¿Crisis fiscal? Hacienda y diputados quieren revivir el cobro de la tenencia en México

Aunque es demasiado pronto para afirmarlo, hay datos que sugieren que al gobierno de Andrés Manuel López Obrador se le podría venir una crisis fiscal en el corto plazo si es que el presidente no toma a tiempo medidas para corregir esa tendencia. La Secretaría de Hacienda sabe que esto podría suceder y ello explicaría por qué en abril estaba considerando revivir el cobro de la tenencia en México, ¿la razón? aumentar la recaudación para que la federación cuente con el dinero suficiente que le permita ejercer sus planes y programas de gobierno. Ahora se suma a esta "tentación" la Cámara de Diputados, por medio de la Comisión de Presupuesto liderada por el partido Morena (Movimiento Regeneración Nacional), que ha propuesto cobrar en todo el país este impuesto para el año 2020.

Regresaría pago tenencia

 

La idea del partido del presidente es que el próximo año todos los estados cobren una misma cantidad por concepto de tenencia (aún no definida) y sólo habría incentivos para los automóviles amigables con el medio ambiente, entre ellos los híbridos, los cuales solo poseen un puñado de personas y empresas. Cabe decir que esta propuesta no ha sido bien vista por la población principalmente de la Ciudad de México, donde recientemente todos los autos entran obligadamente al programa Hoy no circula (de nuevo todos menos los híblrdos), donde ya no se podrá circular en solitario en ciertas vialidades y a determinadas horas y además ahora se les va a cobrar tenencia.

 

Riesgos de revivir el cobro de la tenencia en México

Los diputados dicen que revivir el pago de la tenencia permitiría recaudar entre 120 mil y 130 mil millones de pesos por año, anuales, pero a diferencia del pasado esta vez proponen que este impuesto sea cobrado por la federación, que a su vez regresará ese dinero a estados y municipios con un candado: que será solamente para que sea invertido en obra pública.

 

Aquí el otro problema es que Hacienda está supervisando la asignación de recursos en prácticamente todo el país, por ello el flujo de dinero ha sido sumamente lento en lo que va de la presente administración. Esta falta de fluidez en los recursos públicos fue lo que hizo que el anterior director del Instituto Mexicano del Seguro Social renunciara a su cargo, pues aseguró que al no tener condiciones operativas para cumplir las taras del IMSS se hacía a un lado. Esto mismo podría ocurrir con el dinero de la tenencia, es decir que sea muy lenta la entrega del dinero a estados y municipios o que de plano el dinero “se pierda” en el camino.

 

Bajo dinamismo económico, menos cobro de impuestos

Desde hace unas semanas, existen datos concretos que registran que la gente no está gastando lo suficiente, a pesar que han manifestado tener mayor confianza en el actual gobierno y a pesar que creen que económicamente “vivirán mejor”.

 

Lo anterior es un factor que abona a ir poniendo al gobierno poco a poco en un jaque fiscal: a menor gasto de la población se registra una menor compra de mercancías, las cuales levan implícito un cobro de impuestos, y a menor pago de impuestos menor recaudación para el gobierno, dinero que necesita para ejercer sus compromisos con la población. Por esta falta de dinamismo económico es que ahora se está contemplando revivir el cobro de la tenencia vehicular.

 

¿Y por qué precisamente se quiere cobrar de nuevo este impuesto?

Por al menos dos razones:

La primera es que regresar el cobro de la tenencia representaría miles de millones de pesos de ingresos para Hacienda.

 

La segunda es que técnicamente el traer de vuelta el cobro de la tenencia no representaría un impuesto nuevo, es solo “revivir” uno que ya existía, algo que está administración podría tratar de darle la vuelta con retórica para afirmar que sigue estando acorde a lo prometido en la campaña de AMLO, quien dijo que su administración no “inventaría nuevos impuestos”.

 

La Secretaría de Hacienda y la Cámara de Diputados (quienes hicieron esta propuesta) justifican implementar esta medida argumentando que por recaudación México apenas logra el 13% del Producto Interno Bruto (PIB), porcentaje “relativamente bajo” si se compara con lo que otros países de América Latina obtienen por esta vía. Según Hacienda,  volver a aplicar este gravamen significaría “ayudar al gasto público de los estados”.

 

Así como en tiempos de Peña Nieto se habló de las llamadas reformas estructurales, está administración tendría que estar contemplando llevar a cabo una reforma tributaria que ejecute cambios fiscales para hacer una recaudación más eficiente, sin embargo este tema al tener implicaciones políticas no podría prosperar y tal vez acabe sucediendo lo de siempre: que los cautivos de haciende sean quienes paguen los impuestos, cuando lo que se requiere realmente es ampliar la base fiscal, es decir que paguen los impuestos que deben pagar los grupos que por años no lo han hecho.

 

 

¡Sé el primero en comentar!