Acceder

Los derivados financieros son instrumentos financieros cuyo valor depende del precio de otro activo subyacente, como una acción, una materia prima o un índice.

Aunque los derivados financieros son a menudo asociados con la especulación, también tienen importantes usos prácticos y pueden proporcionar importantes beneficios económicos, como la reducción del riesgo, la creación de nuevos productos financieros, la especulación y la facilitación de liquidez.

Sin embargo, también es importante tener en cuenta que estos instrumentos financieros pueden ser complejos y riesgosos, por lo que es necesario entender su funcionamiento antes de utilizarlos, a continuación te explicamos los pormenores.

 

¿Qué son los derivados financieros y cómo funcionan? 

Los derivados financieros son instrumentos financieros que obtienen su valor de un activo subyacente, como acciones, índices, materias primas o divisas.

Su valor se basa en la fluctuación del precio del activo subyacente, y los derivados financieros se utilizan para gestionar el riesgo de precio y obtener beneficios a través de la especulación.

Hay varios tipos de derivados financieros, los más comunes son:

 

Derivado

Descripción

Ejemplos

Futuros

Contratos estandarizados que obligan a las partes a comprar o vender un activo subyacente en una fecha y precio determinados en el futuro.

Futuros de índices bursátiles

futuros de divisas

futuros de materias primas

Opciones

Contratos que otorgan al comprador el derecho, pero no la obligación, de comprar o vender un activo subyacente a un precio determinado en una fecha determinada en el futuro.

Opciones de compra y venta de acciones, opciones de divisas, opciones de materias primas

Swaps

Acuerdos en los que dos partes intercambian flujos de efectivo basados en diferentes instrumentos financieros o tasas de interés.

Swaps de tasas de interés, swaps de divisas

swaps de materias primas

Contratos por diferencia (CFD)

Contratos entre un comprador y un vendedor en los que el comprador paga la diferencia entre el precio de compra y el precio de venta del activo subyacente.

CFDs de acciones

CFDs de índices bursátiles, CFDs de materias primas

Productos estructurados

Instrumentos financieros complejos que combinan diferentes tipos de derivados y activos subyacentes para crear un perfil de riesgo y rendimiento específico.

Bonos estructurados

notas estructuradas

fondos estructurados

 

Los derivados financieros se utilizan principalmente para dos fines:

 

Gestionar el riesgo: los inversores pueden utilizar los derivados financieros para cubrir su exposición a cambios adversos en los precios del activo subyacente.

Por ejemplo, una empresa que produce petróleo puede utilizar futuros de petróleo para fijar el precio del petróleo que va a vender en el futuro y evitar así la volatilidad del precio.

Especulación: los inversores pueden utilizar los derivados financieros para obtener beneficios especulando sobre el movimiento futuro de los precios de los activos subyacentes.

Por ejemplo, un inversor que cree que el precio de una acción va a subir puede comprar una opción de compra de la acción a un precio determinado, con el fin de obtener una ganancia si el precio de la acción sube por encima de ese precio.

 

¿Cuáles son los tipos de derivados financieros que se negocian en México? 

 

En México, los tipos de derivados financieros que se negocian son los siguientes:

·   Futuros: se negocian en el Mercado Mexicano de Derivados (MexDer) y están disponibles para activos subyacentes como el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) de la Bolsa Mexicana de Valores, el dólar estadounidense, el euro, el petróleo y otros commodities. 

·   Opciones: también se negocian en el MexDer y se pueden comprar opciones de compra o venta sobre el IPC, el dólar, el euro, el petróleo y otros activos subyacentes.

·   Swaps: se negocian principalmente en el mercado interbancario y se utilizan para intercambiar flujos de efectivo basados en tasas de interés, tipo de cambio o precios de commodities. 

·   CFDs (contratos por diferencia): se negocian en plataformas de trading en línea y permiten a los inversores especular sobre el movimiento de los precios de los activos subyacentes sin poseer el activo en sí mismo. En México, los CFDs están disponibles para activos como el dólar, el euro, el oro y los índices bursátiles.

 

Es importante tener en cuenta que el mercado de derivados financieros en México es relativamente pequeño en comparación con otros mercados financieros globales.

 

¿Quiénes pueden operar con derivados financieros en México?  

En México, los derivados financieros son instrumentos financieros complejos y su negociación está restringida a ciertos tipos de inversionistas y entidades financieras que cumplen con ciertos requisitos y tienen la capacidad de asumir el riesgo asociado con estos instrumentos. 

Los inversores que pueden operar con derivados financieros en México incluyen:

·   Instituciones financieras reguladas: como bancos, casas de bolsa y fondos de inversión, que tienen la capacidad de asumir riesgos y cumplen con los requisitos regulatorios y de capital establecidos por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

·   Inversionistas institucionales: como fondos de pensiones, compañías de seguros y fondos de inversión colectiva, que cumplen con ciertos requisitos de capital y tienen un perfil de inversión a largo plazo.

·   Inversionistas calificados: individuos o entidades que cumplen con ciertos requisitos de ingresos o patrimonio neto establecidos por la CNBV.

·   Otros sujeros autorizados: inversionistas individuales que cumplen con ciertos requisitos establecidos por la CNBV en términos de educación y capacitación financiera, así como experiencia en la negociación de instrumentos financieros.

