No me refiero en específico a algún producto financiero en particular.
No, me refiero a un correcto plan en el cual puedas dejar de trabajar sin dejar de mantener tu actual estilo de vida. Y es que el dejar de trabajar ocurrirá, tal vez más pronto de lo que esperas.
Cuando hablo del retiro laboral me refiero a la etapa de vida en la que ya no quieres trabajar o ya no puedes hacerlo (por las circunstancias de la salud, el físico o las oportunidades).
¿Te has puesto a pensar que motivos son los que te pueden alejar de tu actividad profesional productiva?
Hay varios elementos:
1. La invalidez: Si pensamos que a nosotros no nos pasará porque cuidamos de nuestra salud, déjame decirte que hay eventos como los accidentes ya sea laborales o no, así como las condiciones físicas relativas a una enfermedad grave que puede ser ocasionada por descuidos, por el ambiente mismo o por alguna de esas malas herencias.
2. La vejez: Eventualmente las oportunidades se reducen con la edad. Más empresas en crecimiento prefieren la juventud a la experiencia, porque pueden adaptar mejor sus pagos a personas que apenas empiezan su vida profesional a personas que hoy, por su experiencia, cotizan mejor sus capacidades laborales (y es justo).
3. El fallecimiento prematuro: Bueno, aquí afectamos a nuestra familia que depende de nuestros ingresos para mantener una buena calidad de vida, y es como si cayéramos en un retiro, donde ellos serán los que pagarán las cuentas.
Ahora imagina que ocurra uno de estos eventos, y luego otro... ¿Lo soportará nuestra economía actual y nuestros ahorros acumulados por varios meses o años? ¿Estamos ahorrando? ¿Conocemos los derechos de seguridad social que actualmente tenemos? ¿Tengo aún derechos de seguridad social si actualmente trabajo por mi cuenta o soy dueño de una empresa?
Preguntas que se pueden atender a tiempo si somos previsores.
¿A qué edad te gustaría dejar de trabajar por necesidad?
La correcta planeación permite que logres una libertad financiera que solo ocurre con un pequeño porcentaje de la población. Y esto porque estamos viviendo al día a día sin tomar en cuenta que el retiro algún día va a ocurrir.
En mi recomendación de productos financieros, prioriza planes de ahorro con seguro de vida e invalidez, con valores garantizados y además que te den la flexibilidad de adaptarse a tu necesidad y posibilidad actual, la cual cambiará si empiezas a los 20's, 30's o 40's. 
Si estás por encima de los 50's tienes un reto importante para no caer en la carencia y necesidad económica que tal vez tu familia tenga que sostener, ya que difícilmente los apoyos gubernamentales contributivos y/o no contributivos te servirán en esa etapa de vida.
Recuerda que el retiro tal vez sea la etapa más larga de tu vida, de ahí que:
-Retírate del trabajo, pero no de la vida.- M.K. Soni.

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!