Rankia México Rankia Argentina Rankia Brasil Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Czechia Rankia Deutschland Rankia España Rankia France Rankia Indonesia Rankia Italia Rankia Magyarország Rankia Netherlands Rankia Perú Rankia Polska Rankia Portugal Rankia Romania Rankia Türkiye Rankia United Kingdom Rankia USA
Acceder

PPR vs Afores ¿Cuáles son las diferencias?

En esta nota hablaremos de estas dos opciones de ahorro para la jubilación que existen en México, cuál surgió primero y en que se diferencian una de la otra. 

Los Planes Personales de Retiro – PPR y las Administradores de Fondos para el Retiro - Afores son dos opciones de ahorro para la jubilación en México, siendo las más antiguas las Afores, como veremos más adelante.

También haremos un breve repaso sobre la necesidad de existencia del ahorro para la jubilación, así como las ventajas de una y otra opción de ahorro

¿Qué son las Afores y cómo surgen?


Una Afore es una institución financiera privada que se encarga de administrar los fondos para el retiro de los trabajadores. Esta administración la hace a través de cuentas personales que asigna a cada trabajador, en las que se depositan las aportaciones realizadas tanto por el trabajador, como el patrón y el gobierno.

A finales de los 80’s el sistema de pensiones en México se encontraba bajo la administración del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y del Instituto de Seguridad y Servicios de los Trabajadores del Estado (ISSTE). Se trataba de un esquema de reparto y beneficios definidos, en el que las aportaciones de los trabajadores activos costeaban parte importante de la pensión de los trabajadores retirados.

Sin embargo, en los 90’s se vio que el sistema de pensiones en México enfrentaba grandes retos derivados del incremento de la esperanza de vida y también por la disminución de la tasa de natalidad, lo que ocasionaba que el número de trabajadores activos fuera menor al número de retirados, lo que impactaba al fondo disponible para cubrir el pago de las pensiones futuras.

Resultado de ello, en 1996 se presentó una iniciativa que permitiera cambiar el esquema actual por uno que fuera financieramente sostenible y en 1997 entró en vigor un nuevo esquema de pensiones operado por las Afores y regulado por la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (CONSAR).

Las Afores funcionan de la siguiente manera:

  1. Te registras en una Afore y te abren una cuenta única y personal, “cuenta individual”
  2. Si tardas más de 6 meses en elegir una, el sistema te asigna una para que sigas obteniendo rendimiento sobre las aportaciones
  3. En ella se acumulan las aportaciones que periódicamente se depositan por parte del patrón, gobierno y trabajador calculada con base en tu salario base de cotización
  4. El patrón aporta el 2% por concepto de retiro y 3,15% por cesantía; el empleado aporta 1,125% de su salario base por cesantía; el gobierno aporta 0,225% por cesantía también, más una cuota social adicional por cada día de salario cotizado topado para los trabajadores que ganen hasta 15 veces el salario mínimo.
  5. Cuando la Afore recibe las aportaciones las invierte a través de Sociedades de Inversión Especializadas en Fondos para el Retiro (Siefores), y que desde 2019 se agrupan dependiendo de la edad de los trabajadores y se invierten con una perspectiva de fecha de retiro
  6. La Afore invierte en mercados financieros nacionales e internacionales, tanto de deuda como capitales
  7. Esas inversiones están reguladas por la CONSAR

Según la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera dl 2021, de 32,7 millones de personas de 18 a 70 años, el 57,9% no contaba con una Afore; solo el 39,1% tenían una cuenta de ahorro para el retiro (Afore), mientras que únicamente el 5,7% realizaba aportaciones voluntarias y el 3% no sabía si tenía una Afore.

¿Qué son los PPR y cómo surgen?


Mientras que las Afores tienen su origen en la ley de pensiones respaldadas por el IMSS, los PPR nacen de la Ley del Impuesto Sobre la Renta, siendo regulados por la SHCP, principal autoridad financiera del país. 

Un Plan Personal de Retiro, o PPR, es una cuenta de inversión que permite a los particulares ahorrar para su retiro. Que, además de guardar parte de tu salario mensualmente para cuando llegue el momento, contarás con beneficios fiscales, ya que es un producto financiero deducible de impuestos.  Cabe recordar que las aportaciones complementarias y voluntarias realizadas se pueden deducir en la declaración de impuestos, proporcionando beneficios fiscales según la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef). 

Surgen como complemento a las Afores, que en realidad invierten de acuerdo el perfil del individuo, pero tomando muy poco riesgo, mientras que los PPR, que son complementos a las Afores, puedes elegir tu plan dependiendo de tus necesidades y posibilidades, ya que tú decides cuanto aportas, con que periodicidad e incluso cuánto riesgo estás dispuesto a asumir, ya que a mayor riesgo – mayor rendimiento a largo plazo.

