Hay quienes quieren más alza de impuestos. Grave error

Hay quienes quieren más alza de impuestos. Grave error

Ante el aumento de la obesidad y sobrepeso que padecen el 70% de los mexicanos, el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) solicitó a la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados aplicar estrictamente la regulación que prohíbe la venta de alimentos chatarra en escuelas, pero fue más allá y solicitó también que se suban aún más los impuestos a productos procesados.

Juan Rivera Dommarco, quien está al frente del INSP asegura que los mexicanos viven en medio de un ambiente “que promueve la obesidad e interfiere con una alimentación sana, ya que es más fácil tomar refrescos que agua”. Aseguró también que sin duda la educación es importante para combatir esta tendencia, sin embargo es insuficiente debido a que no hay disponibles alimentos frescos y asegura que sigue habiendo mayor oferta de comida chatarra.

El funcionario argumenta que otro factor que afecta la posibilidad de alimentarse con una dieta balanceada es la falta de recursos que sufren millones de familias que se encuentran sumidas en la pobreza, y ahí “la publicidad es quien educa a este sector y no hay campañas desde el gobierno que contrarresten este impacto”.

El Instituto Nacional de Salud Pública propuso dos siguientes medidas:

  • Sugirió restricciones publicitarias.
  • Que la industria no participe en el diseño de regulaciones.

La asociación el Poder del Consumidor, se unió a los reclamos y en nombre de su representante Alejandro Calvillo, señaló que el etiquetado en este tipo de alimentos es engañoso y confuso.

Calvillo reclama que en la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) solamente existen tres funcionarios que son quienes definen los formatos y contenidos de las etiquetas informativas de los productos, pero el problema es que dos son abogados y uno especialista en medio ambiente, por lo que demanda que sean expertos quienes evalúen las etiquetas.

Sin embargo, hay algo que olvidan estas dos instituciones: la experiencia en otros países ha indicado que subir el precio a los productos no impide su consumo, más bien genera migración a otras marcas, por ejemplo en refrescos y cigarros. La otra cosa es que esto podría abrir la puerta para querer hacer lo mismo en el caso de las drogas legales (alcohol y cigarros) y en un país tan corrupto como México, ello puede significar que los consumidores busquen estos artículos en el mercado negro, o bien que distribuidores pequeños como tiendas y misceláneas o incluso antros y bares se surtan con proveedores ilegales, contribuyendo con ello a convertir este asunto en un problema de salud pública.

El otro error es el no contemplar el aspecto económico, pues subir impuestos en un momento en que México no la pasa bien en el consumo interno es un gran error. La medida golpearía a los empresarios, quienes al final podrían decidir despedir a trabajadores para solventar gastos en nóminas, aspectos operativos, así como la carga social (pagos en seguridad social, créditos Infonavit, etc.) lo cual generaría mayor desempleo con sus negativas consecuencias.

En general no es buena época para proponer alza de impuestos, pues el sector económico lo resentiría y el aspecto electoral también se vería perjudicado, pues ¿quién votaría por alguien que busca “quitarle más” a las personas?

Honestamente no creo que por ahora algún grupo de políticos entre todos los legisladores lleve a cabo esto, pues el próximo año es electoral en México y los partidos saldrán a buscar votos, no a alejarlos.

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!