El impacto en la economía global de la Guerra Digital entre E.U. y China

El uso masivo de las tecnologías de la información y la comunicación para la resolución de problemas medioambientales y de movilidad en las grandes ciudades, así como el tráfico de datos que se genera y que se vuelve cada día más frecuente (debido a la interacción entre los usuarios y las aplicaciones inteligentes) mantienen al sector digital como uno de los entornos con mayor potencial de crecimiento (económico y social) a mediano y largo plazo.

 

Bajo éste concepto: las grandes economías mundiales han estado elaborando (desde inicios de la década pasada) prototipos de sistemas de pagos y modelos de negocios que tienen como base el manejo y aplicación de la innovación que las aplicaciones tecnológicas les brindan; movimiento surgido debido al auge que el Bitcoin tuvo a finales de 2017 en su valor de cotización (generado por la especulación masiva) y las expectativas de crecimiento que el activo virtual descentralizado ha sido capaz de alcanzar en aspectos financieros y de comercio exterior en el corto plazo.

 

CHINA Y SU PROYECTO YUAN DIGITAL PARA PAGOS ELECTRÓNICOS

En China, las altas expectativas de crecimiento y desarrollo del sector tecnológico han impulsado a su gobierno a crear una réplica en formato virtual de su moneda e implementar un sistema de pagos electrónicos (“Pago Electrónico de Divisa Digital”) con el fin de aumentar el control sobre su propia masa monetaria en circulación.

Éste activo virtual tiene un valor idéntico al del yuan físico, por lo cual no es considerado como una criptomoneda; con esto, el Banco Popular de China se centra en lograr generar una mayor interacción entre su población y la criptodivisa que con su similar en efectivo (a través de su intercambio comercial  por medios digitales) para que su valor pueda aumentar en el futuro por simple ley de causalidad aunada a la oferta y demanda.

 

LA CRIPTODIVISA DE FACEBOOK Y SU INTERACCIÓN CON LAS MASAS

Desde Estados Unidos y para el mundo, Facebook se ha colocado como una de las plataformas virtuales de carácter social que más usuarios activos logra registrar de manera constante en su base de datos.

El crecimiento exponencial de la red social y la sincronización de su plataforma con otras de carácter financiero se han convertido en las razones principales que han llevado a la corporación a ser la primera en tratar de incursionar en el sector Fintech por medio de activos virtuales para ser puestos en circulación entre el público que frecuente sus aplicaciones digitales.

El proyecto LIBRA de Facebook es una criptomoneda que permite hacer transacciones inmediatas entre la plataforma de Facebook (y/o de sus aplicaciones agrupadas) con alguna otra aplicación de cualquier usuario que así lo requiera, sin intermediarios financieros de por medio, realizando las operaciones en una cartera virtual parte de la aplicación principal y en cualquier parte del mundo; regulada y supervisada por una asociación con sede en Suiza (Libra Association) de la que forman parte 28 grandes e importantes compañías (como Visa, MasterCard, Vodafone, Spotify, PayPal, Uber, entre otras), además de algunos importantes fondos de capital riesgo.

 

A pesar de todo lo anterior mencionado, la posible utilización de esta criptomoneda para el blanqueo de dinero o la posibilidad de que se use para financiar actividades delictivas de todo tipo (incluido el terrorismo) son algunas de las preocupaciones que han impedido que este proyecto se ponga en funcionamiento.

Es por ello que aún no existe un respaldo tan sólido actualmente por parte de autoridades federales para la utilización del activo virtual occidental descentralizado en términos de materia comercial o tributaria.

 

 

 

REFERENCIAS:

 

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!