1 recomendaciones

Hace algunos meses platicaba con el director de finanzas de una empresa importante. 

 

-Don Edgar, todo el dinero de  la tesorería está en pagarés bancarios.

 

Sinceramtene me soprendió darme cuenta que todavía existen empresas e instituciones que no moderen sus exposiciones a papeles bancarios. Sin importar cómo se llame el banco (Lehman Brothers fue el banco de inversión más grande de EEUU), la historia nos demuestra que las situaciones de crisis acarrean consigo lamentables quebrantos bancarios que se llevan entre las piernas el dinero de muchos inversionistas, principalmente empresas y personas físicas con cantidades importantes que no reflexionaron  el riesgo que existe en tener el dinero poco diversificado y concentrado en instrumentos bancarios tradicionales. 

 

En las últimas horas ha trascendido la noticia del quebranto de Banco Famsa y con ello, muchos inversionistas que por su perfil conservador quieren mantener su patrimonio en bonos se preguntan ¿Qué hacer? Aquí hay algunas respuestas y espero que esta guía sea de ayuda a tomar decisiones para evitar dolores de cabeza.

 

  • No considero que el sistema financiero mexicano en este momento tenga riesgos sistémicos y afronte quiebras masivas de grupos financieros. Los números estructurales de los bancos mexicanos son sólidos (hasta ahora).

 

  • A pesar de esto, el entorno de crisis depende más de temas de salud pública que hasta el momento no aportan un panorama claro de cuándo terminará el periodo de contingencia, que podría alargarse.

 

  • Los bancos sólo emiten dos instrumentos de inversión: PRLVs (Pagarés) y CDs (Certificados de Depósito), este par de instrumentos sólo los asegura el Gobierno Federal a través del IPAB por un monto igual a 400 mil UDIS ($2,578,066.40). Cualquier cantidad invertida por arriba de este monto no tiene ningún respaldo. Si el banco quiebra, cualquier monto por arriba de esta cantidad se pierde.

 

  • Debe ser prioritario buscar instrumentos de inversión emitidos por el Banco de México para disminuir riesgos. Los títulos se pueden comprar a través de un fondo de inversión (El fondo compra los bonos como los CETES) o comprar en directo el título.

 

  • Revisar que los instrumentos de inversión adquiridos tengan calificación AAA. Por favor, no aceptar una calificación inferior a esto.

 

  • Verificar de forma periódica la cartera de valores del fondo de inversión en donde tengas el dinero para comprobar que el fondo está constituido por papeles emitidos por el Gobierno Federal.

 

  • Tener muy en cuenta que existen títulos llamados cuasi-gubernamentales emitidos por empresas paraestatales como CFE y Pemex. Estos títulos no tienen respaldo de Banxico y suelen tener rendimientos atractivos, pero conllevan ciertos riesgos. No es recomendable por el momento invertir en estos instrumentos.

 

  • Vivimos un entorno donde el Banco de México (Al igual que todos los bancos centrales en el mundo) está bajando su tasa de interés y las mantendrán ahí durante muchos meses. Cuando un banco comercial empieza a subir su tasa de interés o la mantiene en niveles previos, el banco está premiando al inversionista por el riesgo asumido. En un bono la tasa de interés es proporcional al riesgo adquirido. (Ahora ya saben por qué Famsa pagaba rendimientos tal altos en los últimos meses)

 

  • Es prioritario disminuir la cantidad de dinero en papeles bancarios e invertirse en activos gubernamentales.

 

  • Entiendo que es llamativo querer ganar algunas décimas de punto adicional, pero el entorno actual exige invertirse con los máximos niveles de seguridad. A veces por cuidar los centavos, descuidamos los pesos.

 

Hagamos lo necesario para no ser parte de una trágica moraleja.

 

¡Sé el primero en comentar!
Comentar
1 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...