Hemos dicho hasta el cansancio que este gobierno ha intensificado su fiscalización para aumentar su recaudación, por ello es que ha buscado formas más eficientes para cobrar impuestos hasta en cosas que podríamos pensar que son simples. Por ello es que a continuación te explicaremos por qué no es buena idea pagar tu tarjeta de crédito con efectivo.
 
Pagar tu tarjeta de crédito con efectivo podría traerte un proceso de discrepancia fiscal 
Usar efectivo para pagar crédito puede traer riesgos ante hacienda, pues el Servicio de Administración Tributaria (SAT) podría considerar que ese dinero es un ingreso que no le has informado y puede iniciarte un procedimiento de discrepancia fiscal, es decir, que para la autoridad hacendaria podrías estar ganando más dinero del que declaras y eso puede meterte en problemas.

 

Una de las atribuciones del SAT es rastrear la procedencia del dinero, tanto en transferencia electrónica como en efectivo, entonces si no encuentra que el pago de tu tarjeta se hizo con métodos más rastreables como transferencias bancarias y en su lugar lo hiciste con dinero en efectivo, y como no puede saber si pagaste impuestos por él podría suponer que se trata de ingresos que no declaraste.
 
Esto aplica de igual modo si es sacaste dinero de tu cuenta de nómina y usas una parte para pagar tu tarjeta. Aunque no es seguro que el SAT ponga atención en esta forma de pagar tu crédito, existe la posibilidad de que inicie un proceso de discrepancia fiscal.
 

¿Qué es una discrepancia fiscal?

La ley del Impuesto Sobre la Renta dice en su Artículo 91 que una discrepancia fiscal es cuando a las personas físicas se les comprueba que sus gastos en el lapso de un año son superiores a los ingresos declarados. Es decir, ante una sospecha el SAT podría buscar comprobar que ese efectivo es un ingreso no declarado y así imponer una multa.
 
En estos tiempos en los cuales el gobierno no tiene dinero y ha gastado mucho debido a la contingencia sanitaria, no está de más tener cuidado al momento de pagar con efectivo ciertos servicios. Lo recomendable sería pagar la tarjeta de crédito mediante una transferencia interbancaria porque esto es fácilmente rastreable para el SAT, y mejor los alimentos pagarlos con efectivo.
 



Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!