobre bienes muebles enajenable, que tiene por objeto garantizar el cumplimiento de una obligación principal y su preferencia en el pago, concediéndole además los derechos de persecución y de venta sobre los citados bienes en caso de incumplimiento.  

También puede darse en prenda los frutos pendientes de los bienes raíces que deben ser recogidos en tiempo determinado. En este tipo de  contrato el acreedor se paga con los frutos de una finca raíz, es decir, con el  producido de esta. Para que esta prenda surta efectos necesitara inscribirse en el Registro púbico a que corresponda la finca respectiva.

 

La Hipoteca

Es una garantía real constituida sobre ciertos bienes inmuebles que no se entregan al acreedor, y que derecho a este, en caso de incumplimiento de la obligación garantizada, a ser pagado con el valor de los bienes, en el grado de preferencia estableado por la ley.

En otras palabras, la hipoteca le da al acreedor el derecho de vender el bien asegurado mediante un proceso de ejecución si el deudor no hace los pagos o incumple de alguna otra manera.  

Existen dos partes en la hipoteca, el deudor hipotecario, quien es la persona que solicita el préstamo y, el acreedor hipotecario, que representa la entidad crediticia. La hipoteca puede comprender todos los bienes del deudor, solo si estos se gravan. 

 

El Fideicomiso en  garantía

Es un contrato por medio del cual una persona llamada fideicomitente (deudor) transfiere bienes a otra denominada fiduciario para que dichos bienes sirva de garantía a una obligación contraída con otra persona denominada beneficiario (acreedor). El objetivo de un fideicomiso de garantía es asegurar que el financiamiento otorgado le será pagado en forma fiel y puntual.

En el fideicomiso en garantía intervienen tres partes: el fideicomitente, quien es la persona que recibe la financiación para comprar un bien, la cual a su vez transfiere dicho bien al fiduciario como garantía del financiamiento recibido.

El fiduciario es la persona a la cual el fideicomitente transfiere el bien dado en garantía, y el último participante es el beneficiario o fideicomisario, quien representa a la institución que otorga el crédito que se encuentra garantizado con el bien transferido al fiduciario.

Este tipo de garantía se utiliza ampliamente en México como alternativa a las hipotecas, ya que reduce los gastos legales porque no tiene que ser inscrito en el Registro Público, lo que genera que  la transacción sea mucho más rápida y dinámica. Además, en caso de que se incumpla la obligación, las garantías pueden ejecutarse inmediatamente sin necesidad de trámite judicial.

 

Conclusión

En resumen, existen varios tipos de garantías hipotecarias para solicitar un financiamiento ante una institución bancaria, seleccionar el que se ajusta a tus necesidades requiere de evaluar varios aspectos como, para qué utilizarás el préstamo, el monto a solicitar, el tiempo para cancelar, su historial crediticio. Te recomendamos que antes de asumir una garantía hipotecaria te informes muy bien sobre las implicaciones que puede ocasionar no cumplir con las obligaciones de pago.

 

¡Sé el primero en comentar!