¿Bono cupón-cero? No es muy llamativo el concepto, porque si lo que queremos es cobrar el rendimiento de un bono con un cupón, lo que menos esperamos recibir es un cupón cero. Pero vamos por partes.

Bono cupón cero

 

¿Qué es un bono cupón cero? Deuda-Renta Fija

 

Es sencillo un gobierno o una empresa necesitando recursos. ¿Qué hacen? Te piden dinero prestado emitiendo un título de deuda. Existen una infinidad de títulos con nombres diferentes, pero una generalidad (principalmente para la deuda gubernamental) es que los nombramos Bonos. Estos títulos tienen principalmente dos características: Tienen un vencimiento y un rendimiento pactado desde un inicio. Los bonos paga un cupón (puede ser semestral o anual) a los tenedores del título. Además, cuando llega la fecha de vencimiento del bono (para lo que pueden pasar meses o años), los inversionistas reciben lo que invirtieron.

 

En su formato más estándar, al monto de una obligación de pago periódica, ya sea semestral o anual, se le conoce generalmente como el cupón y se representa como una tasa de interés. Así, cuando hablamos de que invertimos en un bono a 10 años que paga un cupón del 6% de forma semestral, la tasa se refiere a una tasa anual sobre el monto originalmente emitido, pero como se paga de manera semestral, cada seis meses nos pagaría 3% del principal. Además, en su fecha de vencimiento, recibiríamos de regreso el total de la cantidad que invertimos inicialmente.

 

Bono cupón cero

 

 

¿Y el cupón?

Cuando el inversionista recibe el pago de su cupón, tiene varias opciones, una de ellas es quedarse con el dinero y otra reinvertirlo, pero que no necesariamente vas a poder reinvertir en las mismas condiciones en las que pusiste tu dinero en el bono en un inicio, En México existen Bonos con vencimiento hasta 30 años y en un periodo tan largo las condiciones de mercado cambian mucho, piénsalo un poco: si las tasas de interés son más bajas y deseas invertir otra vez en un bono similar, ya no podrás conseguir la tasa a la que invertiste originalmente.

 

Algunos inversionistas, principalmente los que necesitan ir de la mano con las tasas de interés vigentes y no quieren asumir el riesgo de buscar una nueva oportunidad para poder invertir en las mismas condiciones, ocupan una estrategia más líquida: Todos los recursos, es decir, el capital inicial y el rendimiento que van recibiendo, se invierten a la misma tasa de interés hasta su vencimiento.

 

Bono cupón cero: ejemplos

Los bonos con un cupón cero se adaptan perfectamente para alcanzar éxito en esta estrategia de inversión. Estos Bonos también conocidos en el argot de los títulos de Deuda como bonos emitidos a descuento, no pagan intereses semestralmente o cada año, los intereses se acumulan periodo a periodo, a una sola tasa de interés hasta su vencimiento y se pagan junto con el principal emitido, todo al final.  ¿Te suena familiar? Seguramente sí. Los Certificados de la Tesorería (CETES) son un bono cupón cero.

 

Twitter: @garoarenas

 

¡Sé el primero en comentar!
Comentar