Rankia México Rankia Alemania Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Colombia Rankia España Rankia Italia Rankia Perú Rankia Polonia Rankia Portugal Rankia USA
Acceder
Ahorra agua es una forma de contribuir con el medio ambiente, proteger los recursos naturales para las generaciones futuras y ahorrarnos dinero en la factura mensual. El agua es uno de los recursos más importantes en el mundo, y su uso consciente se hace cada vez más necesario. Es por ello que te mostraremos brevemente algunas de las cosas que puedes hacer para ahorrar agua en el hogar, el colegio, el sitio de trabajo o donde quiera que estés. 


Alrededor de un tercio de la humanidad no tiene acceso a agua limpia, y en muchos casos las personas deben recorrer largas distancias para obtenerla. Es por ello que si abres el grifo y tienes agua, eres muy afortunado. Y si quieres que tus hijos y nietos sigan disfrutando de este privilegio, es necesario comenzar a consumirla de forma eficiente. Estos son algunos consejos que te pueden ser útiles para ahorrar agua. 

Toma duchas rápidas

No hay duda que tomar una ducha, en especial cuando acabamos de llegar de la calle o el día es caluroso, es muy relajante y a veces quisiéramos quedarnos varios minutos. Pero recuerda ser consciente y reducir tu tiempo en la ducha. Cierra el agua si no la estás usando y si el chorro es potente, solo ábrela a la mitad. 

No dejes correr agua limpia

Mientras te afeitas, te lavas las manos, lavas los platos, te cepillas los dientes o lavas la ropa, hay lapsos de tiempo en que el grifo puede quedar abierto sin estarlo usando. Evita que eso ocurra cerrando la llave cuando no la estés usando. Incluso si son unos pocos segundos, si sumas toda esa agua que corre sin uso, te sorprenderá ver cuánto aumenta el consumo. Sé consciente y ayuda a los demás miembros de la familia a serlo. 

Por ejemplo, para cepillarte los dientes es más que suficiente usar un litro de agua, pero si mantienes el grifo abierto todo el tiempo puedes llegar a gastar hasta tres y cuatro litros, un desperdicio de agua limpia y un golpe a tu bolsillo. 

De igual forma, si el agua de la tubería está caliente, no la dejes correr solo para esperar la que esté más fresca. Puedes aprovecharla en un recipiente y simplemente darle otro uso. 

No uses el inodoro como papelera

Además de obstruir las tuberías, lo que implicaría gastar luego en un plomero, tirar papel higiénico por el inodoro puede hacerte gastar más agua, ya que es probable que tengas que halar la palanca dos veces. Usa una papelera y cambia regularmente la bolsa. 

Repara las fugas

Las fugas en las tuberías es algo que debes evitar para ahorrar agua. Si tienes botes de agua, repáralos inmediatamente, no solo porque desperdicias agua, sino porque el problema se puede agravar y hacerte gastar más dinero del que inicialmente necesitas para solucionar el problema. Una de las más frecuentes es la del tanque del inodoro, o las tuberías en el patio. 

Úsalos llenos

Nos referimos a la lavadora y el lavavajillas. Evita usarlos a la mitad o menos de su capacidad, de esta forma ahorras agua y electricidad. Y ya que mencionamos este recurso, te invitamos a que le eches un vistazo a este artículo, donde te mostramos lo fácil que puede ser ahorrarte unos pesos en la factura de electricidad: ¿Cómo ahorrar en energía? 10 consejos. 

No riegues las plantas si no es necesario

Muchas personas disfrutan de cuidar su jardín, tener flores o árboles frutales, y esto es excelente. Si eres uno de ellos, recuerda que no es necesario regar las plantas si ha llovido. Parece algo muy lógico, pero puede que lo hagas de forma automática y simplemente pases por alto que tus plantas ya están perfectamente regadas cuando ha llovido. 

Otro punto importante, que además te ayudará a cuidarlas mucho más, es que las riegues en las primeras horas del día, incluso cuando aún no ha salido el sol, o bien cuando ya se ha ocultado. Esto permitirá que la planta aproveche cada gota, y que no se evapore rápidamente. 

Usa aireadores y reductores de caudal

Los aireadores de agua son dispositivos que se adaptan a la boquilla de los grifos y permiten que el agua se mezcle con el aire, ayudando a que se disperse y abarque un área más grande y, además, dando la sensación de un abundante caudal. Pero en realidad, representan un ahorro de entre 40% y 50% en el consumo de agua. Y lo mejor es que estos pequeños aditamentos son muy baratos y puedes conseguirlos en casi cualquier ferretería. 

Aprovecha el agua al máximo

Puedes usar varias técnicas para aprovechar el agua y usarla de forma eficiente. Por ejemplo, lava tu auto con tobos en lugar de usar la manguera, a menos que tengas un dispensador especial que permite aumentar el área de cobertura del chorro. Recolecta agua de lluvia para diversos usos, como limpiar el piso o lavar el auto. 

Otro consejo es que no uses el grifo para descongelar lo que olvidaste sacar del refrigerador. Si ya sabes que necesitarás descongelar el pollo al día siguiente porque ese será el almuerzo, pon una alarma en tu celular para recordarte sacarlo y que se descongele afuera a su ritmo, a temperatura ambiente.  

 
Hasta aquí, hemos visto que, si tienes el gran privilegio de disfrutar de agua corriente al abrir el grifo, también es importante que comprendas que su uso consciente puede permitir a las futuras generaciones disfrutarlo también. 

Esto no significa que debas privarte de una deliciosa ducha o lavarte los dientes con un vaso de agua, solo debes usar el agua correctamente. Y lo mejor es que ahorrar agua también te ayudará a ahorrar dinero. Incluso si en tu zona no se paga este servicio, las recomendaciones siguen siendo las mismas. 

¿Cómo usar el dinero que me he ahorrado?

Si tú o tu familia tienen alguno de los hábitos de consumo excesivo que hemos visto anteriormente, lo primero es cambiarlos por las recomendaciones que te hemos mencionado. Incluso, podrías aplicar tus propios métodos para ahorrar agua y, en consecuencia, dinero.

Ahora bien, ¿qué hacer con el dinero ahorrado? Aunque lo más lógico es pensar que podemos sumarlo a los gastos habituales del hogar, una buena alternativa es colocarlo en un fondo de emergencia.

Este tipo de ahorro es flexible, es decir, puedes ahorrar cuanto quieras y cuando quieras. La idea es que no tiene una fecha específica de uso, y te servirá para que, en caso de un incidente, no tengas que echar mano de tu salario. En este fondo de emergencia también puedes colocar el dinero ahorrado aplicando los 10 consejos para ahorrar energía que analizamos en el artículo anterior. 


¿Y tú? ¿Qué haces para ahorrar agua en tu hogar? Comparte tus comentarios abajo. 

 
¿Te ha gustado mi artículo?
Si quieres saber más y estar al día de mis reflexiones, suscríbete a mi blog y sé el primero en recibir las nuevas publicaciones en tu correo electrónico
  • ahorro
Lecturas relacionadas
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!