 

¿Cuál es el proceso para operar con derivados financieros en México? 

El proceso para operar con derivados financieros en México varía según el tipo de derivado y la institución financiera con la que se esté trabajando. Sin embargo, a grandes rasgos, el proceso típico es el siguiente:

1. Identificar el tipo de derivado que se desea operar: En México, existen diversos tipos de derivados financieros, como futuros, opciones, swaps, entre otros. Es importante tener claro qué tipo de derivado se desea operar y entender su funcionamiento y riesgos asociados.

 

2. Abrir una cuenta en una casa de bolsa: Para operar con derivados financieros en México, es necesario abrir una cuenta en una casa de bolsa autorizada por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

Las casas de bolsa suelen tener requisitos de apertura de cuenta, como un monto mínimo de inversión o documentación requerida. 

3. Depositar fondos en la cuenta: Una vez que se ha abierto la cuenta en la casa de bolsa, se debe depositar fondos para poder operar. El monto mínimo de inversión y los requisitos de depósito varían según la casa de bolsa.

4. Solicitar autorización para operar con derivados: Antes de poder operar con derivados financieros, es necesario solicitar autorización a la casa de bolsa y, en algunos casos, a la CNBV. La casa de bolsa puede requerir información adicional sobre el perfil del inversionista y su experiencia en el mercado de derivados.

5. Realizar la operación: Una vez que se tiene autorización para operar, se puede realizar la operación de compra o venta de derivados financieros. Es importante seguir las instrucciones de la casa de bolsa y entender los riesgos asociados a la operación.

 

¿Cómo se determina el precio de los derivados financieros en México? 

 

 El precio de los derivados financieros en México se determina mediante diversos factores que incluyen la oferta y la demanda, el valor subyacente, la tasa de interés y la volatilidad del mercado. A continuación, se detallan los factores principales:

 

·   Valor subyacente: El precio de un derivado financiero se basa en el valor subyacente del instrumento financiero que lo respalda. Por ejemplo, el precio de un contrato de futuros de petróleo se basa en el precio del petróleo en el mercado.

 

·   Oferta y demanda: Al igual que en cualquier otro mercado financiero, el precio de los derivados financieros en México se determina por la oferta y la demanda de los inversores. Si hay más compradores que vendedores, el precio del derivado subirá, y si hay más vendedores que compradores, el precio bajará.

 

·   Tasa de interés: La tasa de interés influye en el precio de los derivados financieros, ya que afecta el costo de financiamiento para las partes involucradas en la operación.

 

·   Volatilidad del mercado: La volatilidad es la medida de la variabilidad de los precios en un mercado financiero. En los mercados financieros más volátiles, los precios de los derivados financieros pueden fluctuar ampliamente, lo que puede aumentar el riesgo y la oportunidad de obtener ganancias.

 

Para determinar el precio de los derivados financieros, los operadores y los analistas utilizan modelos matemáticos y estadísticos que toman en cuenta los factores mencionados anteriormente y otros factores adicionales, como la fecha de vencimiento del derivado y la liquidez del mercado. Los modelos más utilizados son el modelo de Black-Scholes para opciones y el modelo de Cox-Ross-Rubinstein para opciones americanas y europeas.

 

¿Cómo invertir en derivados financieros?

Es importante entender los conceptos básicos y las características de los derivados financieros antes de invertir en ellos. A continuación, se presentan algunos pasos a seguir para invertir en derivados financieros:

·   Educarse sobre los derivados financieros: Antes de invertir en derivados financieros, es importante educarse sobre ellos y entender cómo funcionan, así como los riesgos y las oportunidades asociados. 

·   Identificar los tipos de derivados financieros: Los derivados financieros incluyen opciones, futuros, swaps, entre otros. Identifique el tipo de derivado financiero que mejor se adapte a sus objetivos de inversión.

·   Evaluar el riesgo: Los derivados financieros conllevan riesgos significativos y es importante entenderlos antes de invertir. Es importante evaluar si se dispone de un capital suficiente para asumir riesgos financieros.

·   Elegir una estrategia: Existen diferentes estrategias de inversión con derivados financieros. Por ejemplo, una estrategia podría ser utilizar opciones para cubrir posiciones de inversión en activos subyacentes. Otra estrategia podría ser especular sobre los movimientos del mercado mediante el uso de futuros.

 ·   Abrir una cuenta de inversión: Para invertir en derivados financieros, se debe abrir una cuenta de inversión con una casa de bolsa que ofrezca este tipo de instrumentos financieros.

·   Realizar una operación: Una vez que se ha identificado el tipo de derivado financiero y se ha elegido una estrategia de inversión, se puede realizar una operación mediante la casa de bolsa. Es importante seguir las instrucciones de la casa de bolsa y entender los riesgos asociados.

¿Buscas un bróker? Mira nuestras recomendaciones:

eToro

Depósito mínimo de $200 y app sencilla

Ver más
Interactive Brokers

Bróker popular con más de 1,5 millones de clientes

Ver más
IG

+50 años de experiencia. Ahorra los primeros $150 en comisiones.

Ver más
Tickmill

Bróker multi-regulado y galardonado. Apalancamiento flexible y ejecución ultrarrápida

Ver más
  • Opciones
  • Derivados
  • Warrants
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!