¿Cuáles son las ventajas de ahorrar?

Si adquirimos el hábito de ahorrar dinero esto nos reportará una gran cantidad de ventajas, pero esto no es fácil. La mayoría sabemos que es necesario ahorrar, pero nos dejamos llevar por los impulsos de compra y no hacemos una buena administración del dinero, esto puede afectar a nuestro futuro.
¿Cuáles son las ventajas de ahorrar?
 
 

¿Qué es el ahorro?

El ahorro es dinero que se guarda en el presente para usar en el futuro. Otra definición sería “Economizar parte de los gastos no necesarios para utilizar ese dinero en metas que queremos alcanzar en el futuro”.
 

¿Cuáles son las ventajas de ahorrar dinero?

  • Posibilidad de disfrutar de un futuro financiero saludable

¿Qué queremos decir con esto? Como es lógico, la gente que ahorra desde bien joven, puede aspirar a un mejor futuro financiero. Aunque el ahorro requiere sacrificios a corto plazo, después de varios años de ahorro en un plan de retiros u otras inversiones, podremos disfrutar de mejores condiciones en el futuro.

  • Alcanzar nuestros planes y metas

​Una de las principales ventajas de ahorrar, es que nos permite llevar a cabo muchos de nuestros planes y alcanzar nuestras metas.  Cuando queremos adquirir determinados bienes materiales cuyo costo es elevado, como por ejemplo una casa o un coche, siempre es necesario ahorrar. 

  • Gastos fijos vs gastos extraordinarios
Aunque las ganancias que recibimos provenientes de nuestro trabajo nos permiten pagar los gastos fijos y cotidianos (facturas, comida, alquiler…). Es el dinero ahorrado el que nos permite hacer frente a los gastos extraordinarios que no habíamos tenido en cuenta, así podremos pagar estos gastos sin necesidad de pedir dinero prestado o quedarnos sin liquidez. 
  • Protección frente a disminución de nuestras ganancias
También es muy importante ahorrar, por si por algún motivo, nuestras ganancias se ven disminuidas. Como por ejemplo, si nos quedamos sin trabajo, vemos reducida nuestra jornada laboral o si por incapacidad no podemos trabajar. 
  • Gran disciplina que nos puede ayudar a conseguir otras metas
Como sabemos, no siempre resulta tan fácil ahorrar dinero, pero el hábito del ahorro fomenta la autodisciplina, porque no realizamos algunos gastos actuales para tener mejores beneficios en el futuro.  Esto requiere una gran dosis de voluntad  y estos nos ayudará a conseguir otros objetivos personales.
  • Posibilidad de realizar inversiones inteligentes que aumenten nuestro patrimonio
Si llevamos años con hábitos firmes de ahorro, dispondremos de una buena cantidad de dinero que nos permitirá destinarlo a inversiones que aumenten nuestro patrimonio. Pero ¡ojo! hay que revisar bien dónde invertimos nuestro dinero, para evitar parte o todo nuestro patrimonio en una inversión precipitada o una mala inversión. 
  • No hay necesidad de endeudarse
Todos sabemos que las entidades financieras ofrecen múltiples alternativas para comprar ahora y pagar más tarde, los llamados créditos. Pero uno de los grandes beneficios de ahorrar es que podemos pagar al contado, por tanto, no tenemos ninguna necesidad de endeudarnos para conseguir nuestros objetivos.
Un gran objetivo sería acumular capital hasta que sus inversiones le generen más ingresos a usted de los que gana con su trabajo, los llamados ingresos pasivos. ¡Esto no es fácil! Pero si lo consigues, podrás empezar a retirarte de tu trabajo regular y emplear su tiempo administrando estos activos. 
 

Elaboración de un Plan de Ahorro

Ahora que ya hemos conocido las razones para ahorrar y la importancia de crear un fondo de emergencia, es el momento de elaborar un plan de ahorro. El plan de ahorro nos sirve de guía para cumplir nuestras metas financieras individuales y familiares. Para elaborar este Plan de Ahorro tenemos que llevar un control de nuestros ingresos y gastos, esto nos permitirá analizar nuestra capacidad de ahorro. 
Elaboración de un Plan de Ahorro

Paso 1: Establezca metas de ahorro

Para empezar con el Plan de Ahorro es importante establecer las metas de ahorro, para ello debemos hacernos las siguientes preguntas:
  • ¿Cuáles son nuestras metas de ahorro?
  • ¿Cuál de ellas es a corto plazo y cual a mediano plazo?
  • ¿Cuánto dinero necesita para cumplir cada meta?
  • ¿En cuánto tiempo debe reunir el dinero necesario para cada meta?
  • ¿Cuánto debe ahorrar cada semana o mes para reunir el dinero?

