¿Cómo podría afectar a México la crisis griega?

Antecedentes de la crisis en Grecia

La crisis griega estalló formalmente en 2009, es decir apenas ocho años después de haberse incorporado a la Unión Europea en 2001, desde ese entonces ha provocado especulaciones en el sector financiero mundial y ahora vuelve el debate añejo sobre si es sustentable o no la zona del euro. En América Latina no estamos alejados de ese escenario y una crisis griega podría afectar a México.

                                                                Atenas, Grecia

Lo actualmente ocurrido en Grecia revive viejas dudas sobre la forma en la cual se fundó la Unión Europea basándose en la integración financiera de los países europeos, proceso que inició hace casi medio siglo.

Apenas en 2009 fue cuando ocurrió la última crisis mundial más significativa y ahora que la mayoría de los países lograron recuperarse, se comienzan a ver en el horizonte nuevos peligros que tienen como punto de origen la grave situación financiera griega, pero cabe decir que el origen de la crisis helena se viene desarrollando desde antes de ese fatídico 2009.

Varios expertos en economía y finanzas aseguran que algunos países de la Unión Europea comenzaron a generar alto grado de endeudamiento y uno de ellos fue Grecia, ente ese panorama el país decidió financiar su gasto público con deuda, luego ese endeudamiento se dejó crecer tanto al grado que el gobierno griego no puede pagar los pasivos y ello “contaminó a todo el sistema financiero” y quienes están en la primera fila del contagio son Portugal, España, Irlanda e incluso Italia, además se genera incertidumbre entre inversionistas porque temen que la situación griega se expanda.

El peligro ha sido real y sigue latente, no en vano tanto el Fondo Monetario Internacional (FMI) así como países vecinos de la UE han realizado programas de rescate, ¿con qué intención han inyectado dinero? pues para evitar la propagación. A pesar de esos “remedios” los analistas siguen temiendo que dichas medidas no funcionen y que la estabilidad a la Eurozona se venga abajo.

Han pasado los años y siguen pendientes las respuestas a dos preguntas fundamentales: ¿Grecia puede realmente pagar su deuda? ¿cómo podría Grecia renegociar su deuda?

                                                                  Efecto dominó Grecia

También hay dos principales escenarios que se han manejado como opción desde hace años pero que siguen como detenidos en el tiempo: el primero es que Grecia se deje de postergar lo que parece inevitable y que se declare en bancarrota. Lo negativo de esta decisión es que la crisis se expandiría a Francia, Italia, España y Bélgica porque ahí hay bancos que se debilitarían por la deuda griega.

El otro escenario es que Grecia abandone la eurozona, sin embargo esta decisión involucra el análisis del mercado financiero. La consecuencia de esta determinación sería (según analistas) que otros países además de Grecia deban abandonar la Unión Europea por presiones políticas, ello crearía una crisis en naciones europeas y “hasta un colapso del Euro”.

¿Y esta crisis afectaría a México?

Un puñado de académicos de universidades públicas y privadas en nuestro país asegura que México cuenta con reservas internacionales que le darían fortaleza ante una amenaza de este tipo, sin embargo es necesario diseñar un plan de apoyo para aquellas empresas que  pudieran resultar afectadas, es decir, Grecia no es el problema directo para México, el asunto nos afectará cuando Grecia se vea incapacitado para pagar, ello producirá un efecto dominó en Europa y si se contaminan los países europeos entonces ahí sí nos impactará.

En México hay grandes inversiones de empresas españolas, un claro ejemplo lo vimos a finales del año pasado cuando a raíz del escándalo de la Casa Blanca del presidente Enrique Peña Nieto, se dieron a conocer los contratos que su gobierno le ha dado a grandes empresas ibéricas que se dedican a la construcción, mismas que tendrían que apoyar a sus casas matrices ubicadas en el continente europeo para enfrentar la potencial crisis económica originada en Grecia.

A esto habría que sumar cualquier cosa que suceda en Estados Unidos, pues sabemos de sobra que lo que pasé allá, viaja a México y durante ese trayecto va tomando fuerza.

En 2012 el Deutsche Bank fue más radical al afirmar que “si no se toman soluciones definitivas con la crisis en Grecia, esta propagaría generando problemas aún más grandes que el que se produjo con la quiebra del banco de inversión Lehman Brothers en septiembre de 2008”.

En medio de todo este asunto la clave para nuestro país (y en sí para América Latina) es estar muy al pendiente de lo que suceda España si es que la algo explota en Grecia, puesto que la península ibérica es uno de los países europeos que más invierten en México, como ejemplos tenemos a las empresas constructoras OHL (la más beneficiada), FCC, Sacyr, Acciona, ACS o Isolux Corsan que ya tienen proyectos en nuestro país y algunas de ellas en otras naciones de América Latina. Tan sólo en México el presidente Peña Nieto anunció planes de inversión en construcción que representan alrededor de 460 mil millones de euros.

Otro ingrediente son los bancos, puesto que dos de ellos están entre los más importantes en México y tienen su origen en España: Bancomer y Banco Santander. 

@misael_d_mora

¡Sé el primero en comentar!
Comentar