1
Este contenido tiene casi 8 años
Desde el último mes del 2013, cuando Standard & Poor’s aumentó la calificación crediticia de México desde BBB a BBB+, el gobierno de la Peña Nieto comenzó a presumir que, gracias a las reformas estructurales y en particular a la reforma energética, ahora las posibilidades económicas del país tienen una perspectiva mejor.
 

Rating de México

Así lo ha reiterado esta semana, una vez que ahora la agencia de rating Moody’s ha elevado la calidad crediticia de la deuda soberana mexicana de Baa1 a A3.
moody's
 
Es lógico que cualquier gobernante magnifique cualquier aspecto positivo que le sea reconocido a su gobierno, y más, si se trata de un organismo o autoridad extranjeros. Esa es la normalidad política, lo mismo que minimizar o desvincularse de la culpa cuando se trata de buscar responsables ante cualquier error u omisión.
 
De lo que debe de tener cuidado la opinión pública, es de creer a ciegas lo que dice la empresa X, por muy reconocida que sea, como lo son Moody’s, S&P o Fitch.
fitch
 
No olvidamos, por ejemplo, que antes de que explotara la burbuja inmobiliaria en Estados Unidos (detonante de la gran crisis global que vivimos) las agencias de rating daban la cualificación más alta a activos respaldados en hipotecas, que en realidad no tenían ningún valor. 
 
De este modo, quien cree en las agencias de rating hace mal, ya sea que eleven o disminuyan la cualificación crediticia. Cuando las bajan, por lo general ya es demasiado tarde, y cuando las suben, como en el caso de México, muchas veces justifican sus decisiones en base en criterios muy subjetivos, en meras expectativas.
 
S&P dijo en diciembre que la mejora en el rating de país se debía a su creencia de que los cambios aprobados a la Constitución...
Tienen el potencial de atraer inversiones significativas.
 
La opinión de Moody’s no es muy distinta. Su opinión es que las reformas...
fortalezcerán las potenciales perspectivas de crecimiento del país y los fundamentos fiscales.
 
Tanto S&P como Moody's por lo visto, creen en promesas.
standard and poors
 
Ojalá que México cumpla las expectativas económicas de crecimiento que todos esperamos con las reformas y demás cambios llevados a cabo por el gobierno de Peña Nieto.
 
El presidente Peña Nieto no aguantó la presión de que su primer año haya sido tan pésimo en materia económica. Sí, consiguió las reformas, pero como éstas tardarán algún tiempo en dar el fruto que nos permitan medirlas, el gobierno dio un manotazo en la mesa para echar mano de la deuda y el gasto para promover el crecimiento económico.
 

¿Cómo es la situación de México?

El Ejecutivo seguro que no piensa volver a tener un año tan mediocre que roce la recesión como 2013, por lo que está claro que hará lo que sea necesario para que esto no suceda, y menos aun, en un marco internacional que antes que mejorar, parece que continuará deteriorándose.
 
Se preguntará el lector. ¿Acaso al gobierno no le preocupa el pago de facturas en el futuro? No mucho, el sexenio se acaba en 2018.
 
Esas, son las realidades que las agencias de rating han decidido no decir de sus análisis por ahora, pero que nosotros, los que vivimos en México, no podemos darnos el lujo de pasar por alto.
 
  1. #1
    12/02/14 07:16

    En mi opinión, el potencial de México es espectacular, pero dependerá de cómo sepa manejar sus recursos y la dirección y tendencia que tomen las medidas que pretende aprobar el Gobierno.

    Aunque coincido con las previsiones de las agencias de calificación, no me fío nada de lo que ellas digan, pues al fin y al cabo son empresas privadas y como ejemplo tenemos lo ocurrido con Lehman Brothers y su triple A, unos días antes de quebrar...