Fideicomiso contra Seguro Educativo, ¿cuál es mejor?

Con todo y que en México es todavía más extendido el conocimiento de un seguro educativo para garantizar la educación de los hijos (y vamos que penas un puñadito contrata alguno), es todavía más desconocido el uso de un fideicomiso para este mismo fin. Acontinuación veremos las ventajas y desventajas de uno y otro, para que de acuerdo a tu estilo de vida y necesidades, contrates aquel que te convenga más.

 

fideicomiso seguro educativo

 

Según el INEGI, en México 2.2 millones de adolescentes dejan la escuela por falta de dinero, y justamente contar con fondos para pagar la escuela es una de las grandes preocupaciones de los padres. Para solventar esa necesidad existen productos financieros que garantizan que los hijos cuenten con dinero suficiente para pagar su educación, se trata de los fideicomisos educativos y los seguros educativos, en seguida te diremos en qué consisten cada uno de ellos porque aunque comparten algunas cosas la realidad es que tienen diferencias muy importantes.

 

 

Seguro educativo - ¿Qué es?

Lo primero que debes saber es que se trata de un producto financiero y es parecido a un plan de ahorro. Este tipo de seguros son relativamente más conocidos y el dinero se usa para garantizar que el hijo o hija continúe estudiando el nivel superior.

 

¿En qué se ahorra o invierte en un seguro educativo?

Cuando contratamos un seguro de este tipo con una aseguradora, esta nos debe asesorar para elegir si queremos invertir en pesos, dólares o unidades de inversión (UDIS).

 

Aquí la recomendación general que hacen (y que es el discurso de la labor de venta) es que contemples que, como se trata de un ahorro a mediano o largo plazo, debes considerar la inflación (que es lo que le resta valor al dinero cada año) y si es que podría haber devaluación de la moneda, justo esta es la razón por la cual casi siempre te van a aconsejar que ahorres mensualmente un equivalente en dólares, por ejemplo, que destines 50 dólares mes a mes, y aquí la desventaja es que si nuestro peso pierde valor ante el billete verde sigues obligado a cubrir esa cantidad y ello podría sacarte de balance en algún momento porque tus pago mensuales subirían.

 

¿Cómo son los pagos del seguro educativo?

Se les conoce como primas, las cuales pueden pagarse de manera mensual, trimestral, semestral o hasta anual dependiendo de lo que elijas, pues hay quienes por ejemplo prefieren pagar la cuota por año con algún dinero que reciban seguro cada 12 meses.

 

¿Cuáles son los costos de un seguro educativo?

Todos te cobrarán un porcentaje como interés, así que es conveniente que compares antes de contratar alguno.

 

Para fijarte el precio de este producto, las aseguradoras consideran por parte del contratante lo siguiente:

 

  • Estado de salud.
  • Tipo de persona.
  • Estilo de vida.

 

De modo que si por ejemplo eres fumador y tienes enfermedades importantes, el monto de la prima seguramente quedará más alto.

 

¿Cuándo debe contratarse un seguro educativo?

Lo más recomendable es comenzar a ahorrar cuando el hijo es pequeño, pues así las primas quedan reducidas. Si por el contrario se ahorra cuando el hijo ya está en secundaria o preparatoria por ejemplo, las mensualidades serán más altas para poder alcanzar a cubrir el moto asegurado. Generalmente los plazos son entre 15,18 y 22 años, casi como una hipoteca por lo cual se trata de un compromiso importante y a largo plazo, aunque sin duda es mejor y más cómodo pagarlo a más años.

 

seguro fideicomiso educativo

Fideicomiso educativo - ¿Qué es? - diferencias con el seguro educativo

También se trata de un producto financiero pero además es un instrumento jurídico que tiene estas características:

 

  • Flexibilidad para realizar operaciones en beneficio de la educación del hijo o hija.
  • Debe estar operado por un banco (que es el fiduciario) el cual se encarga de captar, custodiar, administrar e invertir tus aportaciones para que estas generen intereses.
  • Una de sus principales características y diferencias con el seguro educativo es que el periodo de aportación es menor y esto hace que sea más fácil manejar este ahorro a largo plazo.
  • Por tener como objetivo la educación, los intereses ganados por este tipo de fideicomisos no pagan Impuesto Sobre la Renta (ISR); cosa que otro tipo de inversiones sí pagan (como el ahorro en un seguro educativo).
  • Un fideicomiso educativo da más libertad al momento de ahorrar y con esa libertad puedes calcular el precio de la universidad que elijas, pues una vez que tienes el panorama del costo de la educación sobre ese se calculan las aportaciones. El seguro educativo por lo regular no es muy flexible en esa parte ya que muchos de ellos se fijan desde el momento que de firma el contrato.
  • Algunos fideicomisos educativos tienen acuerdos con universidades nacionales o hasta extranjeras de los cuales puedes sacar provecho.

 

En general recomiendo más el fideicomiso educativo que el seguro educativo, pues tiene mejores beneficios fiscales y de ahorro en comparación al seguro educativo, Como sea para ambos casos es aconsejable hacer lo siguiente antes de contratar alguno de estos instrumentos:

 

  1. Primero que todo haz un presupuesto, pues se trata de un compromiso a largo plazo que resta dinero a tu presupuesto familiar.
  2. Compara precios, características, requisitos, beneficios y restricciones.
  3. Pregunta por los pagos y coberturas adicionales.
  4. Pregunta si tienen exención o liberación de pago de primas en caso de invalidez total y permanente por parte de quien paga el seguro. Este punto es importante porque hay personas que han asumido que con invalidez se entrega el dinero y hay muchos casos en lo que no es así y esas personas han perdido la seguridad de pagar la universidad de sus hijos.
  5. Jamás firmes si tienes dudas o no te quedan claros al 100 por ciento todos los detalles de tu póliza o contrato.

 

 

¡Sé el primero en comentar!
Comentar