Rankia México Rankia Alemania Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Colombia Rankia España Rankia Italia Rankia Perú Rankia Polonia Rankia Portugal Rankia USA
Acceder

¿Cómo puedo resolver una deuda?

Los compromisos financieros contraídos con las instituciones bancarias y crediticias son montos que deben ser saldados para que la persona cuente con un historial aceptable y pueda obtener nuevos préstamos necesarios para la compra de bienes y servicios.

Solicitar un crédito o contraer una deuda constituye entonces una práctica común en México y el resto del mundo. No obstante, es posible que en ocasiones el deudor no pueda resolver estos compromisos, por lo que en los próximos párrafos mostraremos recomendaciones generales para evitar el sobreendeudamiento y tener unas finanzas saludables.

 
¿Cómo puedo resolver una deuda?
¿Cómo puedo resolver una deuda?



¿A quién puedo solicitar ayuda financiera? 

Los bancos ofrecen diversos servicios a sus clientes, entre los que se encuentra la posibilidad de recibir asesoría financiera de un agente especializado en este tema e información sobre el pago de deudas en sus páginas de internet. Además, algunas entidades tienen en su portafolio herramientas para la reestructuración de deudas o la consolidación de las mismas, como veremos más adelante.

Otras compañías ofrecen asesoría financiera también, si bien esta no es gratuita. En ese caso, la persona interesada debe tener a la mano toda la información comercial de estos asesores, para evitar ser estafado.

También existen las denominadas reparadoras de crédito, compañías orientadas a ayudar a los clientes a saldar sus deudas y negociar con los bancos porcentajes de descuentos de estas. No obstante, la CONDUSEF no recomienda contratar a estas empresas, pues el funcionamiento de las mismas, si bien es supervisado por PROFECO, no está regulado. Además, el cobro por sus servicios es alto e incluso cobran un porcentaje cuando la deuda total es saldada. 

 

¿Cómo puedo resolver las deudas?

Existen una serie de hábitos que permiten pagar los compromisos contraídos con los bancos. La CONDUSEF, en ese orden de ideas, ha señalado lagunas recomendaciones generales, que se enumeran a continuación:

  1. Hacer una lista con todas las deudas. 
  2. Ordenarlas desde la más alta hasta la más baja, tomando en cuenta además las cuotas y las tasas de interés. 
  3. Hacer un presupuesto en el que se incluya un monto quincenal o mensual para el pago de estas deudas. 
  4. Comenzar a pagar la deuda más alta y con mayor tasa de interés
  5. Evitar endeudarse nuevamente. 
  6. En caso de haber superado la capacidad de pago, contactar al banco para saber si ofrece la posibilidad de consolidar la deuda, traspasando así todos los compromisos a una sola cuenta. La persona también puede contactar a la entidad financiera para solicitar que la deuda sea reestructurada, es decir, que las cuotas a pagar sean más bajas, los intereses disminuyan o sean eliminados o los plazos se extiendan.   

En el caso de una solicitud de consolidación o reestructuración de deuda, la persona debe pedir toda la información necesaria para saber así cómo va a pagar los montos, en cuánto tiempo y si va a poder solicitar un préstamo una vez que la deuda esté liquidada. Además, debe saber que un proceso de este tipo puede afectar su historial crediticio. 


 

¿Qué puedo hacer para evitar que sigan creciendo mis deudas?

Una recomendación para evitar que las deudas sigan creciendo es evitar contraer una nueva deuda, aunque esto parezca muy atractivo. Los créditos pueden servir para la compra de bienes esenciales, como una vivienda, pero antes de contraerlo la persona debe estar al tanto de los montos que va a pagar y de cómo este pago afectará su economía familiar. 

En ese sentido, es importante que la persona evite solicitar más créditos de los que pueda saldar. 

Del mismo modo, la persona debe pagar puntualmente para mantener un historial crediticio sano y controlar los ingresos y egresos, así como los denominados “gastos hormiga”, esas erogaciones diarias y pequeñas que afectan el presupuesto. Otro hábito saludable que puede ponerse en práctica es usar al mínimo las tarjetas de crédito y evitar solicitar otras.

Algunas entidades financieras ofrecen la posibilidad de solicitar un crédito personal para pagar las deudas contraídas. Este producto tiene entre sus ventajas que el cliente puede solicitar el monto que requiera para pagar todas sus deudas y evitar así el pago de comisiones.

Otra opción es la quita, es decir, un acuerdo que se alcanza con el banco para que este haga un descuento sobre la deuda y cerrar la cuenta. Es una alternativa viable que puede usarse si la persona planea pedir al banco una consolidación o la reestructuración de su deuda.
 

En resumen, los créditos son instrumentos que pueden ayudar a una persona a mejorar su calidad de vida, porque a través de ellos pueden comprarse bienes necesarios, pero la persona que los solicita debe considerar que solo deben pedirse para lo esencial, que es necesario pagar uno antes de pedir otro y que es de suma relevancia conocer toda la información sobre los montos a pagar, las tasas de interés y los plazos. 

Además, hay que tomar en cuenta que todas las deudas afectan la imagen crediticia del cliente, por lo que es importante saldarlas para mantener un historial aceptable y poder optar por nuevos financiamientos.

 

Simulador de créditos hipotecarios

Simula tu crédito hipotecario, calcula tu cuota y consigue financiamiento con esta herramienta gratuita.

  • Te haremos preguntas sobre la vivienda que quieres comprar
  • Te ofreceremos los mejores resultados en base a tus respuestas
  • Te resolveremos cualquier duda que te surja sobre tus resultados
Lecturas relacionadas
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!
Calcula tu crédito