¿Qué diferencia hay entre un PPR y una Afore?


En México, los Planes Personales de Retiro (PPR) y las Administradoras de Fondos para el Retiro (AFOREs) representan dos alternativas distintas para la planificación de la jubilación. Los PPR ofrecen un enfoque más personalizado para el ahorro, típicamente con la asesoría de un profesional financiero, mientras que las AFOREs son cuentas individuales de pensiones gestionadas por instituciones financieras mexicanas.

En el caso de las AFOREs, los trabajadores invierten sus ahorros, y la empresa u organización con la que colaboran está obligada a realizar aportaciones también. En contraste, con los Planes Personales de Retiro, eres tú quien determina la combinación de fondos más apropiada según tus expectativas y tolerancia al riesgo.

Ambas opciones tienen beneficios asociados, por lo que es crucial comprender a fondo cada una antes de tomar una decisión:

AFORE

Plan Personal de Retiro

Se basa en el Régimen de la Ley 97 del IMSS

Se basa en la Ley del Impuesto Sobre la Renta (LISR)

Las contribuciones realizadas por default (parte de tu sueldo aportada por tu jefe) son muy pequeñas, lo que resulta en pensiones pequeñas

Tú defines y controlas tu aportación, por lo que hay un potencial de ahorro mayor

Tu ahorro está en pesos mexicanos

Puedes tener alternativas con monedas históricamente más fuertes que el peso mexicano, como el dólar

Debes cumplir requisitos, entre ellos un mínimo de semanas cotizadas

No existe el concepto de semanas cotizadas

Dependes de factores que no dependen de ti, como que tu patrón te dé de alta en el rango de salario correcto

Tendrás mayor libertad para controlar tu plan

No puedes decidir en qué se invierte tu dinero

En muchos PPR es posible elegir en qué invertir de acuerdo con tu perfil de riesgo

Cada trabajador tiene una cuenta individual y te puedes cambiar de administrador

Puedes tener varios PPRs y traspasar entre ellos

No es deducible en tus declaraciones

Tendrás la oportunidad de deducir hasta el 10% de tus ingresos brutos anuales hasta 5 UMAS en tu declaración del IRPF 




Los PPR son una gran alternativa de inversión ya que nos brindan beneficios más allá de las Afores como:

  • Rendimientos mayores
  • Posibilidad de elegir (en muchos casos) la moneda de contratación ya sea pesos, UDIS (pesos inflacionados) o dólares, mientras que en las afores son sólo pesos.
  • Puedes incluir un seguro de vida, en las Afores no
  • También puedes incluir en tu PPR rentas vitalicias, en las afores no
  • Y puedes incluir protección en caso de enfermedades graves, cirugías y hospitalización en las Afores ninguno.

Ventajas de tener un PPR


Las ventajas derivadas de contar con un plan personal de jubilación abarcan desde la capacidad de tener un control directo sobre la inversión de tus fondos hasta la posibilidad de obtener rendimientos superiores en comparación con una pensión convencional. Aquí te presentamos algunas ventajas adicionales:

  • Jubilación digna: tienes la oportunidad de construir el ahorro necesario para mantener un nivel de vida similar al que disfrutas actualmente, o lo más parecido posible.
  • Ahorros deducibles: tendrás la posibilidad de deducir hasta el 10% de tus ingresos brutos anuales.
  • Retiro a los 65 años: mediante un Plan Personal de Retiro podrías retirarte a los 65 años. En caso de sufrir incapacidad total y permanente, tendrás la flexibilidad de retirar tus fondos en cualquier momento sin retención fiscal.

Seguramente te preguntas si puedes hacer retiros anticipados, y vale la pena que tengas en cuenta que los PPR están diseñados para cubrir objetivos de ahorro para el retiro, es decir 65 años.

Sin embargo, en caso de que solicites un retiro antes de ese plazo, la institución financiera donde tengas el PPR te aplicará una retención del 20% del monto retirado antes de los 65 años exigido por el SAT, excepto en caso de incapacidad o invalidez permanente. 

Y hablando de deducciones, el beneficio de un PPR es que 

  • tanto los fondos como los rendimientos que se generen serán libres de retenciones

Así que, si piensas optar por este instrumento, los expertos recomiendan que destines hasta el 10% de tus ingresos mensuales, ya que es lo que te puedes deducir de tu sueldo bruto anual, con un tope de 5 UMAS elevadas al año (unos 189,222 pesos).

