¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Créditos hipotecarios, personales y empresas
Alternativas de financiamiento: Infonavit, Fovissste...
Cuéntanos tu situación y te diremos si el banco te otorgará tu crédito hipotecario.

Créditos hipotecarios: ¿me conviene interés fijo o variable?

¿Qué hipoteca me conviene? ¿Elijo interés fijo o variable? En México casi todos los créditos hipotecarios se otorgan a tipo de interés fijo pero, ¿cómo funcionan los créditos a interés variable? ¿me interesaría contratarlo? ¿Existen más modalidades? Si estás pensando en comprar una casa o refinanciar una hipoteca actual, al revisar los tipos de créditos hipotecarios habrás encontrado dos tipos de categorías: créditos hipotecarios con tasa de interés fija e hipotecas con tasa de interés variable. Según la categoría que elijas, el monto y plazo del pago será mayor o menor. Por eso, es fundamental comprender las ventajas y desventajas de las tasas fijas y las tasas variables.
 

Créditos hipotecarios

 

 

Créditos hipotecarios con tipo de interés fijo

El tipo de interés fijo es aquel que no varía durante toda la vida del crédito hipotecario. En este tipo de créditos siempre se paga la misma mensualidad, por tanto, sabemos exactamente cuánto se paga y en qué plazo, sin importar si las tasas de interés del mercado suben o bajan. Es decir, no puedes beneficiarte de una posible bajada del índice de referencia, pero tampoco verse perjudicado por las subidas. Si eres una persona, aversa al riesgo que no quieres verte perjudicado por los vaivenes de los índices, este sería tu crédito hipotecario.
 
La estabilidad que ofrecen este tipo de créditos hacen que elaborar el resto de tu presupuesto sea más fácil. Además, estos créditos resultan más fáciles de entender y pueden ser más accesibles para las personas que están pensando en adquirir una casa y un crédito hipotecario por primera vez.
 
Por ejemplo, el crédito hipotecario Smart Lending Pago Fijo tiene un tipo de interés de 8,99% a 30 años, pagándose una mensualidad aproximada de 19,000$ para una hipoteca a 30 años de un inmueble de 2,000,000$. Otra modalidad de crédito hipotecario de interés fijo es aquel que a pesar de tener un interés fijo cuenta con pagos bajos al comienzo del crédito para ir aumentando a lo largo del tiempo, como el Smart Lending Pago Bajo
 
La principal desventaja de los créditos hipotecarios con tipo de interés fijo es que no es posible obtener tasas de interés reducidas sin tener también altos costos de la refinanciamiento. Estos créditos aunque son más seguros porque sabemos cuánto vamos a pagar en cada momento, pueden ser más costosas a largo plazo.
 

Hipoteca: ¿cuál me conviene?

 

Créditos hipotecarios con tipo de interés variable

El tipo de interés variable es aquel que cambia a lo largo de la vida del crédito hipotecario y que depende de un índice. Normalmente los esquemas variables están indexados a la variable TIIE (tasa de interés interbancaria). La variable de la TIIE cambia todos los días, por lo que el interés que se cobra en este tipo de hipotecas puede variar de un mes a otro.
 
En el periodo inicial se aplica una tasa de interés definida, pero durante el resto del plazo, la tasa de interés que se aplica varía según las condiciones del mercado. Por tanto, los pagos disminuyen cuando las tasas de interés bajan pero se incrementan si las tasas de interés suben.
 
La ventaja principal de los créditos hipotecarios con tipo de interés variable es que te puedes beneficiar de las bajadas del índice de referencia. Además, este tipo de hipotecas suelen tener tasas más bajas, sobre todo en los inicios del plazo del préstamo. Por otro lado, los prestatarios pueden beneficiarse de bajas tasas de interés sin tener también altos costos de refinanciamiento. 
 
Pero al no ser fijas, las tasas de interés pueden fluctuar y aumentar significativamente durante el plazo del crédito. por tanto, tienes la incertidumbre de cómo se pueda comportar tus mensualidades en un futuro. Si la TIIE aumenta entonces tu mensualidad aumentará y si la TIIE disminuye tu mensualidad también lo hará. Otras desventaja, es que este tipo de hipotecas pueden ser difíciles de entender, especialmente para las personas que solicitan un préstamo por primera vez. 
 
Las hipotecas con tipo de interés variable son una buena opción cuando la economía no va bien y el tipo de referencia es bajo, porque tienes la oportunidad de pagar menos intereses en tu deuda mientras amortizas más rápido el capital. Sin embargo, hay que tener en cuenta que en plazos tan elevados como 20 o 30 años, la coyuntura económica varía mucho y probablemente se eleve tu tipo de referencia. 
 

¿Cuáles son las diferencias entre hipotecas con tasas fijas vs hipotecas con tasas variables?

La principal diferencia entre estos dos tipos de créditos es que en los primeros el cliente siempre va a conocer cuánto va a pagar de intereses en las mensualidades, mientras que en los créditos con tasas variables el interés cobrado podría ser mayor o menor en función del comportamiento de la TIIE. 
 
Por tanto, si te preguntas ¿cuál me conviene más? En México la variedad de hipotecas a tipo fijo es mucho mayor y puedes encontrar más oferta para que se adapte a tus necesidades. Con la hipoteca a tipo de interés fijo pagarás más intereses al inicio del préstamo, pero conocerás lo que vas a pagar durante todos los años que continúes pagando tu crédito. Mientras que si contratas el tipo variable te beneficiarás en caso de una mala coyuntura económica con bajada de tipos, reduciendo el importe de tu mensualidad. 
 
 
 
Ahora que ya conoces la diferencia entre los créditos hipotecarios con tipos de interés variable y los créditos hipotecarios con los tipos de interés fijos, tendremos que tener en cuenta otras cuestiones como el monto financiable, plazo contratado, comisiones, gastos notariales…¡Si tienes alguna pregunta no dudes en contactar con nosotros!
 
Y recuerda completar nuestro simulador para saber qué hipoteca elegir: 

 

Scoring hipotecas