¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Finanzas para inversionistas en formación

Información entendida y entretenida para inversionistas

Ingrata (O lo que es lo mismo, la vida antes del Tratado de Libre Comercio)

“No me digas que me quieres

no me digas que me adoras

que me amas

que me extrañas

que no te creo nada”.

 

Si tienes más de 30 años escuchaste esta canción en un casete que regresabas con una pluma o lápiz y seguramente el auto-stereo del automóvil destrozó más de una vez varias de tus cintas favoritas. Ingrata, canción insignia del álbum Re de Café Tacuba fue lanzada en 1994, año en entró en vigor el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, hecho que transformó la vida de los que vivíamos en un bloque comercial que a mediados de los noventas representaba el 27.8% del PIB mundial y que englobaba a Estados Unidos, Canadá y México.

 

Tratado de Libre Comercio

 

Los que acaban de cumplir la mayoría de edad, en aquel entonces no habían nacido y los que cargan con tres décadas de vida apenas cursarían en aquellos días el 3er grado de educación primaria. El mundo ha cambiado desde entonces y para quienes comprábamos con Nuevos Pesos refrescos en envases de vidrio retornable, el planeta no escucharía en muchos años nombres de empresas como Netflix o Tesla, Dubai era un poblado de pescadores árabes y ese año se jugaría el  mundial de futbol en un país que no tenía liga profesional de futbol soccer.

 

Por aquellos tiempos la empresa mexicana mejor posicionada en la lista de las 500 más grandes del mundo era Grupo Financiero Bancomer en el lugar 273 y Teléfonos de México era la número 294, en ese pasado tan reciente y lejano a la vez, la familia que actualmente controla el conglomerado telefónico más grande de México no pintaba dentro de las más ricas del orbe: la familia Slim sumaba $3,700 millones de USD, muy por debajo del mexicano mejor posicionado que era Emilio Azcarraga Milmo con $5,100 millones de USD. Los nombres que actualmente suenan en los listados de multimillonarios de esa década eran muy diferentes: en primer lugar estaba la familia Walton con 23,500 millones y en segundo lugar la Familia Mars con su emporio de comida que valía 9,200 millones. La economía mexicana daba tumbos sexenales y tenía una dependencia petrolera que provocaba que antes de que se firmara el tratado comercial más grande del mundo nuestras exportaciones de hidrocarburos representaran el 75% del total de lo que vendíamos al exterior contra el 11% actual. Este dato nos permite tener un respiro ante los actuales vaivenes del precio del petróleo, con el escenario económico actual, si México no hubiera cambiado su dinámica de país extractor de petróleo, sencillamente la nación estaría quebrada.

La era digital que hoy vivimos era una utopía concebida sobre la base de primitivas computadoras con monitores del tamaño de una televisión que cuando conectábamos a Internet por la línea telefónica generaban un sonido muy peculiar, los disquetes de 3½ eran los bisabuelos de las actuales memorias USB y Microsoft no era ni la sombra de lo que actualmente es, en ese sentido la empresa de tecnología mejor ubicada en 1992 entre las mayores multinacionales era IBM.

El sexenio de Ernesto Zedillo recibió el litro de gasolina en $2.24, en 1993 la inflación acumulada fue de: 7.05%,  por lejano que nos parezca, la cotización del dólar en enero de 1994 era: $3.10

Los teléfonos inteligentes no existían, le faltaban 2 años a Google para nacer y una empresa coreana llamada Samsung se enfocaba en su principal negocio: hornos de microondas. En México las consolas favoritas de videojuegos eran Super Nintendo y Sega, nadie imaginaba que una empresa japonesa que fabricaba videocaseteras bajo su marca Betamax, algún día desplazaría a los gigantes de los videojuegos con su revolucionario concepto de Sony-XBOX.

El descontento social se incubaba en Chiapas y en algún lugar incierto de la República Mexicana se trazaba la idea de ponerle una bala en la cabeza a un candidato presidencial. Los acontecimientos de todo el año desembocaron en decisiones que comprometieron la economía mexicana a finales de 1994, “el error de Diciembre” de ser un tópico económico se volvió un concepto al que se lo comió la cultura popular. Aquel México no estaba preparado para afrontar el entorno global con 6,300 millones de USD en reservas internacionales (actualmente México tiene $175 mil millones) y la poca confianza en la estabilidad macroeconómica de largo plazo no permitía que el Banco de México emitiera instrumentos por arriba de 0.3 años contra el plazo promedio actual de 7.7 años.

La vida antes del TLC era otra, quienes la vivimos la recordamos con música, crisis económicas y series de televisión que marcaron nuestra memoria, quienes no la vivieron han escuchado muchas historias que se volvieron folclor popular, yo creo que la mayoría esas historias son ciertas.

Email:. [email protected]

Twitter: @garoarenas

 

Guía para invertir en la bolsa de valores

Si estás comenzando en el mundo bursátil, checa este manual con todas las herramientas de inversión en la bolsa mexicana: tarifas, agentes, inversión online y mucho más.


Descarga guía gratis
  1. #1

    Gabyh.

    Hola Edgar, muy entretenido tu artículo. ¿Ha tenido alguna consecuencia negativa el Tratado de Libre Comercio?

  2. #2

    Edgar Arenas

    en respuesta a Gabyh.
    Ver mensaje de Gabyh.

    Hola Gabyh,

    Hay muchas vertientes sobre tu pregunta. A raíz de que se abrió la frontera norte del país, toda la zona fronteriza del norte de México dió un giro hacia un modelo manufacturero que afectó el tejido social de ciudades como Tijuana, Reynosa, Cd. Juarez, etc. Existen algunos giros como el textil y el juguetero que fueron muy perjudicados. Para el campo el TLC ha permitido que se exporten más frutas, verduras y hortalizas, pero la mayoría de los granos y semillas que consumimos son importados, al parecer el saldo en el sector agrícola también es negativo. Saludos!

  3. #3

    Misael Mora

    De por sí México es un país de servicios, pues prácticamente no producimos algo, así que tal parece que solo vendemos fuerza de trabajo, por ello pienso que el TLC se basó en ello, es decir, reforzó nuestra actividad maquilera y por ello somos la mano de obra (barata por cierto) de empresas de EU y Canadá.

  4. #4

    Edgar Arenas

    en respuesta a Misael Mora
    Ver mensaje de Misael Mora

    Hola Misael, nuestra actividad maquiladora es lo que sostiene la economía del país. Al pasar de los años, fue una buena decisión el giro hacia este sector, pero falta aprovechar otras áreas de oportunidad. Saludos!

Autor del blog

  • Edgar Arenas

    Economista y casabolsero con 17 años de experiencia. Gerente comercial en Estrategias de Inversión de CI Banco. Profesor de Economía Financiera de la Universidad Nacional Autónoma de México. Sígueme a través de Twitter: @garoarenas

Envía tu consulta