1 recomendaciones

Los ETFs (Exchange Trade Funds) son fondos cotizados en bolsa que mezclan las ventajas de diversificación que ofrecen los fondos de inversión, pero con la libertad de abrir y cerrar posiciones como sucede con las acciones. Si te interesa contratar este versátil vehículo de inversión debes conocer cuál es la fiscalidad de los ETFs.

¿Cuál es la fiscalidad de los ETFs?

 

 

¿Cómo funcionan los ETFs?

Los ETFs son instrumentos de inversión que buscan reproducir los movimientos de las cotizaciones de los principales índices de los mercados, o bien de canastas de activos de un determinado sector, mercado o región. De esta manera el inversionista no tiene que analizar acciones por separado sino que invierte en un instrumento más sólido. Si el precio del índice que replica sube, el ETF también sube, si el precio cae, el ETF también lo hará.

Al invertir en ETFs el inversor puede abrir y cerrar posiciones en cualquier momento ya que estos fondos se cotizan en la bolsa a través del mercado secundario. A diferencia de otros fondos de inversión, la sociedad administradora no decide qué comprar o vender sino que se ajustará a los movimientos del índice o cesta de activos que replique. Son vehículos de inversión pasiva con menores costes que los de gestión activa.

 

Fiscalidad de los ETFs en México

Teniendo esto en mente, y sabiendo que estos fondos son muy útiles para inversionistas de todos los perfiles, es importante saber cuál es la fiscalidad de los ETFs, es decir, cómo se declaran impuestos sobre ellos.

En vista de que el comportamiento de estos fondos es parecido al de las acciones individuales, el tratamiento fiscal de los ETFs es igual que el de otros productos cotizados como las acciones, mientras que los fondos tradicionales disfrutan de exención fiscal al traspasar participaciones de un fondo a otro.

De manera que los ETFs tributan bajo el impuesto sobre la ganancia de capital, el cual es del 10% de las ganancias obtenidas, según lo establecido en el artículo 129 de la LISR.

Es decir, si enfrentáramos los costos de los fondos tradicionales vs los ETF veríamos que en cuanto a costos de administración, los ETFs salen ganando ya que son menores, pero en cuanto a fiscalidad los fondos tradicionales tributan a menor costo.

Sin embargo, esto es relativo ya que para los inversionistas particulares los volúmenes de operación son menores y al final los costos de fiscalidad son cubiertos por el ahorro en costos de administración. Ahora bien, para los grandes inversionistas, puede que la desventaja fiscal no compense los costes de gestión de los fondos tradicionales.

Otro punto que debes tomar en cuenta es que incluso cuando los fondos tradicionales tienen exención fiscal de traspasos, al retirar el patrimonio igual deberás declararlos a Hacienda como ganancias, así que igual terminas pagando impuestos por el dinero invertido en ellos.

Entonces, tomando esto en cuenta, la fiscalidad de los ETFs no es motivo para que se descarten como una excelente opción. Dependiendo del plazo y el volumen de operación, ahorrar en costes de administración será más rentable que en impuestos ya que los fondos tradicionales también los pagan.

 

Conclusión

Las opciones en los mercados financieros es muy amplia, y los ETFs son una excelente manera de ganar rentabilidad de las principales empresas que cotizan en las bolsas mundiales, diversificando tu portafolio de inversiones. Por eso, al conocer cuál es la fiscalidad de los ETFs podrás invertir en ellos de manera más consciente y siempre teniendo en cuenta los impuestos que debes declarar para que tus operaciones sean siempre lícitas.

 

  1. #2
    Jj Esparza
    Buena explicación, aunque en lo personal un ejemplo práctico seria muy útil

    Felices inversiones
  2. Prácticamente en todo se enc
1 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...