 

Paso 2: Elabore su Plan de Ahorro

Ahora es el momento de pensar en las metas de ahorro de tu propia familia, respondiendo a las siguientes preguntas:
  • ¿Para qué necesitan ahorrar en la familia?
  • ¿Cuáles son las necesidades más inmediatas de su familia?
  • ¿Cuáles son sus metas a corto, mediano y largo plazo?
Para tener más claro estas ideas, podemos realizar el siguiente cuadro:
Plan de Ahorro
 

Paso 3: ¿Donde ahorrar? 

Una vez tenemos un Plan de Ahorro debemos conocer dónde guardar nuestros ahorros. Normalmente el ahorro se concentra en los bancos, pero también existen otras instituciones no bancarias que ofrecen servicios de ahorro y crédito (Cooperativas de Ahorro y Crédito y Cajas de Crédito..) y otros mantienen sus ahorros en sus propias casas. Antes de elegir dónde ahorrar tenemos que preguntarnos qué ventajas y desventajas nos ofrecen estos lugares. 
 
 

La mejor forma de ahorrar: un presupuesto equilibrado

Para poder ahorrar, es importante tener la información suficiente como para poder programar dicho ahorro. Y la fuente de información más importante que podemos hacer en nuestras finanzas personales es la elaboración de un presupuesto,

Un presupuesto realista nos indicará la siguiente información:

  • Cuánto dinero se necesita para vivir
  • Los gastos esperados, y en consecuencia, aquellos gastos que podremos reducir y eliminar, replanteando los planes de acción.
  • Cuándo se necesitará dinero para esos gastos.

Con esta información, podremos no solo planificar el ahorro, en caso que nuestros ingresos sean mayores a nuestros gastos, sino también planificar las inversiones que podremos realizar con esos ahorros, para que el dinero ahorrado genere una rentabilidad hasta su uso.

Un ejemplo claro de esto es ahorrar con un objetivo, ya sea un viaje, comprar un auto o cualquier otro bien. Mes a mes iremos ahorrando, de acuerdo al presupuesto generado. Nosotros sabemos, de acuerdo a él, cuando llegará el día en que usemos el dinero, ya sea la fecha del viaje o la fecha aproximada donde compraremos el nuevo carro. Entonces, lo ahorrado mes a mes podremos tenerlo invertidos en instrumentos (los más comunes, por ejemplo, depósitos a plazo), cuyo vencimiento siempre sea menor a la fecha de uso del dinero. A esa fecha, los ahorros habrán generado una rentabilidad con la que ganaremos más dinero.

 

Como elaborar un presupuesto

Para hacer un presupuesto se debe tener en cuenta l siguiente información:

  • Una lista de los ingresos mensuales.
  • Una lista de los gastos fijos cada mes.
  • Una lista de los gastos que varían cada mes.
  • Definir las fechas de los gastos e ingresos
  • Un cálculo de la diferencia entre gastos e ingresos.
  • Un objetivo de ahorro realista, y probables colocaciones del mismo

Una vez que tengamos toda la información, volcarla a planillas de excel donde, a simple vista, podremos ver el dinero que tendremos disponible y la fecha de los gastos, y en virtud de ello, poder programar las inversiones.

Para elaborar un buen presupuesto hay que:

  • Clasificar los gastos para ver en qué se va a gastar, diferenciando los gastos inevitables de los que no.
  • Calcular variantes importantes, como cambios de moneda, intereses recibidos por inversiones, intereses pagados por créditos variables.
  • Hay que definir muy bien las prioridades, maximizando el ahorro por sobre todas las cosas.
  • Tener en cuenta un fondo de emergencias, para cubrir imprevistos, que se conformará por una parte del ahorro mensual hasta llegar a un nivel que cubra el imprevisto que puede ocasionarse. Este fondo lo debemos separar de la cuenta "Ahorro", y se lo puede invertir a plazos cortos renovables.
  • Programar una revisión del presupuesto cada x meses.

 

Como hemos indicado el ahorro es un hábito indispensable para gozar de buena salud y libertad financiera en el futuro, pero hay que dejar claro que no es fácil cuando no se tiene la costumbre, al principio puede resultar complicado. Pero esta resistencia se va venciendo poco a poco y conseguiremos un hábito de ahorro bien definido. ¡No te lo pienses más!

 
 
¡Sé el primero en comentar!
Comentar