Veámoslo con un ejemplo:

Fuente: Fintual
Fuente: Fintual


Y con ese ahorro en impuestos de 10,518 pesos podrías irte de viaje a Nueva York y te sobraría dinero, incluso viajando en temporada alta:





Además, podrías obtener rendimientos más atractivos e incluso en algunos casos garantizados, dependiendo del instrumento de inversión que incluya tu PPR y, por otro lado

Requisitos para abrir un PPR


No importa la etapa de la vida en la que te encuentres; nunca es tarde ni temprano para iniciar tu Plan Personal de Retiro, sin embargo, es necesario ser mayor de edad, es decir, a partir de los 18 años. 

Lo podrán contratar tanto los trabajadores independientes o freelance, emprendedores o dueños de negocios y los trabajadores por cuenta ajena. 

Se requiere presentar:

  • Copia o comprobante de domicilio
  • Copia de tu RFC y CURP
  • Copia de una identificación oficial vigente (INE/IFE o Pasaporte).

Y con ello y habiendo elegido entre aquellos PPR que mejor se ajusten a tus necesidades (aportaciones únicas o periódicas y por rentabilidad *aunque las rentabilidades pasadas no son reflejo de las futuras), hay algunos que se pueden contratar online o presencial.

Hay que comentar que hay PPR que puedes cambiar de una institución a otra, pero es recomendable que lo verifiques a la hora de contratación. 

Lo que, si no puedes es transferir tu Afore e un PPR, a pesar de que sean instrumentos parecidos, pero se gobiernan por leyes diferentes e incompatibles. 

Instituciones que ofrecen Planes Personales de Retiro

Diversas instituciones financieras ofrecen PPR. Al evaluar opciones, es esencial investigar y comparar tasas de rendimiento, comisiones y beneficios adicionales que pueden ofrecer. El Servicio de Administración Tributaria (SAT) enlista las  instituciones que ofrecen el Plan Personal de Retiro, y que aquí te mostramos a  algunas, aunque hay cerca de 50:




¿Por qué es importante el ahorro para el retiro?


El ahorro es fundamental para contar con un respaldo económico. Muchas personas no planifican adecuadamente su retiro, lo que genera dificultades económicas, una disminución del nivel de vida o un regreso a la fuerza laboral una vez que llegan a la jubilación. 

Evitar esta situación requiere tener una comprensión firme de cómo es tu plan personal de retiro y si es adecuado para cubrir tus gastos proyectados.

Es crucial iniciar la planificación del retiro en las etapas tempranas de la vida, pero incluso si te acercas a la jubilación, aún puedes tomar decisiones financieras prudentes para alcanzar tus metas, con la guía de asesores financieros expertos.

Un elemento esencial para considerar son los costos asociados con la atención médica después de jubilarte. Aunque mantengas un estilo de vida modesto, los gastos médicos seguirán siendo una variable importante. Si tu jubilación está a la vuelta de la esquina, aún puedes empezar a ahorrar para hacer frente a los futuros gastos médicos.

Adicionalmente, dado que los costos de atención médica aumentan anualmente y las personas viven más tiempo, es esencial no solo aumentar tus ahorros para la jubilación, sino también considerar cómo la longevidad impactará en tus costos de atención médica.

Conclusión


No importa como visualices tu vida durante la jubilación, ahora es el momento de desarrollar un plan financiero que aproveche al máximo tus recursos. 

Un plan sólido alineará mejor tus expectativas con la realidad y te ayudará a garantizar que tu dinero dure durante tus años de jubilación
Un plan de retiro debe basarse en tus necesidades y objetivos específicos. Tener un PPR es esencial, tanto para tu tranquilidad como para tu seguridad financiera a largo plazo
Recuerda que la contratación de un PPR, así como alguna de sus alternativas, es posible tanto si cuentas con una AFORE como si no la tienes, pero además te ofrece la posibilidad de aprovechar beneficios fiscales que pueden traducirse en ahorros significativos en impuestos.

Y, al trabajar con profesionales experimentados en finanzas personales, podrás establecer las bases sólidas e inteligentes que necesitas para prepararte adecuadamente para tu vejez. Tus fondos en la Afore solo alcanzarán a cubrir entre un 30% y 50% de tu sueldo, por eso es importante que tengas un ahorro que complemente ese ahorro de la Afore, siendo necesario tener un PPR.



¿Listo para vivir una experiencia financiera inolvidable?

Regístrate ahora de forma gratuita en la Rankia Markets Experience 2024 y no te pierdas este gran evento repleto de ponencias de alto valor y oportunidades para el networking con grandes perfiles del sector. ¡Te esperamos!

  • Planes Personales de Retiro (PPR)
  • Afores
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!
Sitios que sigo